fbpx

La ruta del oro venezolano: el comodín del gobierno Maduro

Escucha este artículo


Un misterioso acuerdo entre Turquía y Venezuela abre una nueva ruta comercial que ayuda a mantener la economía del régimen Maduro

La ruta del oro venezolano: el comodín del gobierno Maduro

Fue en enero del año pasado cuándo el presidente venezolano Nicolás Maduro visitó a su contraparte turca Recep Tayyip Erdogan en Ankrara. Poco después de su reunión, apenas dos meses después, surgió una empresa bajo el nombre de Sardes, que inmediatamente importó $41 millones de dólares en oro venezolano a Turquía.

Read in english: The Venezuelan gold route: the wild card of Maduro's government

En el historial comercial que existe entre los dos países no hay registro de ninguna transacción de ese tamaño. En cualquier caso, esta nueva dinámica comercial sorprendió a los analistas.

Pero este mes, en el que salió a la luz nueva información al respecto del comercio de oro venezolano, la reacción pasó de ser sorpresa a indignación, porque entre la oposición y todos quienes la apoyan a nivel internacional, existen razones para pensar que las transacciones en oro entre Venezuela y Turquía son ilegales.

Una denuncia de la oposición

El diputado Carlos Paparoni, aliado del jefe de oposición Juan Guaidó, fue quien denunció los hechos ante la prensa. Aparentemente, durante el 2018, el gobierno venezolano vendió un total de 73 toneladas de oro a Turquía y a los Emiratos Árabes Unidos, todo sin consultar a la Asamblea Nacional.

Según Paparoni, desde la proclamación de Guaidó como presidente se han suspendido todas las ventas de oro salientes de Venezuela.

"Vamos a pedir la colaboración de los países que han reconocido al presidente Guaidó para tratar de trancar todas las acciones financieras en base al oro. Evitar que se roben el dinero es nuestra prioridad", declaró Paparoni en entrevista con Reuters.

Además de la ilegalidad de la transacción saliente, también existen sospechas de que el oro que Venezuela exportó a Turquía habría terminado en Irán, lo que sería además una violación a las sanciones impuestas por los Estados Unidos a la nación persa, según reporta BBC. Esta violación podría proveer el incentivo final para que los Estados Unidos intercedan; según el mismo medio, en Ankara ya se advirtió la llegada de posibles sanciones.

El viernes primero de febrero, el senador estadounidense Marco Rubio se manifestó en contra de la participación de Turquía y los Emiratos Árabes en el comercio con Venezuela, y los llamo ‘cómplices de un indignante crimen’.

Lea también: ¿Cómo funcionan las nuevas sanciones de Estados Unidos a Venezuela? 

Según varias fuentes, el oro estaría siendo transportado de manera no oficial utilizando aviones privados. Reporta además la BBC que durante los meses de enero y febrero se identificaron varios vuelos en jet privado provenientes de Turquía y Rusia hacia la capital venezolana. Uno de estos pertenecería a la empresa minera turca Ciner, con vínculos cercanos al presidente Erdogan.

Lo que es más, el diputado de la oposición José Guerra acusó a Rusia de aterrizar un avión comercial de la aerolínea Norwind en Caracas con el objetivo de cargarlo de 20 toneladas de oro para exportación.

Unas ventas con enormes repercusiones

Más allá de las acusaciones de comercio ilegal para solventar el régimen, existen otras conexas a otros procesos ilegales. Según la BBC, el proceso utilizado para extraer el oro en Venezuela no cumple con los estandares de protección ambiental y podría estar causando daño irreversible en los ecosistemas en los que ocurre.

Además, la oposición también denuncia el uso de organizaciones criminales por parte del régimen para controlar a los mineros que extraen el oro, inclusive recurriendo a la violencia para someterlos.

Sin embargo, a pesar de los enormes ingresos que ha generado la venta de oro al régimen de Maduro, esta estrategia de financiación podría representarle un enorme riesgo. No solo por medio de la imposición de nuevas sanciones, sino por el hecho de que está agotando las reservas de oro monetario del país.

Según el Diario, fuentes del gobierno citadas en Reuters, durante el 2018 el régimen venezolano exportó la totalidad del oro no refinado producido en el país, y al agotarse, recurrió a vender los lingotes que yacían en las reservas internacionales. A principios del 2018, según datos del banco central venezolano, las reservas de oro monetario de Venezuela sumaban 150 toneladas, pero no se sabe aún cuánto resta después de la exportación masiva.

 

LatinAmerican Post | Pedro Bernal
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…