fbpx

¿Por qué el fútbol europeo domina los Mundiales FIFA y deja a América estancada?

Escucha este artículo


La Conmebol, otrora ganadora de las categorías mayores y juvenil con sus selecciones, ha visto como el viejo continente ha ganado los últimos mundiales

¿Por qué el fútbol europeo domina los Mundiales FIFA y deja a América estancada?

El fútbol sudamericano se encuentra en una de los peores momentos de su historia, pues, en cuanto a cifras, la Conmebol ha dado a Europa el título del mejor fútbol del mundo. Los equipos sudamericanos supieron por décadas cubrir las carencias económicas y de infraestructura con un fútbol espectacular que les dio buenos resultados; los cinco títulos de Brasil en Copa del Mundo son una clara muestra. El siglo XXI ha sido distinto, Europa se ha llevado todo en las últimas cuatro ediciones en selecciones mayores y en Sub-20, algo que no pasa desapercibido para el mundo.

Read in english: Why does European soccer dominate the FIFA World Cups and leave America behind?

¿El fin de una era?

En 2002, Brasil fue campeón en Corea-Japón, todavía en la era de Roberto Carlos, Rivaldo y Ronaldo. Un año después, el país alzó el trofeo de campeones Sub-17 en Finlandia. A partir de allí, inició una pésima racha en mayores para las selecciones de Conmebol. En Qatar 2022, se cumplirán 20 años de aquel gallardete y no se ha vuelto a ganar. Mientras tanto, en el otro lado del mar, Italia (Alemania 2006), España (Sudáfrica 2010), Alemania (Brasil 2014) y Francia (Rusia 2018) se coronaron en los siguientes mundiales. 

En 2006, Sudamérica no llegó ni a semifinales, todo fue para los europeos quienes se alzaron con el título en manos de Italia. El 2010 ofreció una sede 'neutral' que finalmente España aprovechó para obtener su primera estrella; en esa ocasión, sólo un sólido Uruguay logró entrar a semifinales.

En 2014, el torneo volvió a Sudamérica, pero fue un auténtico desastre deportivo para la Conmebol, ya que el pentacampeón del mundo y la 'Albiceleste' de Lionel Messi terminaron humillados por Alemania, digna campeona. La cereza en el pastel fue Rusia 2018, donde los sudamericanos nuevamente quedaron fuera de las semifinales, lo que dio paso libre al segundo título francés.

El New York Times resalta este hecho. En cinco ocasiones, los cuatro mejores equipos de un mundial han sido europeos: 1934, 1966, 1982, 2006 y 2018, todos jugados en suelo europeo. Por parte de Sudamérica, nunca se ha dado este fenómeno en que los cuatro mejores sean de la Conmebol, aunque también hay que decir que están en desventajha en número de participantes: de la Conmebol acuden 5 o 6, mientras que por Europa son 13.

¿Qué pasó con los Sub20?

En Polonia 2019, se acaba de sellar el primer título de Ucrania en esta categoría. La FIFA destaca el logro de los europeos con un 3-1 sobre los coreanos. Con este resultado, se suman cuatro torneos consecutivos con campeones de la UEFA: Francia (2013), Serbia (2015), Inglaterra (2017) y Ucrania (2019). Para la Conmebol, han sido tres subcampeonatos y un tercer lugar en 2019 logrado por Ecuador. El último título en Sub-20 es de Brasil y fue logrado en 2011. 

También puedes leer: Estos son los favoritos para ganar el Balón de Oro 2019

El porqué del dominio europeo

El dominio europeo se extiende desde la Copa del Mundo mayor, Sub-20 y Sub-17 hasta el Mundial de clubes. Lo correcto sería preguntar qué está haciendo bien Europa para lograr y sostener su dominio sobre la Conmebol. La UEFA tiene tres de los torneos más exitosos en el mundo: la UEFA League, la Champions League y la Eurocopa. Su éxito no es sólo económico, sino también deportivo. Eso se lo debe en gran medida al fútbol de Sudamérica de donde importa a gran parte de sus estrellas, como Lionel Messi, quien en su selección de mayores ha sumado más fracasos que éxitos. 

El New York Times destaca que Argentina, Uruguay y Brasil son los tres mayores exportadores de futbolistas, mientras que Europa es uno de sus mayores mercados y la razón por la que las ligas de estos países no pueden retener a sus mayores promesas, pues ellos buscan migrar hacia Europa o, en otros casos, a las ligas de México y Estados Unidos. En pocas palabras, buena parte del nivel del fútbol europeo se sostiene con jugadores sudamericanos.

El diario estadounidense hace mención de uno de los mayores problemas de la Conmebol: la corrupción. La dirección del fútbol de Sudamérica ha estado manchada por los casos de corrupción. Tan sólo en Brasil sobresalen los nombres de José Maria Marin, Marco Polo del Nero, João Havelange y Ricardo Teixeira, todos con acusaciones de corrupción y lavado de dinero. Los casos de Julio Grondona en Argentina y Eugenio Figueredo en Uruguay no son menos escandalosos.

Brasil y Argentina han sido históricamente de las mayores economías de Sudamérica y simultaneamente potencias futbolísticas. Lo que ocurra en estos países afecta a la dinámica del subcontinente, ya que de ser grandes selecciones y clubes se han convertido en proveedores de talento a Europa, Norteamérica y ahora también Asia.

El manejo de las federaciones y de las selecciones es menos eficiente, no son pocas las veces que Messi ha sido señalado como alguien con el poder de vetar o aprobar a técnicos y compañeros de equipo. Roberto Ayala, del cuerpo técnico de la selección argentina afirmó a El País que se ha terminado la era de diseñar equipos para Messi.

La Conmebol ha hecho notorios cambios, ajustando sus calendarios con Europa y terminando con las finales a dos partidos como en la UEFA. Sus planes han modificado los derechos de televisión para buscar los mayores rendimientos de su historia; hasta en la dirigencia los rostros principales han cambiado. Parecerse más a Europa es la apuesta de Sudamérica, 2022 y 2026 serán la prueba de si el plan funcionará.

 

LatinAmerican Post | Luis Ángel Hernandez

Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…