fbpx

La guerra en Libia está a punto de estallar

Escucha este artículo

 

El país se encuentra dividido desde las elecciones del 2014. A raíz de los eventos recientes, se espera que la tensión aumente

La guerra en Libia está a punto de estallar
Read in english: The war in Libya is about to explode

Desde que Gadafi fue derrocado tras un “levantamiento popular con ayuda de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)” según BBC, el país africano ha estado sumido en el caos. Las protestas que empezaron en febrero de 2011 contra el gobernante, quien llevaba 42 al poder, terminaron con la huida de Gadafi.

Sin embargo, en octubre de ese mismo año, el líder libio es capturado y asesinado. Desde ese momento, y con un hueco en el gobierno, las cosas para Libia, empeoraron aún más a partir del 2014.

Quizá le interese leer: Lo que dejó los 70 años de la OTAN 

Los recientes bombardeos

Libia, que ha estado en tensión tras la muerte de Gadafi, controlada por dos gobiernos opositores que se disputan por el control total del país africano, ha sufrido varios ataques para lograrlo. Se trata de las amenazas Hafta, quien controla el este, a Fayez al Sarraj, quien controla el oeste, pues el primero afirma que iniciará una operación militar para lograr el control de Trípoli, sede de la oposición y la zona que le falta por conquistar. 

Los primeros bombardeos se evidenciaron, cuando varios aviones de guerra atentaron contra el aeropuerto internacional de Trípoli. Además, según Infobae, “se reportaban duros combates entre los soldados del Gobierno de Unidad Nacional (GNA) y las tropas del Ejército Nacional de Libia (ENL) liderado por Haftar”. 

Para Tarek Megerisi, analista del Consejo europeo para las relaciones internacionales y en diálogo con El Tiempo, “Haftar no es tan fuerte como pretende, y no puede aportar estabilidad a Libia”, el ejército que tiene bajo su mando “es una frágil alianza entre diversas milicias con intereses tribales, religiosos y locales en torno a un núcleo de fuerzas más tradicionales, muchas de ellas implicadas con elementos salafistas". 

Entretanto, la ONU afirmó que a pesar de lo sucedido, no realizará la conferencia nacional sobre Libia, en la que se buscaba celebrar las elecciones “en la ciudad sudoccidental de Gadamés del 14 al 16 de abril para considerar las elecciones como una forma de salir de la anarquía, que ha visto a los militantes islamistas establecerse en algunas áreas”, según América Económica.

De esta manera, el emisario de Naciones Unidas en Libia, Ghassan Salamé, afirmó que “Ha sido una dolorosa decepción escuchar una vez más los tambores de la guerra y presenciar el lanzamiento de una ofensiva que ensombrece el proceso político y la esperanza del avance y que socava la confianza requerida para lanzar un diálogo significativo". Además, añadió que la Conferencia será realizada lo más pronto posible, pero que no puede pedir a los libios “que asistan a una conferencia en el contexto de los bombardeos de artillería y ataques aéreos”, según DW.

Asímismo, el secretario general de la ONU, António Guterres, realizó un llamado al diálogo y afirmó en su cuenta de Twitter que todavía espera que “sea posible evitar una confrontación sangrienta en Trípoli y sus alrededores”. 

Además, de acuerdo con EFE, el Gobierno impuesto por la ONU en Trípoli (GNA) ordenó a la  fiscalía militar que emita una orden de arresto contra Jalifa Hafter, debido a las constantes amenazas contra la capital.

Mientras tanto, ante una posible guerra, Estados Unidos decidió retirar sus tropas del país, las cuales se encontraban para combatir la expansión del Estado Islámico. Por esto, el el comandante jefe de la fuerza, general Thomas Waldhauser, aseguró que el repliegue "no reduce la capacidad operativa en defensa de los intereses de EEUU”, según El Confidencial 
 

Un país dividido

En junio de 2014 se llevaron a cabo las elecciones legislativas en Libia, en donde se pretendía elegir un nuevo parlamento libanés. Sin embargo “el Congreso General de la Nación, elegido en 2012, y el gobierno islamista en Trípoli se niegan a reconocer el resultado de las elecciones celebradas”, de acuerdo con Caracol. De esta manera, se hacen llamar “Fajr Libia (Amanecer Libio) e instalan un gobierno de ‘salvación nacional’", según Peru21, ocupando la ciudad del oeste del país, Trípoli.

En el este y centro hacen presencia aquellos elegidos en las elecciones del 2014, quienes se reclaman como los legisladores legítimos y buscan apoyo con milicias que decidieron reconocer las elecciones. El líder y primer ministro, Jalifa Haftar, es quien se encarga de esa parte del país; Haftar es reconocido por ser un exmilitar que apoyó a Gadafi para que subiera al poder. No obstante,  después de ser recluido por la CIA, se convirtió en su mayor opositor, según El Tiempo.  

Tras varios meses de negociaciones, la ONU decide idear una Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia, un plan de paz, para elegir a un representante oficial que cumpliera con las funciones respectivas de un primer ministro. El elegido resultó ser Fayez al Sarraj, quien si bien no obtuvo la aprobación de la Cámara, obtuvo el reconocimiento de la Organización y de la comunidad internacional. 

De esta manera, el país está controlado por dos gobiernos armados que se pelean por el control total del país, siendo uno reconocido por la ONU, Estados Unidos, entre otros; y el otro, el de Hafta, apoyado por Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Rusia, contrapeso político del país americano. 

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…