fbpx

Rusia: ¿Qué hay detrás de las protestas?

Escucha este artículo


En Rusia, cualquier tipo de protesta que esté en contra del gobierno actual es reprimida con una ley que lo criminaliza 

Rusia: ¿Qué hay detrás de las protestas?

Miles de personas han salido a las calles de Rusia para protestar en contra de las medidas que el Kremlin ha optado por utilizar cuando alguien no está de acuerdo con las decisiones tomadas. Así, durante el fin de semana, y después de que no fuera autorizada “la marcha de la ira de las madres”, los ciudadanos de Moscú salieron en lo que llamaron un paseo colectivo. 

Read in english: Russia: What's behind the protests?

Sin pancartas, sin propaganda política y solo con sus voces, rusos de varias ciudades como Moscú, San Petersburgo y Yekaterinburgo, manifestaban la necesidad de liberar a los presos políticos y coreaban “Putin no es nuestro zar”, según el medio Hoy. Sin embargo, la gota que rebosó el vaso, fue cuando las activistas “Anastasia Shevchenko y Liya Milushkina, fueron arrestadas por pertenecer a la ONG Rusia Abierta”, como lo informa ABC. 

La organización es declarada por las autoridades rusas como “indeseable”, debido a que la ONG, fundada por el que alguna vez fue el hombre más rico de Rusia -Mijaíl Jodorkovski-, está clasificada dentro de esta categoría “por promover acciones dirigidas a fortalecer la sociedad civil en Rusia”, de acuerdo al mismo medio.

Por otro lado, las marchas pasadas se dan en el marco de una serie de protestas convocadas por el líder opositor Alexéi Navalni, y en las cuales se marcha en contra de Vladimir Putin y su deseo de acallar a la oposición. 

Quizá le interese leer: EE.UU vs Rusia: ¿el inicio de una guerra?

Una oposición que crece

A pesar de las duras represiones por parte del gobierno ruso, desde ONG, ambientalistas, organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres, entre otros, se ha ido consolidando y uniendo a través del internet una gran oposición. Sin embargo, el Kremlin, con cualquier síntoma de oposición, aplica la ley, y según El País, por casos de extremismo, pasó de condenar a 656 personas en el 2010 a 1521 en 2017. 

Pero el descontento social no surge de la nada. El descontento ha ido incrementando por decisiones que tienen que ver con el aumento de la jubilación, la subida de precios en los alimentos, el estancamiento económico, entre otros, siendo éstos los principales causantes por los que rusos salen a manifestarse. Sin embargo, las numerosas detenciones, 900 arrestos en las marchas del 9 de septiembre del año pasado y según El País, son producto de no aceptar críticas en un gobierno que cada día se mantiene al poder. 

Inclusive, “en los últimos años, las autoridades rusas han ahogado y criminalizado progresivamente la disidencia”, como lo afirma Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central y en diálogo con El País. La represión ha llegado a niveles tan alarmantes que se habla de infiltraciones del Servicio Federal de Seguridad en grupos que no tienen ningún tinte político para dárles uno, y fabricar un caso para demostrar qué es lo que puede pasar si se levanta una voz en contra, como lo indica el mismo medio.

Un descontento generalizado

A pesar de que no todos los rusos salen a manifestarse, según una encuesta realizada por el Centro Levada, un 52% de los ciudadanos rusos creen que el Gobierno les miente “la mayor parte del tiempo” o “casi siempre”, como lo afirma Europa Press. Dentro de los temas por los que las autoridades mentirían más se encuentra la economía, la salud, las pensiones y la seguridad. 

Es así como estas marchas dejan ver un descontento generalizado por parte de los rusos frente al gestionamiento de los últimos periodos presidenciales de Vladimir Putin, quien cada día más se atornilla más al poder. Como consecuencia de esto, con cualquier crítica o manifestación en su contra, prefiere recurrir a métodos extremos que en vez de calmar a la población la alimenta más para seguir manifestando su descontento. 
 

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juliana Suárez
 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…