fbpx

Importar basura para generar energía: el modelo implementado por Suecia y Noruega

Escucha este artículo


Los desechos han sido sinónimo de desperdicio y problemas, pero Suecia y Noruega han implementado un nuevo modelo en donde se les aprovecha a través de la producción de energía

Importar basura para generar energía: el modelo implementado por Suecia y Noruega

Para finales de 2018, Suecia y Noruega se destacaron por reciclar y reutilizar el 96% de los residuos que su población e industria generaron, según cifras de La Nación. Esto se debe en gran medida a la implementación de un programa que genera energía a través del manejo de sus residuos, al igual que la importación de residuos de otras naciones europeas. 

Read in english: Import garbage to generate energy: the model implemented by Sweden and Norway

El proceso consiste en la separación de los residuos a partir de la utilización de distintos recipientes y bolsas que se diferencian por su color. Seguido a esto, en las plantas de procesamiento, se desarrollaron lectores ópticos que hacen una separación de las bolsas por color. Las de color verde, con desechos de alimentos, se utilizan para el desarrollo de fertilizantes de agricultura y biogás para los buses que recorren las ciudades de ambos países. Las bolsas azules, con elementos plásticos, contienen productos que se reciclan.  Finalmente, las bolsas blancas, son incineradas.

A diferencia de los procesos tradicionales, las plantas de procesamiento de residuos sólidos de ambos países han desarrollado un proceso hídrico que incinera a través de un vapor 99% puro. Tras esta incineración, se genera la electricidad que abastece 650.000 hogares, centros de estudio y redes de calefacción, según cifras oficiales de ambos gobiernos.

Esta iniciativa se ha denominado Waste To Energy y fue tan éxitosa en ambos países, que con el propósito de producir una mayor cantidad de energía, se decide empezar a importar energía de otros países europeos. A Partir de un estudio realizado por Deutsche Welle, se identificó que a países como Inglaterra se les cobra entre $30 € y $40 € por cada tonelada de residuos importada.

En Suecia y Noruega ya se ha excedido la cantidad de residuos por procesar, es por esto, que la importación de residuos ha sido un modelo que ha contribuido económicamente a ambos países. Además, la importación también genera un impacto positivo en el medio ambiente en la medida que se reduce la cantidad de desechos de otros países, los cuales se procesan para generar energía.

Lee también: Sí pero no al fracking en Colombia: Comisión de expertos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ONU Medio Ambiente (@onumedioambiente) el

 

Pal Mikkelsen, director de la agencia municipal de procesamiento de basura de Oslo, durante una entrevista con La Nación, indicó que en esta ciudad se procesan aproximadamente 300.000 toneladas de basura al año, en donde el 30% de los residuos utilizados son importados.

Por otra parte, según el informe oficial del gobierno sueco de 2018, se resalta que el país ha importado 2.7 millones de toneladas de residuos provenientes de otros países europeos. De esta manera, se muestra cómo este programa ha sido innovador en la medida que ha revolucionado el ciclo de manejo de residuos en Europa, lo cual ciertamente se podría replicar en otras partes del mundo.

El proceso de Waste To Energy ha representado un cambio en la cotidianidad de los ciudadanos de Suecia y Noruega igualmente, esto debido a que han tenido que transformar la manera de manejar sus propios residuos, involucrándose en el proceso de producción de energía. Este tipo de acciones son fundamentales en el proceso ya que, como consecuencia de la implementación del programa, se genera una concientización con respecto la importancia de la separación para un beneficio propio y una mayor calidad de vida.

De acuerdo con la Agencia Medioambiental de Suecia (Naturvårdsverket), parte del éxito del programa consiste en el esfuerzo gubernamental. Por una parte, se instalan en zonas residenciales puntos de reciclaje cada 600 metros, y además, se hacen continuas campañas de concientización con el slogan de “Zero Waste”.

Lars Haltbrekken, presidente de Friends Of The Earth (Naturvernforbund), el grupo de ambientalistas más antiguo de Noruega, menciona que "debemos tener una visión global del cuidado del planeta, y no se puede alentar a que otros países se desentiendan de su basura porque saben que finalmente los noruegos y otros pueblos nórdicos tienen capacidad para procesarla".

En su estudio de los países con mejor calidad de vida en términos ambientales, El País, posiciona a Suecia y Noruega entre los primeros del ranking,  ya que además de implementar un modelo innovador de producción de energía, también se esfuerzan por involucrar a la población civil en temas de concientización con respecto al cuidado del planeta. Considerando esto, se evidencia que el modelo de producción de energía de ambos países va más allá de la cadena de producción, también ha estado direccionado hacia la vida misma de sus ciudadanos y su percepción frente al medio ambiente. 

 

LatinAmerican Post | Alejandra Caballero

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…