fbpx

Colombia: Mauricio Lezama es asesinado en las vísperas de un rodaje

Escucha este artículo


El jueves 9 de mayo, el cineasta Mauricio Lezama fue asesinado en Arauca, Colombia. Un golpe más al activismo en las regiones desprotegidas por el Estado

Colombia: Mauricio Lezama es asesinado en las vísperas de un rodaje

El inspector de Policía del municipio de Arauquita, José Gregorio Ordúz, informó el anterior 9 de mayo a RCN que el cineasta y gestor cultural Mauricio Lezama había sido asesinado en horas de la tarde por motociclistas que le dispararon a él y a su compañero Ricardo Llain, quien fue atendido en el hospital  y ya se encuentra fuera de peligro. El asesinato se llevó a cabo en una vereda del corregimiento La Esmeralda en vía pública.

Read in english: Colombia: Mauricio Lezama is killed on the eve of a filming

El gobernador de Arauca, Ricardo Alvarado Bestene, afirmó en un video de Twitter que el atentado había sido llevado a cabo por un grupo de disidentes de las Farc. Asimismo, según declaraciones recogidas por El Espectador, Alvarado aseguro frente a las motivaciones de los asesinos que “los argumentos que, al parecer, trataron de señalar es que se trataba de una persona que podría ser un informante”.

¿Qué hacía Lezama en la zona?

Lezama también ejercía el cargo Consejero Departamental de Cine de Arauca, por lo que su interés en las historias de la zona ya era conocido. El cineasta se encontraba en la zona para realizar el casting de su próximo cortometraje.

Gracias a los estímulos de Proimagenes y el premio de relatos regionales del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, iba a realizar un corto sobre la activista Mayo Villareal, líder de la región y sobreviviente de los asesinatos estatales a exmiembros de la Unión Patriótica, partido político de izquierda colombiano en los años 80.

Según la información que recogió El Mirador, periódico de Arauca, sobre el guion del cortometraje, “La historia, escrita por Tonni Villarreal, basada en hechos reales (…) narra las últimas horas en que Mayo Villarreal, una enfermera y profesora de La Esmeralda vio con vida a su esposo, Arsenio, un comerciante propietario de la única droguería del lugar en ese entonces; asesinado por miembros del Ejército Nacional acusado de ser un colaborador de la guerrilla”.

Así, la realización sobre la violencia en la época a causa de la guerra entre grupos armados y el ejercito nacional terminó repitiendo el final del esposo de Villareal, víctima de las acusaciones o suposiciones de alguno de los grupos.

Puede interesarle: Latinoamérica: un territorio hostil para la libertad de prensa

Rechazos y llamados a la protección

Las declaraciones por parte de políticos y otras organizaciones no demoraron en ser escuchadas.

Por un lado, están aquellos que rechazan los actos de violencia y la continuación de estos atentados. Dentro de eso se encuentra el concejal del municipio de Arauquita, Miguel Esteban, quien en declaraciones a El Tiempo dijo: “hasta cuando nos van a seguir matando. Soñamos con Arauquita y un departamento próspero, turístico, autosuficiente y empresarial pero a pulso se avanza cien pasos y con hechos como hoy se retroceden 1.000, este no es el camino”.

La Academia Colombiana de Artes y Ciencias Cinematográficas afirmó en las misma tónica que “lamentamos profundamente el asesinato del Consejero Departamental de Cine de Arauca y gestor cultural Mauricio Lezama ocurrido hoy en el municipio de la Esmeralda. Rechazamos toda forma de violencia”. Por ultimo, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, también recalcó en Twitter su rechazo y afirmó que la Fiscalía, el ejercito y la policía se encontraban en camino para realizar la investigación.

Por otro lado, están las organizaciones que no solo rechazan los actos, sino que llaman a la acción y prevención de estos actos. El Comité Permanente Por La Defensa De Los Derechos Humanos Capitulo-Arauca, según El Espectador, exigió “al Gobierno celeridad en la investigación de este asesinato y llevar tras las rejas a los responsables, asimismo se exige al Gobierno y a la fuerza pública proteger la vida de los ciudadanos por cuanto se ha aumentado el pie de fuerza y la militarización del Departamento de Arauca”. En últimas, no solo condenan el acto, sino también piden que el gobierno mejora la seguridad en la zonas que menos alcanza.

También pidiendo mayor seguridad en el área, aunque en este caso para periodistas y activistas, la coordinadora del Programa en América Central y del Sur del Comity to Protect Journalist (CJP), Natalie Southwick, afirmó que "el asesinato de Mauricio Lezama Rengifo es el último y más alarmante incidente en un patrón de amenazas y violencia en contra de aquellos que reportan cerca de la frontera de Colombia y Venezuela”. Por esta razón, exigió que “las autoridades colombianas deben llevar a cabo una investigación complete de la muerte de Lezama y asegura que periodistas puedan reporter de manera segura en esta tensa region”.

Lo dicho por Southwick y por el Comité Permanente pone el dedo en la llaga en cuanto a las faltas de garantías no sólo para aquellos que viven en la región, sino para aquellos que intentan mostrar y reflexionar sobre la violencia en las zonas que han sido más abandonadas por el Estado. Así, la muerte de Lezama no solo es consecuencia los actos mordaces realizados por las disidencias de las FARC, sino también por un gobierno que no garantiza la seguridad de quienes buscan acercarse a la violencia en Colombia para explicarla.

 

LatinAmerican Post | Juan Gabriel Bocanegra

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…