fbpx

Pompeo en Sochi: un desencuentro frente a situación venezolana y otros más

Escucha este artículo


En desacuerdos frente a Venezuela e Irán y con actitud de cooperación frente a la reactivación de las relaciones, terminó la visita de Mike Pompeo en Rusia

Pompeo en Sochi: un desencuentro frente a situación venezolana y otros más

El pasado 14 de mayo el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, visitó la ciudad balnearia al sur de Rusia, Sochi, para llevar a cabo la reunión planeada con el ministro de relaciones exteriores, Serguei Lavrov, y con el presidente ruso Vladimir Putin.

Read in english: Pompeo in Sochi: a disagreement with the Venezuelan situation and others

Dentro de los temas que discutieron, los que crearon mayor discrepancias fue la situación en Venezuela e Irán, aunque tuvieron puntos en común en cuanto a lo que se debe hacer en Siria. En últimas, ambos países mostraron una actitud positiva frente al restablecimiento del diálogo después de las tensiones por la supuesta intervención rusa en las elecciones americanas del 2016.

Como afirmó Lavrov según Infobae, "Creo que es hora de comenzar a construir una nueva matriz, más constructiva y responsable de la percepción mutua de los problemas, y nosotros estamos preparados para ello". Sin embargo, para estabilizar las relaciones bilaterales es necesario el "restablecimiento de un diálogo basado en la confianza en distintos niveles, desde el más alto hasta el de trabajo".

 

Venezuela: dos puntos de vista distintos

Como se esperaba, uno de los puntos de discrepancia entre ambos representantes fue la crisis política de Venezuela.

Por un lado, Pompeo afirmó en la rueda de prensa que “Tenemos desacuerdos, quiero que mis colegas rusos apoyen al pueblo venezolano y a su democracia, solo hace su pueblo sufrir”, de lo que se sigue que Rusia mantendrá su posición de no intervenir en la presión internacional a Maduro. Sin embrago, Pompeo también aseguró que “a pesar de nuestros desacuerdos seguiremos hablando para encontrar un solución a la crisis comunitaria en el país”

Esta declaración oficial es consecuencia del pedido del Secretario de Estado a Lavrov, durante la reunión, según France 24, de que retirara “el respaldo ruso al presidente de Venezuela Nicolás Maduro y le recordó que Estados Unidos reconoció como mandatario al presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó”.

A lo anterior, Lavrov respondió que “Las amenazas a Maduro por parte de Guaidó y Estados Unidos no tienen nada que ver con la democracia". Esta posición la reforzó en la rueda de prensa, en la que mencionó que “Rusia vota por que el pueblo decida su futuro y es muy importante que todas las fuerzas políticas responsables comiencen un dialogo entre ellas y que todos los países de la región también actúen en el marco del mecanismo gubernamental”. Además, recalcó “como ha dicho Nicolás Maduro, el gobierno está dispuesto a hacerlo”

Así, no se llegó a ningún punto de encuentro frente a cómo proceder frente a la situación venezolana. Solo se podría decir, como afirma el analista político, Antonio de la Cruz, en entrevista con France 24, ambos países “Decidieron buscar los factores externos para influir y colocar una solución negociada en Venezuela”. Sin embargo, él advierte que “Si Rusia intenta ganar tiempo para que Nicolás Maduro se sostenga en la presidencia podría generar un cambio y no lograríamos una  solución negociada en Venezuela”. Esto sucedería en el caso de que Rusia siga en la actitud de solucionar todo a partir del diálogo.

Tensiones nucleares en Irán

Otro de los temas de tensión fue la crisis nuclear en Irán, después de que Teherán decidiera no seguir parcialmente sus obligaciones nucleares y sí continuara con el apoyo de grupo chií libanés Hezbolá, acusado de bombardear una zona en Siria donde se encontraban tropas americanas y rusas.

Al respecto, Pompeo mencionó en rueda de prensa que “en cuanto al pacto nuclear de Irán, Estados Unidos seguirá aplicando sanciones y presión para acabar con el comportamiento inaceptable del régimen iraní”. A esto agregó que “"Continuaremos ejerciendo presión sobre Irán para que vuelva al redil de los países responsables y que haga todo lo posible para reducir la desestabilización". Por último, no hizo falta un comentario en tono de advertencia, ya que, como menciona El País, EE.UU. responderá adecuadamente si sus interés se ven amenazados.

Lavrov, en contraposición, mantuvo un tono conciliatorio al hacer explícito su deseo de que “junto a nuestros colegas europeos y chinos, que también son participantes en el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en sus siglas en inglés), estemos en contacto con nuestros colegas norteamericanos para buscar una salida a la crisis”, según France 24.

Sin embargo, durante la rueda de prensa aseguró que, en relación con el establecimiento de la paz y el programa nuclear iraní, aseguró que “tenemos bastantes discrepancias al respecto”, pero que, siguiendo con la actitud colaborativa, “el hecho de que hablemos de ellos nos da esperanzas de que estos acuerdos se puedan alcanzar con el apoyo de Rusia y de Estados Unidos”.

Puede interesarle: Lo que dejó la reunión entre Kim y Putin

Putin y Pompeo: una reunión positiva

Horas después de la reunión con Lavrov, Pompeo se reunió con Valdimir Putin para hablar sobre temas de interés común. Incluso si Putin había revisado una planta de defensa que está produciendo un sistema nuclear de un posible misil hipersónico, la reunión se llevó a cabo en una actitud conciliatoria.

Según Le Monde, al encontrarse con Pompeo, Putin afirmó que “Tuve la impresión de que su presidente deseaba restablecer las relaciones y contactos ruso-americanos, y que deseaba solucionar las cuestiones de interés común”. Con la misma actitud, Pompeo mencionó al inicio de la reunión, según The Washington Post, que “Hay lugares que nuestros dos países pueden encontrar donde ser cooperativos, podemos productivos, podemos ser acumulativos, podemos trabajar juntos para hacer a cada uno de nuestros pueblos más exitosos y francamente al mundo también”.

Sin embargo, Putin no desaprovechó la oportunidad para recordar que esta nueva posición era posible por la investigación del consejero Mueller sobre la injerencia rusa en las elecciones americanas del 2016, la que finalmente confirmó “la falta de cualquier trazo o vínculo entre Rusia y la administración actuante”. Para el presidente ruso, “Esto fue una de las razones para el emperomiento de nuestros vínculos interestatales. Espero que hoy la situación cambie”.

A lo anterior, hay que añadir que Pompeo mencionó horas antes a su homólogo que  "La interferencia en las elecciones estadounidenses es inaceptable y si los rusos estuvieran involucrados en eso en 2020, esto pondría nuestra relación en un lugar peor del que ya ha estado", un comentario que demuestra que todavía no se ha superado el episodio, a pesar de los resultados de Mueller.

Por el momento, cabe esperar a la reunión de distintos mandatorios, incluidos Trump y Putin, en el marco de la cumbre del G20, que se realizará en junio en Japón. Aunque Trump se haya mostrado dispuesto a una reunión oficial, el Kremlin no ha recibido ninguna petición formal que solicite el encuentro.

 

LatinAmerican Post | Juan Gabriel Bocanegra

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…