fbpx

Estados Unidos: Joe Biden se lanza a la lucha por la presidencia

Escucha este artículo


Esta es la tercera vez que el ex vicepresidente, Joe Biden, compite por la presidencia. Varias encuestas lo ponen como favorito

Estados Unidos: Joe Biden se lanza a la lucha por la presidencia

A pesar de que las elecciones presidenciales en Estados Unidos no son hasta el 3 de noviembre de 2020, la carrera por uno de los puestos más codiciados ya empezó. Desde enero de este año, varios integrantes del partido opositor, el demócrata, han anunciado sus candidaturas para ser el o la representante del partido.

Read in english: United States: Joe Biden begins to run for the presidency

Ya hay 20 candidatos confirmados, en los cuales se encuentran Elizabeth Warren, Kamala Harris, Bernie Sanders, Beto O’Rourke, entre otros. Debido a la gran cantidad de aspirantes, la mayoría ha optado por propuestas bastante similares como, “promover la atención médica universal, presionar por regulaciones para frenar el cambio climático, reducir la desigualdad y mejorar las condiciones para la clase media estadounidense”, de acuerdo con Quartz

En medio de las numerosas candidaturas, el jueves pasado, la fórmula vicepresidencial de Barack Obama, Joe Biden confirmó su participación en los comicios. Según CNN, Biden, “probablemente tenga la mejor oportunidad ante cualquier demócrata de los que se postulen para ganar la nominación, pero los otros candidatos combinados tienen una oportunidad significativamente mejor que él”. 

En su cuenta de Twitter, se refirió a su candidatura bajo el argumento de recuperar “los valores fundamentales de esta nación ... nuestra posición en el mundo... nuestra democracia... todo lo que ha hecho que Estados Unidos, Estados Unidos, esté en juego. Por eso hoy estoy anunciando mi candidatura a la presidencia de los Estados Unidos”. 

 

Quizá le interese leer: #MeToo: estas son las mujeres que acusan a Joe Biden

¿Cuáles son sus posibilidades?

A pesar de perfilarse como favorito por su reconocimiento en el ámbito político, sus índices de aprobación dentro de su partido “y el potencial de recaudar grandes cantidades de dinero de campaña a través de los demócratas tradicionales”, de acuerdo con BBC, le juegan en contra su larga experiencia, su edad, y sus acusaciones de acoso sexual.  Frente a estos últimos solo se ha limitado a comprometerse a “prestar más atención pero nunca con una disculpa oficial”, como lo recuerda El Heraldo.

No obstante, bajo su discurso de ser un candidato de “unidad”, Biden no solo podría recaudar el dinero necesario para financiar su campaña, sino obtener los votos de los estados más importantes. Es importante recordar que el partido anunció una serie de 12 debates, que empezarán desde Junio 2019 hasta 2020, a lo largo del país.

Para poder participar tendrán que demostrar que cuentan con el 1% o más de apoyo en encuestas realizadas por universidades calificadas u organizaciones de noticias. Segundo, demostrar que en su campaña ha recibido donaciones de 65.000 “donantes únicos y un mínimo de 200 donantes únicos por estado en al menos 20 estados de Estados Unidos”, como lo explica Vox.

El plan de Biden es cumplir con esos requisitos, e ir consolidando su victoria alrededor del mes de marzo, mes en donde los últimos debates se efectuarán y mientras que los candidatos se quedan sin dinero y sin tiempo. Para New York Magazine, en un escenario hipotético, “posiblemente podría terminar las campañas de Kamala Harris y Cory Booker si las supera entre los afroamericanos en Carolina del Sur, demostrando su amplitud de apoyo demográfica y geográficamente”. 

De cumplirse lo anterior, Bernie podría ser el candidato por el partido Demócrata y se enfrentaría a Donald Trump, quien busca su segundo mandato. No obstante, el mismo medio agrega que “su extensa lista de herejías contra la ortodoxia progresiva, desde su posición anti-busing en la década de 1990 hasta su apoyo a la guerra de Irak” podrían hacer que pierda votos de “millennials progresistas ansiosos por una nueva generación de líderes”, como indica Quartz. 

Además de que según varias encuestas, algunos candidatos considerados como elegibles no obtienen tanto apoyo, mientras que otros que han generado mucho entusiasmo entre los votantes no son vistos como candidatos de elecciones generales particularmente fuertes. Según FiveThirtyEight, Biden sería uno de estos casos, pues no es la primera opción de los votantes.

Lea también: Cerrar la frontera: el objetivo de Nixon, Reagan y Trump

Orgullo Demócrata

Si bien todavía es muy temprano para dar un pronóstico certero de su elegibilidad, Biden le pidió a Barack Obama que no respaldara su candidatura bajo el argumento de que los “demócratas deberían intentar ganar la nominación por sus propios méritos”, como lo explica Infobae. 

Esta nominación resulta ser la última opción del partido demócrata para poder vencer a su oponente Donald Trump, quien se espera sea el elegido para representar a los republicanos, y como es tradición en los presidentes de ese país, repetir mandato. De ganar el candidato demócrata, este partido gobernaría en su totalidad el país, teniendo en cuenta que dentro del Congreso son mayoría y que el tercer puesto más importante dentro del gobierno estadounidense, está a cargo de Nancy Pelosi, una demócrata. 

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…