fbpx

Crisis en Nicaragua: el país enfrentará su peor crisis económica en 30 años

Escucha este artículo


Se prevé una contracción del PIB del país centroamericano de entre 7,3% y 10,9% durante 2019

Crisis en Nicaragua: el país enfrentará su peor crisis económica en 30 años

Read in english: Crisis in Nicaragua: the country would face its worst economic crisis in 30 years

En octubre de 2018, el Fondo Monetario Internacional (FMI) previó una contracción del PIB de Nicaragua durante el 2018 y, a inicios de este año, Forbes confirmó que la previsión del FMI estuvo en lo correcto. En relación con la contracción económica, el gobierno nicaragüense informó a través de una propuesta de reformas fiscales a la Asamblea Legislativa que la disminución del PIB representó alrededor de US$1,255.9 millones que dejaron de percibir los habitantes del país centroamericano.

También le podría interesar: Las propuestas y retos económicos de Nayib Bukele 

El futuro económico de Nicaragua no se ve más brillante después de que la fundación Funides informara que se prevé una contracción de entre 7,3% y 10,9% del PIB del país durante el 2019, lo que acentúa la crisis económica y da lugar a denominar a este país “la otra Venezuela de Latinoamérica”, tal como lo hizo recientemente el diario económico Portafolio.

Es de tener en cuenta que la contracción económica se originó por la crisis política y social por la cual está cruzando Nicaragua desde abril pasado, cuando miles de ciudadanos protestaron por una serie de reformas a la seguridad social llevadas a cabo por el gobierno del presidente Daniel Ortega. Tal como reporta Portafolio, las protestas no solo resultaron con cientos de muertos, detenidos y exiliados, sino con la ruptura del modelo de alianza que mantenía el Poder Ejecutivo con el gran capital y los sindicados el cual, a juicio del sector privado, había dejado “tantos frutos y resultados” al país.

 

Crisis política, costo económico

De acuerdo con el Council on Foreign Relations, las continuas manifestaciones y la crisis sociopolítica en general tuvieron como resultado una disminución de al menos 10% la fuerza laboral del país, el retiro de aproximadamente US$1,000 millones en inversiones y el cierre de un buen número de empresas, entre ellas hoteles y restaurantes que dependían del turismo. Este último fue uno de los pilares de la economía nicaragüense que ha sufrido un fuerte golpe.

Según el diario peruano La República, en 2018 se perdieron 157,923 empleos formales en Nicaragua. La situación económica se ha debilitado tanto que el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Aguerri, la describió como un “tsunami” empresarial.

De acuerdo con Aguerri, las medidas de “carácter recaudatorio” que ha tomado el gobierno de Ortega desde abril, como las recientes modificaciones a la seguridad social, las cuales aumentaron la cuota de empresas y empleados ni contaban con el consenso del sector privado, o la reforma a la Ley de Concertación tributaria, que aumenta el Impuesto sobre la Renta, tan solo agravarán la situación económica. También el Impuesto Selectivo al Consumo y las rentas de actividad económica, de capital y ganancias la empeorarán, pues todas las anteriores en conjunto causarán el cierre de más empresas, lo que significa un aumento del desempleo y la pobreza.

De acuerdo con Funides, la crisis económica no se podrá revertir con medidas económicas como la que está tomando el gobierno de Ortega, pues su origen se ubica en la crisis sociopolítica del país. A partir de esto, proponen lograr acuerdos políticos que, por lo menos, garanticen el respeto de los derechos constitucionales, la libertad de presos políticos, el esclarecimiento de la verdad detrás de los hechos de violencia y las elecciones libres, observadas, transparentes y anticipadas.

Solo así se podría recobrar la confianza de los consumidores, empresarios e inversionistas, que sería un primer paso para la recuperación económica. Sin embargo, con la actual falta de estas garantías, Nicaragua parece seguir encaminándose a su peor crisis económica en 30 años a pesar de haberse ubicado en el segundo puesto de países centroamericanos con mayor crecimiento antes de los eventos de abril pasado.

 

LatinAmerican Post |​​​​​​ Juan Diego Bogotá

Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…