fbpx

Nicaragua: la oposición pone un alto a las negociaciones

Escucha este artículo


A pesar de que Daniel Ortega accedió a entablar conversaciones con la oposición, los diálogos no parecen avanzar

Nicaragua: la oposición pone un alto a las negociaciones

Desde el 27 de febrero, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, acordó disponer de una mesa de negociaciones para poder llegar a un acuerdo con la oposición de ese país. Las conversaciones responden a la crisis social que ocurre desde el 2018, y que ha dejado centenares de muertos, heridos y detenidos. 

Read in english: Nicaragua: opposition puts a halt to negotiations

De esta manera, Ortega afirmó que se reuniría con el grupo opositor, Alianza Cívica, para tratar de llegar a un acuerdo. Esto luego de que tres de los más grandes empresarios del país expresaran su preocupación por la situación actual en Nicaragua. Así, Ortega dio sus condiciones, en las cuales se encontraba que los medios de comunicación no tuvieran acceso a estar presentes en la mesa, ni que tampoco miembros pertenecientes a organizaciones de derechos humanos fueran parte de ésta

Fue este último punto el que comenzó con las trabas en la negociación, puesto que para la oposición tener garantes expertos ya sea en derechos humanos o miembros de ONG que velen por éstos era imprescindible. No fue solo esto lo que agudizó la crisis en las negociaciones.

Otro punto importante para la oposición se basa en la liberación de los más de 700 presos políticos que han sido arrestados a lo largo de los 11 meses de crisis, según las cifras de la Comisión Internacional de Derechos Humanos. Si bien en un principio Ortega liberó a 100 presos, las cifras no representan una gran parte de las liberaciones, sumado a la falta de garantías por parte del Estado.

Quizá le interese leer: Nicaragua: ¿puede Ortega resolver la crisis?

Las razones de la pausa

De esta manera, la oposición decidió poner un alto a las negociaciones, y mediante un comunicado manifestar que se volverán a ellas siempre y cuando se den cuatro condiciones: 

1. Libertad de presos políticos
2. Cese de la represión y los secuestros
3. Plena observancia y respeto de estándares internacionales para el tratamiento de los presos políticos, incluyendo la prohibición de tratos crueles, inhumanos y degradantes y brindando pronta asistencia médica a reclusos
4. Cese del hostigamiento a los familiares de los detenidos

 

No obstante reiteraron que desde la Alianza Cívica se adelantarán diferentes procesos  de “consulta interna y externa con diversos actores, entre ellos, familiares de presos políticos y diversas organizaciones de la sociedad civil”. 

En esta misma línea, la oposición se reunió con el enviado especial de la OEA, Luis Ángel Rosadilla, quien tiene como misión observar el panorama, dialogar con las diferentes partes y barajar las posibilidades (de haberlas) de que la organización participe dentro de la mesa de negociación. 


A pesar de lo anterior, el gobierno de Daniel Ortega recalcó la voluntad, tando la de él como la de su gobierno, de adelantar y buscar un acuerdo con la oposición. De acuerdo con El Periódico, el gobierno de Ortega publicó un comunicado leído por el canciller Denis Ronaldo Moncada, en que se ratifica la asistencia por parte de Ortega a la mesa de negociaciones,  lo que califica como “el invariable compromiso del estado nicaragüense con la mesa de conversaciones”.  Sin embargo, los puntos que la oposición pide con urgencia que se modifiquen (libertad de presos y para la represión) no se han mencionado. 

La situación de los presos

A pesar de hacer parte de los diálogos, el gobierno continúa realizando redadas en contra de la oposición. De acuerdo con el mismo medio, “al menos 14 opositores han sido detenidos en los últimos cuatro días en redadas”. Las detenciones se dan en medio de la represión, pues desde finales del año pasado se dejara de manifestar debido a la represión de la policía y a la polémica ley que castiga el derecho de la manifestación por hasta 20 años.

Por lo anterior, el motivo principal por la que muchas personas se encuentran recluidas es porque fueron aprisionados mientras protestaban en contra de Ortega. De igual manera, se han conocido varias denuncias del maltrato y violación de los derechos humanos al interior de las prisiones. 

Según Confidencial, “el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos de Nicaragua exigió a las autoridades constatar las condiciones de salud de sus familiares”, luego de que el sábado 9 de marzo los presos realizaran una protesta en los tejados de la prisión, lo que llevó a que fueran aprehendidos de forma violenta.


Si bien en un principio se pensó que el diálogo aceptado por Ortega, producto de una presión internacional, iba a llevar a una solución o algún tipo de acuerdo, el estancamiento de los diálogos en puntos clave como los derechos humanos deja ver que el presidente Ortega no está de todo conforme con entablar un diálogo y cambiar la situación del país.

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…