fbpx

Haití: marchas masivas en contra del presidente Jovenel Moïse

Escucha este artículo


Desde el 7 de febrero, los ciudadanos haitianos se han tomado las calles demandando la dimisión del presidente ¿Cuáles son las razones?

Haití: marchas masivas en contra del presidente Jovenel Moïse

El pasado 7 de febrero, fecha simbólica de la caída de los Duvalier en 1986, explotaron manifestaciones alrededor del país, que reclaman la dimisión del actual presidente Jovenel Moïse. A la fecha de escritura de este artículo, han pasado más de diez días y la movilización ciudadana sigue en pie.

Read in english: Haiti: massive marches against President Jovenel Moïse

Solamente hasta después de una semana, la tarde del anterior jueves 14 de febrero, Moïse apareció en la televisión nacional TNH. Dijo en créole, la lengua oficial del país, que no iba a renunciar y que completaría los 5 años de mandato.

¿Cuáles son los antecedentes y qué podría pasar ahora?

Historial de descontentos

Como explicó el escritor y profesor Lyonel Trouillot para el portal Le Point, las manifestaciones actuales tienen sus antecedentes desde la elección de Michel Martelly, antecesor de Moïse, en 2011. Fueron unas elecciones contestadas por la población nativa y validada por la comunidad internacional, más aún por “el gusto por la opulencia y la afección por el régimen de los Duvalier”, que Martelly profesaba abiertamente.

Años más tarde, en el 2016, tras el intento de Martelly de gobernar por un segundo mandato, Jovenel Moïse ganó las elecciones presidenciales con un gran apoyo del parlamento y con sólo un 20% de participación en las votaciones. Nuevas promesas y nuevos gastos. De nuevo, la comunidad internacional valida.

Finalmente, en julio del 2018, explotaron manifestaciones masivas a causa de un aumento del 50% a los productos petroleros. También explotó el escándalo de Petro Caribe, el cual consistió, según Trouillot, en el hecho de que no hay evidencia de “casi ningún rastro de los fondos sacados de la venta de petróleo de Venezuela en 8 años. Según las cifras más conservadoras, aproximadamente 2 mil millones de dólares. Un reporte publicado por la Corte Superior de Cuentas y de Contención Administrativa (CSCCA), consideró numerosas irregularidades e implicó a una empresa dirigida por el presidente antes de su elección”. Consecuencias: renuncia del primer ministro y un nuevo llamado al diálogo.

Lea también: Haití se hunde en la inestabilidad política

Manifestaciones actuales

Tras la publicación a finales de enero del estado de la economía y de desviaciones del dinero de Petro Caribe, como afirma El Espectador, el descontento del pueblo salió al aire y finamente explotó en las manifestaciones que comenzaron el 7 de febrero. Hasta el momento, han muerto por lo menos 7 personas y el país se encuentra paralizado. Las embajadas de Estados Unidos y Cánada han recomendado a través de medios oficiales, que no se viaje al país y que los funcionarios diplomáticos no salgan de casa, afirmó el Miami Herald.

En su primera declaración oficial en la televisión nacional, el presidente Jovenel Moïse afirmo que no renunciaría a su cargo para dejar “el país en manos de pandillas armadas y de traficantes de drogas”. Frente al gobierno de tránsito que se le está exigiendo, él considera que “ya hemos conocido una serie de gobiernos de transición que han dejado un montón de catástrofes y de desastres”. Finalmente, en cuanto a sus propuestas para solucionar la crisis del país, sólo dijo que su primer ministro iba explicar próximamente una serie de medidas económicas para calmar la miseria del país. Un anuncio de un anuncio.

El descontento popular no se ha disimulado. En declaraciones recogidas en El Espectador, Vanel Louis Paul, un manifestante, declaró que “El presidente nos mintió. Sus promesas de puestos de trabajo para que podamos al fin tener dinero para pagarnos la comida fueron un engaño. Hace dos años que está en el poder y el pueblo tiene aún más hambre”.

A su vez, Prophète Hilaire, otra manifestante, dijo que “es una insurrección popular. Los haitianos ocupan las calles y está claro que el presidente no tiene más opción que renunciar”. Por último, frente a la declaración del jueves de Moïse, Cesar, un habitante del centro de la ciudad que ayuda a llenar bidones de agua, afirmó al portal La Croix que “Él (Moïse) no dijo absolutamente nada, entonces, hasta incluso agravó la situación porque con su arrogancia de hablarnos como lo hizo, nos dio aún más la espalda”

Por el momento, cabe esperar a la reacción de los ciudadanos a las propuestas que eventualmente publicará el gobierno. Aun así, nuevas manifestaciones se planean para esta semana, según anuncios de la oposición radical. Todo parece apuntar a que, a menos que Moïse finalmente declare un gobierno de transición, las manifestaciones no se detendrán y el pais caribeño seguirá demostrando resistencia a la corrupción gubernamental.

 

LatinAmerican Post | Juan Gabriel Bocanegra

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…