fbpx

Toallitas para bebés, tiendas de campaña y jets privados: los festivales prometen ser ecológicos

Escucha este artículo


Anualmente se recicla menos de un tercio de las 23,500 toneladas de residuos producidos por los 3 millones de asistentes a los festivales de música de Gran Bretaña

Woman during the Glastonbury Festival in Somerset

A medida que aumentan las inquietudes sobre el cambio climático, un número creciente de festivales están mejorando sus eco-credenciales con iniciativas que abordan todo, desde desechos plásticos y carpas abandonadas hasta el transporte con baja producción de carbono y el vegetarianismo.

Read in english: Baby wipes, tents and private jets: festivals vow to go green

Glastonbury, el festival greenfield más grande del mundo que se inauguró el miércoles 26 de junio en el suroeste de Inglaterra, prohibió las botellas de plástico por primera vez este año para evitar que más de 1 millón de botellas ingresen al vertedero.

"Siempre intentamos hacer que el Festival de Glastonbury sea más sostenible y estamos trabajando muy duro para reducir nuestra huella de carbono", dijo Emily Eavis, cuya granja lechera familiar ha sido sede del evento desde 1970, a la que asistieron esta semana unas 135,000 personas.

"Me gustaría pensar que gracias a Sir David Attenborough, y a sorprendentes activistas ambientales como Greta Thunberg y el grupo de Extinción Rebelión, hay una creciente conciencia acerca de cómo debemos tratar a nuestro planeta".

La serie de televisión del naturalista británico Attenborough, las huelgas escolares de la adolescente sueca Thunberg y la desobediencia civil de la Extinción Rebelión del Reino Unido han hecho que muchos jóvenes asistentes a los festivales sean más conscientes de cuánto consumen y tiran.

De acuerdo con una estimación de 2015 de Powerful Thinking, una iniciativa para reducir la huella ambiental y de carbono de los festivales, se recicla menos de un tercio de las 23,500 toneladas de residuos producidas por los 3 millones de asistentes a los festivales de música de Gran Bretaña cada año.

"Ha empeorado cada año", dijo Andy Willcott, director de Critical Waste, que organiza la recolección de basura en los festivales británicos y recolecta de dos a tres toneladas de basura en el sitio de 900 acres de Glastonbury cada año.

"Los campos para acampar están llenos de tiendas viejas y cosas que la gente deja tiradas", dijo. "Luego tienes tu basura general: cosas que la gente ha estado comiendo y empacando, toallitas para bebés y todo ese tipo de cosas horribles".

Aproximadamente 250,000 tiendas de campaña se tiran en festivales cada año solo en Gran Bretaña, dijo la Asociación de Festivales Independientes, la mayoría de los cuales terminan en vertederos y generan una gran cantidad de residuos plásticos.

También lea: En los suburbios chilenos florece el reciclaje

CAMBIO

Los organizadores del evento están adoptando medidas cada vez más estrictas para reducir los residuos y las emisiones de carbono.

El promotor global de música LiveNation anunció que prohibiría el uso de plástico de un solo uso a partir de 2021 en todos sus eventos, incluyendo Lollapalooza de Chicago y Bonnaroo de Tennessee en los Estados Unidos y los festivales británico de Reading y Leeds.

Otros están dando pasos más inusuales. El festival de Shambala, ideal para familias, de Inglaterra, dijo en su sitio web que prohibió todas las carnes y pescados en puestos de comida en 2016 para alentar a las personas a probar cosas nuevas y pensar en cambiar sus dietas.

Mientras tanto, el festival Boom en Portugal, que se ha visto afectado por la sequía y los incendios forestales, limita los tiempos de disponibilidad de agua para reducir el uso y ha construido un sistema de tratamiento de agua que utiliza plantas para limpiar las aguas residuales de restaurantes y duchas.

El interés en la sostenibilidad entre los organizadores del festival se ha "disparado" en los últimos meses, dijo Claire O'Neill, de la organización sin fines de lucro A Greener Festival (Un festival más verde), que evalúa los festivales sobre su desempeño ambiental.

"Anteriormente ... si se ponía difícil o si había presiones sobre el presupuesto, a menudo sería lo primero en llegar al final de la lista o ser postergado hasta el próximo año", dijo. "Ahora vemos que se están retirando muchos de los obstáculos".

Los festivales también tienen como objetivo convencer a los juerguistas para que vayan en bicicleta, tomen trenes o compartan autos para llegar al evento y tengan conversaciones sobre el cambio climático como parte del entretenimiento para alentar a los asistentes a los festivales a cambiar sus hábitos cuando regresen a casa.

Lea también: Energía solar al servicio del transporte bogotano

¿De verdad son campañas verdes?

Pero algunos han expresado su preocupación por el "la campaña verde" del festival, argumentando que los proyectos pueden ser poco más que un ejercicio de marca.

"Existe el peligro de que estas iniciativas aborden los problemas más visibles", dijo Glen Dowell, experto en sustentabilidad corporativa en la Universidad de Cornell en los Estados Unidos.

La promoción de iniciativas ecológicas potencialmente superficiales puede considerarse un buen marketing, dirigido a un público joven que a menudo está preocupado por el cambio climático y "no quiere sentir que ir a un festival entra en conflicto con sus valores fundamentales", dijo.

"El peligro es que cuando los asistentes al festival ven la marca alrededor de este 'ecologización del festival', pueden sentir que se han abordado los problemas cuando tal vez es solo una pequeña parte de lo que se ha tratado, y creen que podemos relajarnos", dijo.

George Zifkos, economista de la Universidad británica de Leeds, destacó que algunos festivales se venden a sí mismos como sostenibles, al tiempo que ofrecen a los visitantes la oportunidad de ganar un nuevo automóvil de gasolina o la reserva de artistas que viajan en un avión privado.

Pero Chris Spinato de Reverb, una organización sin ánimo de lucro que trabaja en Estados Unidos para reducir la huella de la industria musical, dijo que los festivales realmente quieren reducir las emisiones, y arriesgarse a una reacción violenta por el uso cínico de esquemas ecológicos para obtener capital cultural.

"Creo que los detectores de mierda de la gente se han vuelto más y más fuertes", dijo.

"Cuando comienzan a ver ese ecologismo falso, ese esfuerzo superficial hacia la sostenibilidad, lo saben y no se verá bien para las personas que están haciendo eso".

 

 

Reuters | Sonia Elks
Translated from "Baby wipes, tents and private jets: festivals vow to go green"

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…