fbpx

Comunidad Arhuaca: la lucha por la conservación indígena

Escucha este artículo


La comunidad indígena Arhuaca ha atravesado distintos procesos de resistencia para conservar y recuperar su territorio y sus fronteras con la sociedad

Comunidad Arhuaca: la lucha por la conservación indígena

Situada en la Sierra Nevada de Santa Marta, esta comunidad ha tenido que adaptarse a las formas de vida de la sociedad no indígena. Esto ha comprometido en gran parte la pérdida de identidad cultural, soberanía e integridad territorial, su propia justicia y autoridad ancestral.

Read in english: Arhuaca Community: the struggle for indigenous conservation

La Sierra Nevada esta delimitada por la Línea Negra, la cual define el territorio ancestral para los pueblos kogui, wiwa, kankuamo y arhuaco y es denominado como el límite trazado antes de haber la luz. Dentro de esta Línea Negra se encuentran los sitios sagrados, los cuales se identifican como espacios ubicados en diferentes áreas del territorio indígena, cada uno de ellos articula de manera simbólica los diversos aspectos de la vida ambiental, cultural, política, social y económica de la Sierra Nevada y de sus comunidades.

Adicionalmente, los factores geológicos y del suelo, y la composición de fauna y flora presentes en la Sierra Nevada convergen en ecosistemas muy particulares que prestan múltiples servicios a los pueblos indígenas y a grandes ciudades aledañas.  

Los indígenas arhuacos, a diferencia de los occidentales, tienen una cosmovisión, una concepción ancestral y espiritual con relación a sus territorios, la cual responde a una cultura milenaria donde se invoca su identidad, sabiduría, conocimientos sobre las diferentes dinámicas del ecosistema, las técnicas para el uso del suelo, agua, plantas y animales. Así, el territorio no se reduce sólo a la dimensión física, a sus recursos naturales y a una extensión de tierra habitada que ha sido demarcada por fronteras políticas, sino también, a la importancia de su significado como medio sagrado de subsistencia.

En esta lógica, los lugares sagrados pueden ser tanto tangibles como intangibles y son considerados centros del orden y la cosmología del mundo. Para los Mamos, estos lugares son puntos biológicos estratégicos que sirven para equilibrar los distintos ecosistemas y también como espacios importantes para la reflexión sobre el mundo sensible y las propiedades de la naturaleza.

Lee también: 'Rezo del pescado': un ritual para la conexión hombre-naturaleza

Así pues, se puede resaltar que las pretensiones sobre el control territorial no son solo políticas y económicas sino también espirituales. La Sierra Nevada es vista como el propio cuerpo de Seinekun y, por lo tanto, el lado femenino de La Madre. En ella, están los libros shishi y punkusa, los cuales contienen la ley, las normas, y las funciones de cada una de las especies. Así mismo, establecen las formas mediante las cuales se retribuye a los Padres (pagamentos y tributos).

No obstante, debido a sus características geográficas y climáticas, y al asentamiento de pueblos indígenas, la Sierra Nevada de Santa Marta, representa un atractivo importante para los inversionistas interesados en el ecoturismo, etnoturismo y desarrollo de megaproyectos.

Lamentablemente, estas actividades además de tener repercusiones ambientales, desconocen la existencia de sitios sagrados, los destruyen o se construyen sobre ellos, afectando los procesos culturales y sociales de los pueblos indígenas, atentando contra las posibilidades de permanencia de su cultura y transmisión del conocimiento tradicional, Además, termina constituyéndose un modelo de violación a los derechos territoriales y de la autonomía, y de la relación ancestral que tienen las comunidades indígenas con sus territorios

De esta manera, para los Arhuacos, el desarrollo de estos proyectos por parte de la población no indígena no solo constituye una violación a sus lugares sagrados sino también un desequilibrio natural, del sistema de conocimiento y de gobierno.

Esto demuestra que entre la población no indígena falta conciencia frente a la importancia de dichos territorios, ya que solo se ven como un recurso para obtener dinero sin entender ni respetar la cosmovisión que tienen los pueblos indígenas con respecto a su territorio, pues para ellos el territorio no se resume en “un pedazo de tierra” sino que es “la madre” que les dio la vida y les posibilita su supervivencia como grupo indígena.

 

LatinAmerican Post | María Alejandra Triviño

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…