fbpx

¡El futuro es verde!

Escucha este artículo


Las tecnologías verdes podrían salvarnos del apocalipsis

¡El futuro es verde!

Vivimos en un mundo paranoico por el calentamiento global. Los glaciares se derriten; los océanos están cada vez más contaminados; hay formaciones en el océano únicamente de basura, como la Isla de la Basura que hoy en día triplica el tamaño de Francia; hay desiertos muertos donde antes corrían enormes ríos y habitaba un sinfín de flora y fauna; hay desesperanza por la escasez de agua cada vez más acentuada en cada vez más territorios.

Read in english: The future is green!

Esta lista podría seguir, pero mi intención no es prepararlos para un apocalipsis inminente, más bien, al revés. A continuación voy a explicarles cómo el comercio de las tecnologías verdes está cada vez más en auge y presenta una oportunidad jugosa para mejorar la economía y aumentar la oferta laboral.

Antes que nada, definamos las tecnologías verdes. El Centro de Comercio Internacional (ITC por sus siglas en inglés), las define como "bienes y servicios que permiten medir, prevenir y limitar la contaminación y mejorar las condiciones ambientales del aire, el agua, el suelo, los desechos y los problemas relacionados con el ruido; que son asequibles y adaptables, y que están disponibles en los mercados de los países en desarrollo para distribución y exportación".

La preocupación por disminuir la polución ha crecido bastante, más que todo en esta década, por lo que con el paso de los años son más los gobiernos que se están esforzando en reducir su huella de carbón e invertir en tecnologías limpias. Las acciones para contrarrestar la contaminación monstruosa, afortunadamente, no vienen únicamente de parte del sector público; cada vez son más las entidades privadas enfocadas en comercializar e innovar en este sector.

Hace diez años, EE.UU, Japón y la Unión Europea lideraban este mercado que en ese entonces ya superaba industrias gigantes como la farmacéutica. Hoy, ese mercado está cerca de duplicar su valor con respecto al 2006. Si bien antes se consideraban las tecnologías y servicios verdes un lujo de pocos, con la fuerte inversión que se está haciendo y su desarrollo acelerado, esto se está volviendo cada vez más asequible para la gente del común. Es tan fuerte y poderoso este cambio, que incluso se está hablando de una nueva revolución industrial igual de impactante como la primera.

Esta nueva apertura no solo significa un gran respiro por parte de nuestra tierra, también abre la posibilidad a que los países en desarrollo, sobre todo los latinoamericanos, tengan un aumento exponencial en sus respectivas economías con la llegada de nuevas industrias que crearían bastantes empleos y significarán un aumento de ingresos considerable.

¿Cómo va a ser esto posible? Antes, los países en desarrollo dependían de las importaciones de estas tecnologías verdes, ahora son cada vez más los que le apuestan a crear sus propias industrias y a exportar. El sector cada vez es más amplio y su capacidad de producción crece exponencialmente.

Lee también: Adiós al glifosato: esta molécula no toxica podría reemplazarlo 

Este fuerte impulso no es capricho de las grandes empresas. Un estudio realizado por las Naciones Unidas concluyó que el 80% preferirían no consumir un producto o adquirir un servicio si no provienen de tecnologías limpias. Esta demanda está impulsando a que cada vez más las grandes marcas y los gobiernos replanteen su accionar. Esta lectura, además, nos dice que aquellos que no quieren renovarse y siguen trabajando favoreciendo tecnologías contaminantes, se quedarán en el pasado y en la ruina.

 

LatinAmerican Post | Pedro Vergara

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…