fbpx

Haití: nuevas manifestaciones en contra de Jovenel Moïse

Escucha este artículo


 Por segunda vez en el año, la población haitiana se toma las calles para demandar la dimisión del presidente Jovenel Moïse

Presidente Jovenel Moïse, de fondo las protestas de manifestantes haitianos

La situación política en Haití no se recupera desde las manifestaciones masivas que se llevaron a cabo en febrero, que paralizaron durante dos semanas el país. En ese momento, la principal petición del pueblo era la dimisión del actual presidente Jovenel Moïse después de que en enero se publicará un reporte con el estado de la economía y el incremento de la presión sobre el caso de Petro Caribe. 

Read in english: Haiti: new manifestations against Jovenel Moïse

El 9 de junio, cuatro meses después, personas pertenecientes a todo tipo de sectores, desde estudiantes y profesores hasta comerciantes y líderes de organizaciones, se volvieron a tomar las calles en Jacmel y Puerto Príncipe. En esta ocasión, vestidos en su mayoría de blanco, con pancartas y ramas de árboles, pedían la arrestación de los involucrados en los fondos robados de Petrocaribe, mejores condiciones y, especialmente, la renuncia de Moïse, según Le Nouvelliste. Esto último es una consecuencia de un reporte de 600 páginas hecho público a finales de mayo por la Corte Suprema de Auditores sobre los fondos usados de Petrocaribe.  

Dentro de las empresas que recibieron dinero se encuentra Agritrans, empresa de la cual Moïse fue presidente hasta el 2015 cuando anunció su candidatura, la cual recibió 33 millones de gourdes, alrededor de USD $700 000 para la construcción de dos vías. No hace falta decir, primero, que la empresa era una bananera y, segundo, que las vías nunca vieron la luz. 

Como afirmó Colo Mixony, una de las líderes de la manifestación, el día de la movilización: “Implementamos todo para que esta manifestación sea organizada pacíficamente hoy en las calles de Jacmel”, por lo que se esperaba una jornada tranquila. Sin embargo, al final del día, la violencia entre la policía y los manifestantes resultó en la muerte de dos personas y al menos cinco heridos, como informó France 24. 

Bernard, un manifestante de 56 años, mientras veía a unos jóvenes arrojar piedras a un pequeño comercio, afirmó para la cadena francesa que “Ya no podemos ser pacíficos. Mire: este poder nos mata cada vez que nos manifestamos. Y cada día, no tenemos suficiente dinero para comer, entonces todos morimos lentamente. Este presidente ya no tiene la moral para gobernarnos”. Así, no solo es la respuesta agresiva por parte de la policía, sino también el límite al que ha sido llevada la población lo que propicia las reacciones violentas. 

Puede interesarle: Haití: marchas masivas en contra del presidente Jovenel Moïse 

Al día siguiente las movilizaciones siguieron y hasta la fecha de redacción de este artículo la gente sigue en la calle demandando sus derechos, pero no en una gran manifestación general, sino en grupos más pequeños en distintas ciudades.  

El 12 de junio de Moïse dio una declaración al respecto de las acusaciones sobre él en medio del discurso de conmemoración de la Academía de Policía. “Su presidente, aquel por el que votaron, no está envuelto en casos de corrupción. Su presidente nunca estuvo en la corrupción. (…) Las personas que gestionaron o usaron mal el dinero del gobierno tendrán que comparecer ante la justicia en un proceso que sea justo, balanceado y sin ninguna persecución política y sin sesgo”, recogió del discurso el Miami Herald . Sin embargo, la población ya perdió la confianza en él y sigue pidiendo su dimisión. 

¿Qué ha dicho la comunidad internacional? 

Aunque no ha habido muchos pronunciamentos oficiales, unos de los más notables han sido el de embajador de Canadá, André Frenette, y el de la OEA, que se han puesto de lado de un diálogo entre los opositores y el Gobierno. En cuanto al primero, el embajador declaró que “Urgimos a los polítcos, al sector privado, a los representantes de la sociedad civil a que escuchen este llamado de la gente y trabajen juntos hacia un diálogo constructivo e inclusivo, abierto a todos los puntos de vista, para desarrollar soluciones sostenibles a los retos a los que se enfrenta la población”, informó France 24. 

Asimismo, la OEA envió al embajador americano de la organización, Carlos Trujillo, para que se reuniera con Moïse, todo esto después de que finalmente el ministro de relaciones exteriores, Bochitt Edmond, la solicitara. El 19 de junio Trujillo llegó a Haití con su delegación y se reunió durante cinco con Moïse en la casa presidencial. A la salida, en información recogida por el Miami Herald, un oficial de la organización declaró lo siguiente: por un lado, dirigiéndose a los manifestantes, recalcó que “Siempre apoyaremos el dominio de la ley. Si no les gusta Moïse, la solución es vencerlo en la urna electoral. No le vamos a pedir que renuncie”; por el otro lado, ahora hablándole al presidente, afirmó “Usted tiene que gobernar y en este momento no gobernando”. En otras palabras, mantuvo una posición neutra que no aportó mucho a la solución del problema. 

Al respecto de la reunión, Moïse afirmó en Twitter que “Me encontré con la delegación de la OEA [para discutir] sobre la crisis actual. La reunión se centró igualmente sobre los problemas de seguridad y de precariedad del país. Sigo convencido que el diálogo es el único triunfo”. 

En contraparte, el grupo radical opositor Nou Pap Domi afirmo sobre lo dicho por la OEA, en declaraciones recogidas por el Miami Herald, que “Esto muestra la voluntad de la OEA de imponer una solución sin escuchar las demandas populares de la población (…) pero nosotros en Nou Pap Domi estamos comprometidos en encontrar una solución para Haití con los haitianos” 

 

LatinAmerican Post | Juan Gabriel Bocanegra

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…