fbpx

¿Cómo se va a reemplazar el petróleo venezolano en Estados Unidos?

Escucha este artículo

 

Las sanciones del gobierno de Donald Trump a PDVSA nos llevan a preguntarnos cómo podrán los EEUU cubrir el déficit de petróleo venezolano

¿Cómo se va a reemplazar el petróleo venezolano en Estados Unidos?

Luego de las recientes sanciones de Donald Trump hacia PDVSA que impedirán la llegada de 500 mil barriles diarios de petróleo desde Venezuela, muchos se preguntarán de qué otros países podrán arribar efectivamente esa cantidad de barriles para evitar un déficit energético a lo interno de los Estados Unidos. Para ello debemos observar cómo han evolucionado dos elementos fundamentales del balance petrolero de ese país: su producción y sus importaciones.

Read in english: United States: how the Venezuelan oil will be replaced?

El boom del Shale oil

La última oleada alcista de los precios de las materias primas a principios del nuevo milenio, liderado por los precios del petróleo permitió financiar tecnologías costosas para explotar crudos no convencionales, entre ellos el shale oil que es un tipo de petróleo obtenido en yacimientos de rocas lutitas por medio del método de la fractura hidráulica o hydraulic fracking como se le conoce en inglés. Gracias al desarrollo de esta técnica los EEUU lograron revertir una tendencia que pareciera irreversible y que servía de base para innumerables  análisis geopolíticos: el agotamiento de su petróleo.

Desde los años 70, cuando había alcanzado su último pico de producción en torno a los 10 millones de barriles diarios (MMBD) la producción de crudo estadounidense venía en picada hasta el año 2008 cuando se ubicó por debajo de los 4 MMBD. A partir de entonces comienza una recuperación impresionante gracias al boom del shale oil  que elevó la producción total en octubre de 2018 a 11,5 MMBD de los cuales el 60% obedecen a producción de este crudo no convencional.

Este fenómeno permitió colocar a este país occidental en la cúspide de la producción mundial junto a Rusia y Arabia Saudita, y reducir sus importaciones netas de petróleo que oscilaban alrededor de 10 MMBD hace una década a un poco más de 2 MMBD en 2018, lo que significa una reducción de un 80%.

Lea también: ¿Cómo funcionan las nuevas sanciones de Estados Unidos a Venezuela? 

Menos OPEP más Canadá

Aun así las importaciones totales se han mantenido más o menos constantes alrededor de los 6 MMBD, pero con un cambio significativo en la proporción de los volúmenes aportados por sus suplidores tradicionales. Para el año 2000 las importaciones de todos los países pertenecientes a la OPEP representaban un 45%, mientras que para el año 2018 la cifra se redujo a un 29%, de los cuales Arabia Saudita y Venezuela aportaron en conjunto un 18%, es decir más de las dos terceras partes.

La menor dependencia de la OPEP, algo ideal para los países miembros de la OCDE, posible gracias a fenómenos como el shale oil, le dan una holgura tremenda a los EEUU; pero también se debe al crecimiento de la producción canadiense y sus consecuentes exportaciones hacia su vecino.

(infografía)

Décadas atrás, Arabia Saudita, México y Venezuela eran los principales suplidores de petróleo de los EEUU, los países latinoamericanos impulsados obviamente por su cercanía y Arabia Saudita por sus vínculos estratégicos en Medio Oriente. Pero las causas que hicieron posible el boom del shale oil también estimularon la producción del petróleo no convencional de Canadá, conformado en su mayoría por arenas bituminosas, es decir, un tipo de petróleo extrapesado no convencional.

Los precios altos del barril en torno a los 100$ le brindaron a Canadá la oportunidad de aumentar su producción petrolera e incrementar en más del doble sus exportaciones a EEUU desde 1,8 MMBD en el año 2000 a 4,1 MMBD en el año 2018, lo que significó casi la mitad de las importaciones totales norteamericanas.  

Por la tanto el vecino del norte, puede ser el llamado a suplir el déficit que estaría dejando el medio millón de barriles de crudo venezolano impedidos de arribar a los EEUU por las recientes sanciones del gobierno de Trump a PDVSA, ya que ambos se caracterizan por ser crudos extrapesados.

No obstante, al no haberse culminado la construcción del oleoducto Keystone LX la facilidad para contar con dicho crudo puede verse truncada, por lo que las refinerías estadounidenses quizás deban acudir al mercado spot y dotarse del crudo con las características requeridas mientras se define la crisis en Venezuela.

¿Cómo se va a reemplazar el petróleo venezolano en Estados Unidos?

 

LatinAmerican Post | Luis Alberto lozada

Copy edited by Vanesa López Romero 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…