fbpx

La dura realidad que enfrentan los jóvenes para ser futbolistas

Escucha este artículo

 

Los deportistas jóvenes en América Latina, se enfrentán  a condiciones precarias para cumplir su sueño. El más reciente caso del Flamengo es solo uno de tantos ejemplos y casos

La dura realidad que enfrentan los jóvenes para ser futbolistas

La tragedia estuvo presente recientemente en Rio de Janeiro. Primero, un fuerte temporal causó la muerte de seis personas y graves desperfectos a la infraestructura, según información publicada por La Nación de Argentina. Después, diez jóvenes canteranos del Flamengo murieron en un trágico incendio en las instalaciones del club. Esto ocurre en víspera de la confirmación de la muerte del jugador argentino Emiliano Sala en un accidente aéreo. En LatinAmerican Post, recordamos el caso del Flamengo, pero también repasamos algunos otros casos que se dan o se han dado en el fútbol internacional. 

El incidente del Flamengo

Todo Noticias de Argentina ha informado que las víctimas fueron diez, la tragedia pudo ser mayor, de no ser porque el temporal causó la cancelación de los entrenamientos en el club. Debido a esto, muchos jugadores regresaron a sus casas en la misma ciudad, quedando en las instalaciones del Flamengo solamente aquellos provenientes de otras regiones de Brasil. Felipe Cardoso, canterano del club, aseguró a través de Twitter que el incendio inició en el aire acondicionado de su habitación: "El fuego comenzó en mi habitación, sólo tengo que agradecer a Dios por haber sido capaz de despertar y escapar de la muerte. Dios conforte a mis hermanos"

Lo ocurrido ha hecho que la opinión pública se cuestione las condiciones en que los jóvenes aceptan ser parte de las fuerzas inferiores de los clubes de fútbol, no sólo en Brasil, sino en toda América Latina. El mismo diario argentino destaca dos hechos fundamentales en esta tragedia: la primera es que el club tenía varias multas y denuncias por las malas condiciones de sus instalaciones, la segunda, los jóvenes son pobres y mayoritariamente negros, uno de los grupos más marginados de Brasil.

El Flamengo es el club más seguido en el país sudamericano, con más de 40 millones de hinchas, según datos de El Excélsior, además de ser una de las empresas que más facturan en Brasil con más de 105 millones de dólares en el tercer trimestre de 2018, asegura Todo Noticias. De fondo el problema ha sido la corrupción, tras 31 multas por utilizar el espacio de forma irregular, el incendio se convirtió en la coyuntura que puso en perspectiva la magnitud del problema, ahora todo está en manos de la justicia brasileña.

También puedes leer: Ian Poveda: ¿el arma secreta del fútbol colombiano?

¿A qué se enfrentan los jóvenes que quieren ser deportistas profesionales?

De acuerdo con la CEPAL, en Latinoamérica el 30% de la población está en la pobreza, según lo publica El Financiero. Entonces, los jóvenes latinoamericanos ven en el fútbol una salida a la pobreza, aspiran a lograr lo hecho por los grandes futbolistas que salieron de la marginación para brillar en Europa. Es ese objetivo el que los hace resistir duras condiciones y una gran competencia por lograr un espacio en uno de los grandes clubes: Flamengo, Boca, Santos y River, entre muchos otros. 

Muchos de ellos no reciben salarios mientras se encuentren en las fuerzas inferiores, de acuerdo a las posibilidades de los clubes en algunos casos reciben alimentación y alojamiento. Por ello, para algunos es más fácil mantenerse en el club que en sus hogares, para otros es incosteable ir y venir desde sus ciudades de origen hasta las intalaciones del equipo. Las condiciones que encuentran en los clubes no son necesariamente mejores, ni más cómodas, además de otros problemas como el abuso sexual al que también se exponen.

En 2018 Ruan Pétrick Aguiar de Carvalho denunció que cuando tenía once años, el coordinador de fuerzas básicas del Santos abusó sexualmente de él, a cambio de abrirle paso en su carrera, de acuerdo con Milenio. El sitio Infobae también hace mención de estos abusos en el club Veracruz de la Liga MX, donde el entrenador de fuerzas inferiores cometía abusos prometiéndoles pago de salarios, de 170 dólares, y ascender en el equipo. La misma situación también se dio en el club Pachuca de la misma liga.

En Argentina, uno de los más grandes semilleros de jugadores, la situación no es menos grave, el año pasado se descubrió una red de prostitución donde estuvieron involucrados entrenadores de los clubes Independiente, River y Gimnasia, quienes se aprovechaban de la situación precaria de los jóvenes que fueron abusados, de acuerdo con Debate. Las malas condiciones de la infraestructura deportiva en Latinoamérica son una realidad que afecta a los más jóvenes, quienes ávidos de una oportunidad no pueden exigir mejores condiciones. Si los clubes más ricos, como Flamengo, no invierten realmente en las fuerzas básicas, menos lo harán los que equipos con números rojos, cuya única vía de supervivencia es vender a sus jóvenes talentos.

 

LatinAmerican Post | 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…