fbpx

Las nuevas dificultades de la Copa América 2020

Las recientes acusaciones de la AFA a la Conmebol podrían dar un giro a la organización del torneo, que por conveniencia tendría dos sedes

Balón de fútbol en el campo de un estadio

LatinAmerican Post | Jorge Ovalle

Escucha este artículo

 

Cuando se anunció por primera vez la candidatura conjunta de Colombia y Argentina para la organización del torneo sudamericano en 2020, las reacciones no se hicieron esperar. Una candidatura de dos países no es algo que sea nuevo dentro del mundo fútbol, pues ya se vio en ediciones como el mundial de Corea-Japón 2002. Sin embargo, esta es la primera vez que se prueba en la Copa América y, por eso, las opiniones a favor y en contra estuvieron muy divididas a lo largo de la primera parte del 2019.

Read in english: Some problems in the way towards the Copa América 2020

¿Por qué se recurre a esta alternativa?

De acuerdo con El Comercio, en abril ya se habían vendido cerca del 54 % de las entradas para la Copa América de este año. Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, aseguró que el número de entradas vendidas en todo el torneo ascendió a un poco más de 800.000, de un millón que estaban disponibles. No obstante, la imagen fue otra: estadios con muchos vacíos, poca asistencia y escenarios en mal estado.

A pesar de todo esto, Hugo Figueredo, director de competiciones de la Conmebol, aseguró que esta edición de la Copa América sentó las bases para el futuro del torneo y que podría llegar a ser la mejor de la historia en cuanto a organización y planeación. Sus ganancias redondearon los 170 millones de reales (cerca de 45 millones de dólares), según las cifras entregadas por la Conmebol respecto a las ganancias por la asistencia.

Las repercusiones salieron incluso de Brasil, pues según Blanca Chávez, presidente de la Asociación Peruana de Hoteles, Restaurantes y Afines (Ahora), las ganancias en los establecimientos peruanos aumentaron cerca de un 30% debido a la sorpresiva buena actuación de la selección peruana y su llegada a la final del torneo.

Creciente desconfianza entre las partes

La Asociación de Fútbol Argentino (AFA) no está de acuerdo y lo ha manifestado claramente en los últimos días. La polémica que se desató en la semifinal Brasil - Argentina, que se acentuó en el partido por el tercer puesto Argentina - Chile, hizo que las protestas propias de un campo de juego y de los roces comunes entre los jugadores llegara a afectar el fúturo mismo de la competición.

Días después de los incidentes, la misma AFA publicó en su página web dos comunicados a la Conmebol, uno en relación a dos jugadas puntuales de la semifinal y otro en relación a posibles intervenciones y malfuncionamientos en el VAR y la comunicación entre los árbitros. Detrás de esta, se encontraba, según la AFA, el servicio de inteligencia del presidente brasileño Jair Bolsonaro. Por supuesto, unas declaraciones de este nivel, sumadas a la denuncia de corrupción al interior de la Conmebol hechas por Lionel Messi han puesto en tela de juicio no solo la presente edición del torneo, sino también la capacidad de las partes para hacer negocios.

El periodista deportivo argentino, Martín Liberman, hablando para Fox Sports, afirmó que no tendría sentido para Argentina y para la AFA seguir siendo sede de un torneo donde su máxima institución es, según ellos, responsable de corrupción. De acuerdo a Liberman, la posición de la Conmebol es esperar a que Argentina se retire y deje a Colombia como única sede del torneo. Si nos basamos en las últimas determinaciones, esta decisión podría no estar tan alejada de la realidad.

¿Cuánto cuesta un torneo con dos sedes?

En un primer momento, es necesario tener en mente que el desarrollo y logística de la Copa América 2020 sería más costoso para el grupo de la zona sur —que comprende Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay y Argentina y uno de los dos invitados especiales— que para la zona norte. Otra razón que inclina la balanza a favor de Colombia. No obstante, las implicaciones económicas para Colombia pueden ser muy fuertes y escapar a su control.

Lea también: ¿Por qué la Copa América 2020 será más costosa en Argentina que en Colombia? 

Primero, se han ofrecido cuatro ciudades tentativas como sedes: Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, esta última como sede de la final. ¿Están preparadas estas ciudades para hospedar, no solo el volumen de aficionados que acudirían, sino todo el torneo completo? Y si no lo están, ¿qué otras ciudades colombianas están en condiciones de sumarse a la lista de sedes? 

Más aún, ¿está Colombia en la capacidad de albergar la totalidad de un torneo que cada vez se plantea más ambicioso? Ya se había comentado los beneficios de sedes compartidas, a pesar de las opiniones en contra, como dificultad de traslado o una baja en la boletería. La cooperación internacional y la inversión conjunta, en lugar de una inversión individual que deja más deudas que ganancias, se veían como prospectos más acordes al tamaño de los torneos que hoy se quieren ejecutar.

Las nuevas tecnologías, el nuevo reto para la economía deportiva

El último factor con el que la Copa América 2020 debe luchar, y con el que debe tener mucho cuidado, es la inclusión de plataformas de streaming deportivo al torneo y que, sin lugar a dudas, bajarán las ganancias para los canales de transmisión por TV. Facebook Watch llegó este año a un acuerdo con la Conmebol, con el que aumenta, según la misma federación aseguró en su portal web, las posibilidades de llegar a más espectadores en más lugares del mundo. DAZN, el 'Netflix de los deportes' como es conocido, también podría entrar a jugar un papel importante.

Por eso, el papel que tome tanto el organizador del torneo como los canales aliados, locales y extranjeros es fundamental para que las federaciones y el torneo mismo se vean beneficiados económicamente por transmitir sus partidos a miles de personas más alrededor del mundo, en lugar de entrar en una guerra de compañías, como se ha visto hasta ahora.

Por ahora, lo único que queda por hacer es esperar, tal y como dijo Ramón Jesurún, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, pues aún el torneo está repartido en dos sedes y sigue siendo un experimento para el futuro. 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…