fbpx

¿Que puede hacer Boeing para continuar compitiendo con Airbus?

Escucha este artículo


Para dejar atrás el mal año que será este para Boeing después de los incidentes con el 737 MAX, es necesario un cambio de estrategia

¿Que puede hacer Boeing para continuar compitiendo con Airbus?

La industria de la aeronáutica comercial es, en su más alto nivel, un ejemplo claro de un duopolio. En categorías de peso como la de aviones con capacidad para más de 100 pasajeros, entre Airbus y Boeing se reparten alrededor del 90% de las ordenes pendiente. Esto significa que si uno de los dos competidores tiene un mal año, el otro necesariamente tendrá uno mejor, siendo la única otra opción de las aerolíneas para adquirir su principal activo.

Read in english: What can Boeing do to continue competing with Airbus?

Este año ha sido catastrófico para Boeing, los accidentes de Ethiopian Airlines y de Lion Air dejaron la reputación de su avión más vendido, el 737 MAX, por el piso. Una falla en los sistemas de nivelación, que en esta embarcación dependían fuertemente de software, causó que la embarcación fuese obligada a permanecer en tierra en docenas de países.

Actualmente, aerolíneas como Southwest Airlines han extendido la no utilización del 737 MAX hasta septiembre, y otras como American Airlines han tenido problemas para restaurar la confianza de los viajeros en esta embarcación, que conforma una parte importante de su flota. La aerolínea estadounidense planea mostrar a sus altos ejecutivos viajando en 737 MAX para demostrar a su público que el avión es seguro.

La catástrofe del 737 MAX podría tener repercusiones a largo plazo para Boeing, pues los nuevos modelos para aviación comercial tardan mucho en desarrollarse y las ordenes de las aerolíneas llegan de forma esporádica. Esto significa que si el golpe a su reputación resulta tan fuerte que afecta sus ventas en modelos futuros, podría perder la guerra contra Airbus durante toda una generación.

Dos opciones para volver a la cima

El pasado domingo 16 de junio, un aeródromo al norte de la capital francesa, inició el Paris Air Show, una de las muestras aéreas más importantes del mundo. Tradicionalmente en la industria, estos eventos han servido como plataforma para revelar nuevos avances y lanzamientos, así como para hablar con representantes de las aerolíneas para asegurar órdenes a futuro.

El plan de Airbus, hasta ahora, consiste en revelar una nueva variante de largo alcance de su modelo A321. Esta jugada parece tener como objetivo sentenciar la muerte de Boeing en el segmento en el que compite el 737 MAX, presentando el que podría ser su reemplazo permanente mientras haya demanda por un avión de sus características: largo alcance y alta eficiencia de combustible.

Lea también: Airbus le apuesta a Latinoamérica

Según Bloomberg, Boeing tiene dos opciones. Podría invertir cifras enormes en el desarrollo de una nueva embarcación que sirva para competir con el A321 dentro de esa gama media que representa, con capacidad limitada pero alto alcance y eficiencia. También podría invertir una cifra cercana a los $15.000 millones de dólares, considerablemente menos de lo que necesitaría el desarrollo de un nuevo modelo, en el desarrollo de un verdadero sucesor al 737.

Henri Courpron, director y fundador de Plane View Partners, afirma que el peligro es real para Boeing en caso de decepcionar en los meses que vienen. “Airbus está esperando, quiere que Boeing revele su mano primero”, aseguró Courpron, añadiendo que si el plan de Boeing no satisface las necesidades del mercado “Airbus tiene vía libre para acceder al 60% de la participación en el mercado durante los próximos 10 o 15 años”.

Considerables obstáculos para Boeing

Lo ideal para Boeing, claro, sería producir ambos: una embarcación de gama media, completamente nueva, que pueda competir con el A321 y reemplazar sus modelos 757 y 767 y un sucesor real al 737. Pero la realidad es que la situación financiera de la compañía parece indicar que esto podría ser imposible por el momento.

El desastre que suscitó el 737 MAX causó que Boeing tuviera que retener 500 de estos aviones en sus instalaciones, lo que supone enormes gastos. También le siguieron 73 demandas para las que seguramente tendrá que desembolsar fondos para pagar compensaciones.

Antes de los accidentes, el Boeing 737 MAX estaba en el centro del plan de Boeing para permanecer en la cima. Según Bloomberg, las ganancias provenientes de la venta de este modelo iban a representar un tercio de las ganancias totales de Boeing durante el 2019. Además, las 4,550 ordenes que tenían pendientes por satisfacer, mantendrían a la empresa ocupada durante los años venideros. Ahora, con el avión en tierra y con las ordenes futuras en la balanza, Boeing deberá escoger cuidadosamente su plan de vuelo.

 

LatinAmerican Post | Pedro Bernal

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…