fbpx

El trago amargo que deja la cosecha de café en Centro América

Escucha este artículo

 

"Mi esposo tuvo que emigrar debido a una deuda porque el café ni siquiera produce ganancias para comprar comida", dijo Carmen Andino.

Recolectores de café

Hacia finales de 2018, el cafetero hondureño Mario López le pagó a un coyote para que lo llevara a los Estados Unidos en un intento por escapar de la ruina económica que vivía en su casa.

Read in english: Coffee slump reaps bitter harvest for Central American migrants

A mediados de noviembre, el productor de café y su hija de 12 años emprendieron un peligroso viaje de 35 días por México, luego de que un colapso en los precios internacionales del café destruyera el negocio al que había dedicado su vida, dijo su esposa a Reuters.

"Mi esposo tuvo que emigrar debido a una deuda, porque el café ni siquiera produce ganancias para comprar comida aquí", dijo Carmen Andino en la puerta de su casa, en un modesto edificio de adobe en La Colonia.

Poco antes de Navidad, López y su hija entraron a los Estados Unidos.

Desde entonces, él ha enviado dinero a su esposa y tres hijos que se quedaron en La Colonia, una ciudad rural en el centro de Honduras dominada por el cultivo de café, la principal exportación agrícola del país.

"Con los precios como están, no hay nada que hacer", agregó, mirando las plantaciones que una vez apoyaron a la familia, ahora abandonadas porque no se pueden mantener.

En mayo, los precios internacionales del café alcanzaron sus niveles más bajos en 13 años, debido en gran parte a la creciente producción en Brasil y Vietnam, aunque desde entonces los precios han recuperado algunas de esas pérdidas.

La historia de López es típica entre las docenas de cultivadores de café arábica, con los que Reuters habló en toda Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, que han aumentado el número de inmigrantes que intentan ingresar a los Estados Unidos y han avivado la ira del presidente estadounidense, Donald Trump.

En los primeros ocho meses del año fiscal actual de los EE. UU., que comenzó en octubre, el número de migrantes detenidos o rechazados en la frontera entre los EE.UU. y México superó los 570,000, más que el total de todo el año anterior.

La gran mayoría de esos migrantes eran de América Central.

La región representa el 10% de la producción mundial de arábica, un grano de café de alta calidad que se utiliza para preparar espresso y mezclas gourmet. El negocio del café vale alrededor del 5% por ciento del producto interno bruto en Honduras.

Los funcionarios aún están evaluando el impacto del fenómeno, que está afectando a una industria que emplea a cientos de miles de personas en algunas de las naciones más pobres de las Américas.

Lea también: Libra: así son los planes de Facebook para introducir una criptomoneda

VIAJE PELIGROSO

"No hemos podido vender café este año. No es rentable para nadie trabajar en el café", lamentó David Ramírez, de 55 años, un productor de café en Camotan, en el sureste de Guatemala, una de las principales zonas productoras de café del país.

A principios de 2019, Ramírez dijo que le pagó a un coyote $2,600 dólares para que se llevara a su hijo menor, Delmi, de 17 años, a los Estados Unidos porque no podía encontrar trabajo en Guatemala.

"Debido a la crisis del café no tenemos dinero, en parte debido a que mi hija Delmi se fue. Pero ella murió allí, se enfermó en los Estados Unidos", dijo Ramírez en su casa de ladrillos, rodeada de plantas de café.

El agricultor, que ahora está cultivando maíz para pagar sus deudas, dijo que varios vecinos habían ido a Estados Unidos en busca de un futuro mejor. Pero la mayoría, dijo, había enviado a sus hijos hacia el norte y se quedaron para trabajar la tierra, esperando que los precios del café se recuperaran.

En Honduras, el gobierno está elaborando un plan para proporcionar financiamiento y nueva maquinaria para los productores de café, pero la industria dice que ese plan podría endeudarlos.

"Lo que el agricultor necesita es fertilizar su plantación y el dinero para alimentar a su familia", dijo Dagoberto Suazo, vicepresidente de la asociación hondureña de café IHCAFE.

El café ha sido durante mucho tiempo un pilar del desarrollo económico y social en las áreas pobres entre el sur de México y Panamá, conocido como el "Corredor Seco", una franja de tierra que ha sido presa de sequías perjudiciales en los últimos años.

Casi la mitad de las áreas de producción de café en el corredor han estado bajo cultivo por más de 25 años, haciéndolos "envejecer" bajo los términos de los cultivadores. Eso ha provocado llamadas de las asociaciones nacionales de productores de café para asegurar nuevas parcelas.

Pero las luchas a las que se enfrentan los productores de hoy están afectando a sus descendientes.

"Los niños ya no quieren dedicar sus vidas al café", dijo Luisa Fernanda Correa, gerente general de Anacafe, la asociación que representa a los productores de café de Guatemala.

"Si los niños ven que sus padres no están teniendo éxito, el negocio no les interesa", dijo. "Prefieren buscar trabajo en otras industrias".

 

 

Reuters | Gustavo Palencia y Sofía Menchu
Translated from "
Coffee slump reaps bitter harvest for Central American migrants"

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…