fbpx

Los bebés venezolanos sufren las devastadoras consecuencias de la crisis

Escucha este artículo

 

Los niños que nacen fuera de territorio venezolano enfrentan graves problemáticas a la hora de nacionalizarse e ingresar al sistema de salud

Los bebés venezolanos sufren las devastadoras consecuencias de la crisis

La crisis en Venezuela ha traído un sinnúmero de devastadoras consecuencias. Los ciudadanos que han decidido dejar atrás el país petrolero se han encontrado con diferentes adversidades, que van desde no encontrar trabajo hasta no ser atendidos en el sistema de salud del país al que llegan.

Read in english: Venezuelan babies suffer the devastating consequences of the crisis

A estos difíciles hechos, se suma la nacionalización de bebés venezolanos nacidos en territorio extranjero. Dadas las condiciones actuales, registrar a los recién nacidos en Venezuela supone un problema para los padres que huyeron del régimen y dejarlos sin registrar los convierte en apátridas cuya situación legal es completamente incierta.

Los niños sin nacionalidad se enfrentan a vivir sin los derechos y protección que el Estado les debería garantizar. Al crecer, no podrán desplazarse a otros territorios pues no contarán con pasaporte, no podrán votar, se les dificultará encontrar trabajos estables y el acceso a la educación, así como a los servicios de salud se les podría negar.

La crisis venezolana podría traer aún más impactos negativos y quienes terminarán afectados son los hijos de los ciudadanos que salieron en busca de un mejor futuro. ¿Qué pasa con estos bebés? ¿Se puede registrar a estos bebés como ciudadanos de las naciones en las que nacen? ¿Qué deberían hacer las naciones latinoamericanas?

En LatinAmerican Post creemos que el bienestar de un niño debe estar por encima de cualquier conflicto político, económico, cultural o religioso. Por lo que los hijos de los ciudadanos venezolanos deben ser protegidos y atendidos por el Estado en el que se encuentran. En primera instancia, estos bebés deben ser ingresados al sistema de salud del país donde nacieron y así garantizar su atención. Por otro lado, se debe legalizar la situación de los progenitores de forma que los hijos gocen y sean amparados por las disposiciones legales.

Lea también: Latinoamérica debe entrar en la carrera por la tecnología 5G 

Solo en Colombia, de acuerdo con las declaraciones de Angelina Jolie en su visita la nación cafetera, hay 20 mil niños sin nacionalidad. El problema es que en el país no se reconocen los bebés como ciudadanos solo por nacimiento. Además, la ruptura de relaciones entre los dos países entorpece que los consulados funcionen normalmente. El éxodo venezolano no solo ha desplazado millones de ciudadanos sino que también está generando apátridas, un fenómeno que debe ser abordado pronta y efectivamente.

La nacionalización depende enteramente del Estado, pues es él quien decide si una persona es ciudadano o no. Usualmente, para definir esta situación se tiene en cuenta la relación que tiene el individuo con el país; por ejemplo, ascendencia, nacimiento o residencia. Es por esto que LatinAmerican Post hace un llamado a las naciones y Estados latinoamericanos para que establezca políticas públicas para proteger a estos infantes, especialmente asegurando la atención médica en la primera infancia. El llamado lo hacemos principalmente porque los apátridas son uno de los resultados menos conocidos del éxodo venezolano, pero que está creando un limbo migratorio que podría emporar con el paso del tiempo.

La crisis no puede seguir creciendo y dejando víctimas y desplazados. Los Estados de la región deben comprometerse a garantizar el bienestar y la salud de los niños nacidos durante la crisis. Nosotros exhortamos a los Estados a tomar la decisión de proteger a estos individuos, especialmente bajo este marco de crisis política y económica.

 

LatinAmerican Post | Equipo Editorial 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…