fbpx

¿El deporte en Venezuela vive el peor momento de su historia?

Escucha este artículo


La debacle del sistema deportivo 'vinotinto' es evidente: hay una gran desmotivación en los atletas, que parece ser el principal obstáculo para desarrollarse

¿El deporte en Venezuela vive el peor momento de su historia?

Venezuela está sumida en la peor crisis de su historia, la cual no sólo ha tocado las fibras sociales, culturales y económicas, sino que ha afectado hasta su ámbito deportivo en estos últimos años, por lo que ha llegado a ocasionar un impacto negativo muy profundo. Hoy, cuando el país caribeño se debate entre los gobiernos paralelos de Nicolás Maduro y Juan Guaidó, desde Latin American Post nos hemos dado a la tarea de analizar, en base a testimonios de sus protagonistas, la oscura actualidad del sistema deportivo venezolano.

Para comenzar, cabe aclarar que el nivel del deporte criollo ha disminuido abismalmente. Sólo por citar un ejemplo de muchos, presentamos la pequeña estadística del rendimiento de la delegación en los tres últimos Juegos Centroamericanos y del Caribe:

Mayagüez 2010: 322 medallas en total, 114 oros

Veracruz 2014: 245 medallas en total, 56 oros

Santa Marta 2018: 155 medallas en total, 34 oros

Un problema profundo

Como en una entrevista señala William Rojas, presidente de la Federación Venezolana de Patinaje, el principal problema ha sido económico, pues hay muchos deportes como el que él dirige que son costosos. Esto ha llevado a que no estén las condiciones dadas para su práctica y, por ende, la deserción de atletas y entrenadores haya sido sorprendente, con más del 50% de retiros.

“En primer lugar, hay que aclarar que como en casi todos los países del deporte se encarga el gobierno nacional desde su Ministerio del Deporte, el cual, en base a la ejecución de malas políticas deportivas, así como corrupción y otros vicios, ha sido culpable de esto en lo que estamos inmersos. Esto sin contar el hambre que pasan muchos atletas y las deudas que no les han sido honradas. El problema es gravísimo y, o se generan correctivos ya, o desapareceremos del escenario deportivo internacional”, comentó el dirigente.

Ausencia de apoyo

De igual manera, Rojas aseguró que otro lugar en donde se pudiese buscar dinero, sobre todo de parte de las Federaciones nacionales, es a través de las empresas privadas y poner en práctica la autogestión. Sin embargo, la crisis económica es tan profusa que los empresarios apenas pueden sostener sus negocios y no les queda nada para patrocinios. “Es difícil pues los pequeños y medianos negocios no tienen para apoyar; mientras que, por otro lado, las grandes empresas generan sus aportes obligatorios a la oficina del Fondo Nacional del Deporte del Ministerio, y esos recursos quien sabe a dónde van a parar”.

Sin generación de relevo

Lo más preocupante, tal y como explica la entrenadora de la selección nacional de tenis de mesa adaptado, Francia Rojas, es que la generación de relevo está prácticamente extinta, y más aún la del deporte para discapacitados, que cuenta aún con menos recursos.

También puedes leer: Lo difícil de ser deportista en Venezuela

Es difícil el tema en realidad, cada día hay menos deportistas, hay menos campeonatos nacionales, hay menos eventos regionales, y por ende menos nivel en el deporte nacional. Aunado a esto hay que sumarle que ante la falta de dinero, las delegaciones venezolanos, entre las que sobresale el tenis de mesa convencional y por supuesto adaptada, han dejado de ir a casi todas las competencias internacionales, y esto también hace mella en el nivel. Es una verdadera encrucijada en la que vivimos, pues se nos exige resultado a los pocos eventos que vamos, pero con las condiciones no contamos”.

Indudable desmotivación

Lo peor de todo no termina allí, pues lo más lamentable, explica la ciclista Lilibeth Chacón, campeona nacional de ruta, medallista de oro suramericana y centroamericana, es que los atletas están en total desmotivación por esta situación, por lo que quieren abandonar sus respectivas disciplinas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Lilibeth Chacon (@lilibethchacon1992) on

 

“El punto al que llegó el deporte venezolano es incluso difícil de contar. Sólo por citar mi caso, el Ministerio del Deporte me debe más de 13mil dólares en premiaciones, y eso es algo traumático, porque mucho de ese dinero uno ya lo gastó fiando material deportivo. Y ni qué decir del material deportivo con el que contamos, todas las delegaciones van a las justas con sus herramientas nuevas y actualizadas y nosotros ni tenemos con equipos dignos, y esto claro que hace mella en el ánimo. Son momentos duros”.

¿Luz al final del túnel?

Sin embargo, no todo es gris en esta historia, pues también hay que decir que hay un punto de encuentro en los testimonios del dirigente, la entrenadora y la atleta, y es que los tres coinciden en que continúan atados a sus respectivas disciplinas por el amor y la pasión que los mueve, incluso trabajando en otras áreas laborales para poder financiar su permanencia en sus respectivas ramas deportivas. Todo esto, por supuesto, sigue gracias al deseo de que la terrible pesadilla que viven los venezolanos termine pronto.

“A uno lo mueve el deporte, ver que tras la victoria en una competencia se eleve tu tricolor venezolano y suene el Gloria al Bravo [himno de Venezuela], lo vale todo. Pronto saldremos de esta, así como las cosas se ponen duras, llega el momento de sonreír”, sentenció la pedalista.

 

LatinAmerican Post | Freddy Gonzales

Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra