fbpx

La industria farmacéutica en problemas: dos grandes enfrentan demandas

Escucha este artículo

 

Las demandas han cuestionado la ética laboral de la industria farmacéutica, dentro de la cual Novartis y Purdue Pharma son jugadores claves

La industria farmacéutica en problemas: dos grandes enfrentan demandas

Este año el día internacional de la salud se celebrará en medio de una polémica con respecto a la ética laboral de las compañías farmacéuticas, después de que Purdue Pharma y Novartis se encontraran envueltas en escándalos legales por prácticas poco éticas. 

Read in english: Pharmaceutical industry in trouble: two large companies face lawsuits

A principios de esta semana Purdue Pharma, la compañía fabricante de OxyContin con sede en Stamford (Connecticut), llegó a un acuerdo con el estado de Oklahoma, tras una demanda en la que se acusaba a la compañía de fomentar una epidemia de opioides, que conllevó pérdidas fatales en el estado. 

De acuerdo con la cadena de noticias CBS, "Las drogas como OxyContin, junto con opioides ilegales como la heroína, se vincularon a un récord de 48,000 muertes en los Estados Unidos en 2017, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. En Oklahoma, unas 400 muertes se relacionaron con opioides ese año. Según cifras estatales, en la última década han muerto más habitantes de Oklahoma que murieron a causa de los opiáceos que en accidentes automovilísticos". 

Lea también: Disney compra 21st Century Fox: ¿un monopolio del entretenimiento? 

De acuerdo con el fiscal general de Oklahoma, el acuerdo al que se llegó con la compañía fue por USD $270 millones. De esta cifra, $200 millones serían destinados a la creación de un Centro Nacional de Estudios y Tratamiento de Adicciones en la Universidad Estatal de Oklahoma en Tulsa y otros 20 millones serán utilizados en la investigación y producción de medicamentos para el tratamiento de la adicción. El dinero restante se repartirá entre los gobiernos locales y se utilizará para cubrir los costos de los litigios del estado.

Además de esta demanda, la compañía enfrenta al rededor de 1000 juicios relacionados con esta misma crisis.

Por su parte, la empresa Suiza Novartis AG, productora de medicamentos tales como el Voltarén y el Ritalin, enfrenta una demanda contra el gobierno de EE. UU, quien acusa a la empresa de pagar millones de dólares en sobornos a distintos médicos para que receten sus medicamentos. De acuerdo con el portal Newsmax, "El juez federal de distrito Paul Gardephe en Manhattan también rechazó el intento del fabricante de medicamentos suizo de mantener evidencias gubernamentales clave del caso, y dictaminó que el gobierno no tiene que demostrar un acuerdo directo de quid pro quo entre Novartis y los médicos para que la empresa sea responsable". En este sentido, todo parece indicar que el caso será llevado a juicio a menos de que la compañía farmacéutica decida conciliar. 

¿Quién representa bien a la industria?

Sin embargo, no todo son malas noticias para el sector. En el último reporte de reputación empresarial realizado por Business Insider, hubo algunas empresas farmacéuticas que se destacaron por su ética laboral. 

En primer lugar, se encuentra la farmacéutica franco-alemana Sanofi, una de las más grandes del mundo. Según el reporte, esta empresa se destaca por su promoción de la ética y la transparencia. Un ejemplo de ello son los informes de transparencia que realiza con respecto a los costos generales de sus medicamentos y el compromiso de los últimos años de bajar el aumento de precios. 

La subsidiaria de Roche, Genentech, también se encuentra en la lista por su investigación en nuevas formas de tratar el Alzheimer de manera eficiente a partir de bacterias intestinales. 

Otra compañía farmacéutica destacada es la americana McKesson que, además de proveer medicamentos, distribuye suministros médicos, inteligencia artificial y herramientas de administración. Esta empresa se encuentra en la lista por su reciente reducción del 10% en el sueldo de su CEO tras quejas de los inversionistas. 

 

LatinAmerican Post | Sofía Carreño

Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra