fbpx

Las cláusulas más locas y costosas del fútbol mundial

Escucha este artículo

 

Desde saludar al público en cada partido hasta impedir que un jugador se calce botines rojos: algunas cláusulas de los contratos de ciertas estrellas del fútbol

Las clausulas más locas y costosas del fútbol mundial

Para nadie es un secreto que los contratos de los futbolistas son generosos a la hora de plasmar su rúbrica y cerrar el acuerdo con los equipos profesionales, pero algunos de ellos conservan desconocidas, irreverentes y jugosas cláusulas, que aumentan los ceros a la derecha en las cuentas bancarias de los deportistas.

Read in english: The craziest and most expensive clauses in world football

Comencemos con los múltiples y millonarios acuerdos que concretó el brasileño Neymar con el París Saint-Germain, por ejemplo, los 427 mil dólares que recibe cada vez que se dirige a la tribuna para saludar y despedirse de los aficionados que acompañan al equipo en todos los estadios, o los 2 millones 280 mil dólares adicionales si no critica al técnico; cifra similar si está entre los tres candidatos para ganar el Balón de Oro, desveló Football Leaks.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de EneJota neymarjr (@neymarjr) el

 

Esta condición es muy frecuente en las formalidades de las estrellas del PSG. Toda vez que el francés Kylian Mbappé (133 mil USD), el brasilero Daniel Alves (80 mil USD), el argentino Ángel Di María (80 mil USD) y el uruguayo Edinson Cavani (80 mil USD) se dirigen a la tribuna, también reciben un cheque.

Otro que maneja contratos especiales es el portugués Cristiano Ronaldo, en esta oportunidad con sus empleados. CR7 firmó en 2012 con sus empleados una cláusula de confidencialidad en la cual les prohíbe hablar de su intimidad “hasta 70 años después de la muerte de Cristiano Ronaldo o del último de sus familiares”. La multa por aparecer en los medios de comunicación alcanzaría “una cantidad igual a cinco veces las cantidades que reciba con un mínimo de 300 mil euros (342 mil dólares)”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Vittoria di carattere! Grande Juve #finoallafine

Una publicación compartida de Cristiano Ronaldo (@cristiano) el

 

Más locuras del fútbol

Los 56.7 millones de dólares que cobró por 23 meses de trabajo el argentino Ezequiel Lavezzi con el Hebei Fortune de China no fueron los únicos que obtuvo al desembarcar en el gigante asiático. El ‘gaucho’, además, recibió dos casas amobladas, dos autos, un cocinero y un conductor.

Otra curiosidad del mundo del fútbol fue la prohibición que le hicieron al holandés Rafael Van der Vaart cuando firmó con el Betis en 2015:  no podía llevar puesto sus usuales botines rojos, color del Sevilla, eterno rival de su nuevo equipo. La diferencia se contrarrestó con un acuerdo entre las partes, en la que se transfirió 14 pagos mensuales por 130 mil dólares a la cuenta del deportista a cambio de que Van der Vaart no calzara de rojo.

Le puede interesar: ¿Qué jugadores anotan los goles más caros del fútbol europeo?

Por su parte, el Liverpool se blindó del controvertido italiano Mario Balotelli con una cláusula en 2014, según la cual el recibiría cerca de un millón 300 mil dólares extras por “no ser expulsado más de tres veces por comportamiento violento, no escupir a un jugador o cualquier otra persona y no utilizar lenguaje o gestos ofensivos”. Por si fuera poco, cuando llegó al Milán, le impidieron salir de noche, fumar, controlar el consumo de alcohol, llevar peinados o ropa extravagante y dañar la imagen del equipo en redes sociales.

El fútbol da para todo, hasta para controlar el peso de sus jugadores, como fue el caso de Neil Ruddock con el Crystal Palace, cuando el conjunto inglés estableció una multa del 10 por ciento de su salario si superaba los 98 kilos. Sin embargo, según The Sun, el club lo dejó libre después de que el defensor ‘rompiera’ la báscula.

 

LatinAmerican Post | Jorge Hernández
Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…