fbpx

¿Quiere comprar un video beam? 5 tips para no fallar

Escucha este artículo


Puede que los proyectores no le hagan ni cosquillas en competencia a los televisores, pero cada vez más salen al mercado dispositivos económicos y eficientes

¿Quiere comprar un video beam? 5 tips para no fallar

Si bien los televisores cada vez son más avanzados y están lejos de caer en el abismo del olvido donde yacen el betamax, el laserdisc y los CDs, los videoproyectores también están avanzando en la carrera por ser el mejor proyector de imagen posible. Cada vez más, la gente los empieza a preferir por ofrecer mayor dimensión de proyección y su pequeño tamaño con respecto al televisor, entre otras razones.

Read in english: Do you want to buy a video beam? 5 tips not to fail

Hoy en día gozamos de una amplia oferta de proyectores que se ajusta a todos los bolsillos, algo que no era posible hace veinte años. Sin embargo, no todos los proyectores que ofrece el mercado son lo mejor, por lo general los baratos ofrecen un desempeño pobre… como todo en la vida. Pero esto no significa que solo toque apuntarle a aquellos que no valen menos de mil dólares.

A continuación les presentaremos los cinco factores más importantes a tener en cuenta para que investiguen bien el amplio catálogo que hay de video beams y escojan el mejor que se adapte a sus necesidades, tanto hogareñas como económicas.

¿Quiere comprar un video beam? 5 tips para no fallar

1. El espacio

Lo más importante a la hora de comprar un video beam es saber en dónde lo voy a instalar. Hay tres factores esenciales a tomar en cuenta:

  • ¿Qué tanto se puede oscurecer el cuarto?
  • La distancia entre donde voy a ubicar el proyector y la pared hacia donde proyectará la imagen
  • ¿Voy a ubicar el proyector justo en frente de la pared o a un lado?

Dependiendo de si uno siempre, sin excepciones, va a usar el proyector con el cuarto completamente oscuro o con muy poca luz, la potencia luminosa del videobeam no sería prioridad. Si uno quiere usarlo de día y no tiene la disponibilidad de cortinas blackout o persianas, se debe invertir en uno con una mayor cantidad de lumens (lo que mide la potencia luminosa que explicaremos luego).

Lea también: 3 usos del reconocimiento facial que demuestran cómo revolucionó la tecnología 

Si uno planea disponer el video beam a un lado, es menester que el aparato tenga corrección de keystone horizontal. Si es posible posicionarlo justo en frente de la pared, no es necesario esta función. En cuanto a la distancia entre el proyector y la pared, es muy importante conocerla de antemano.

Hay proyectores especiales que se pueden ubicar a menos de un metro de la pared y que igual logran proyectar una pantalla de más de cien pulgadas. Hay otros que no la logran, por lo que si uno dispone de un espacio mínimo y compra un video beam sin poder proyectar una gran pantalla a poca distancia, uno quedaría con una pantalla mínima.

Si uno planea ponerlo lejos de la pared, a más de tres metros, es importante averiguar si el proyector logra ajustar la pantalla, pues puede que a tan larga distancia la proyección sea más grande que la pared, que incluso proyecte el piso, el techo y hasta se salga de la pared.

¿Quiere comprar un video beam? 5 tips para no fallar

2. Lumens

Esta es quizá la unidad más importante en cuanto a la funcionalidad del proyector. Para no entrar en tecnicismos complicados, el lumen es la unidad que mide la potencia luminosa del proyector.

Para ponerlo en perspectiva, una cifra de mil lumens es aceptable para un espacio cerrado pequeño con muy poca luz. Uno de entre dosmil y dosmilquinientos, es perfecto para un espacio mucho más grande con poca luz. Si uno quiere una definición nítida sin estar supeditado a la oscuridad, uno debería apuntarle a aquellos que ofrezcan más de 3500.

3. Relación de contraste

Esta cifra es muy importante, pues complementa directamente la potencia luminosa. Ésta se refiere específicamente al contraste entre lo blanco y lo negro que ofrece la proyección. Entre mayor relación de contraste, los blancos se verán más blancos y los negros más negros. Con una relación baja (menos de mil), la imagen se verá bastante opaca.  

De nada sirve que uno compre un proyector con una cantidad astronómica de lumens, digamos que unos 10000, pero que la relación de contraste sea muy baja (digamos 200:1). Por más que uno pueda proyectar cualquier imagen al aire libre bajo un sol intenso, la imagen se verá pobre. Una relación decente para la oscuridad es de 1500:1, una cifra excelente es 2000:1, según Lifewire.

Le puede interesar: Conoce cómo los videojuegos pueden ayudar a la medicina 

4. Resolución de pixeles

Acá es donde las personas salen más engañadas, sea por su ignorancia o por maleza del vendedor. En las epsecificacioens técnicas de los proyectores, siempre se mencionan dos resoluciones: la nativa y la máxima soportada.

La primera es la resolución real que muestra el proyecto, o sea la más importante a tener en cuenta. La máxima soportada simplemente identifica hasta qué resolución puede identificar. Por ejemplo, si la resolución nativa es de 320 * 240p y la máxima soportada es de 1080p, esto significa que, si uno carga un video superior a 720p en youtube, la calidad del video será en realidad de 240p, o sea, bastante mala. Si uno planea proyectar algo en definición 4k en un dispositivo así, no será posible porque no la soporta.

¿Quiere comprar un video beam? 5 tips para no fallar

5. La vida del proyector

Otro consejo muy importante a tener en cuenta al comprar un proyector usado es el tiempo de uso de las bombillas. Las bombillas son, en pocas palabras, la vida del aparato. Hay desde bombillas que aguantan 2,000 horas hasta de láser o LED que duran más de 20,000 horas.

Si uno va a comprar un proyector usado, lo primero que debería hacer uno es revisar qué tantas horas de vida le quedan al proyector. Esto se encuentra fácilmente en el menú de configuraciones de los proyectores. Si el proyector no tiene la opción de mostrar el uso de las bombillas, recomendamos no comprarlo.

¿Quiere comprar un video beam? 5 tips para no fallar

Luego de tener estos cinco aspectos cubiertos y comprendidos, ya uno tiene una idea más clara en cuanto a qué video beam se adapta mejor a mis necesidades. Hay otros factores como:

  • Qué tan ruidoso es el ventilador.
  • Si tiene las entradas (HDMI, VGA, AV, auxiliar, entre otras) que uno requiere.
  • Qué tan potente es el parlante interno del proyector (aunque por lo general y lo fuertemente recomendado es conectarle unos parlantes externos).
  • La reproducción del color.

 

LatinAmerican Post | Pedro Vergara

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…