fbpx

¿Estás amantando? 5 consejos para facilitar tu vida en el gimnasio

Es posible que ya tengas la autorización de tu médico para comenzar a hacer ejercicio nuevamente, después de haber dado a luz a tu bebé.

Woman lifting weights in the gym.

Woman lifting weights in the gym. Reference Image / Pexels

LatinAmerican Post | Melissa Letellier

Escucha este artículo


Read in english: Are you breastfeeding? 5 tips for making your life easier at the gym

Si has estado amamantando, puede que te surjan preguntas sobre cómo el ejercicio puede afectar la producción y la calidad de la leche materna, entre otras dudas. Personalmente, he escuchado tantos mitos en torno a esto, por lo que quería no solo reventar esos mitos sino también darte 5 consejos para amamantar con éxito mientras vuelves a ponerte en forma.

Este mes es mundialmente conocido en el mundo de la maternidad como el Mes Mundial de la Lactancia Materna. Su objetivo es crear conciencia y empoderar a las madres lactantes que desean amamantar. Yo misma soy una madre que amamanta y, aunque no siempre es fácil, ¡definitivamente ha valido la pena! Algunos de esos obstáculos en realidad se deben a mi deseo de hacer ejercicio, pero antes de compartir consejos sobre la lactancia materna y el ejercicio, quería acabar con dos mitos principales sobre el tema.

Mito número 1: si amamantas, no puedes hacer ejercicio porque disminuirá tu suministro de leche y no podrás producir suficiente leche para tu bebé. Esto no es enteramente verdad. Las madres que amamantan requieren calorías adicionales de los alimentos integrales porque por cada onza de leche materna producida requieren que el cuerpo use 20 calorías para obtener energía. Cuando haces ejercicio, quemas calorías. Entonces, ¿qué sucede si no comes lo suficiente para mantener la energía para la producción de leche y el ejercicio? Tu cuerpo no puede seguir el ritmo de la producción en fábrica. Para mantener tu suministro de leche, es importante reemplazar las calorías que has quemado con calorías provenientes de grasas saludables, carbohidratos complejos y fuentes de proteínas de alta calidad.

Mito número 2: el ejercicio cambiará el sabor de la leche de una manera que a tu bebé no le gustará. Este mito tampoco es del todo cierto. El ejercicio intenso en el nivel elite es lo que creará un sabor agrio en la leche que a algunos bebés no les gustará, mientras que a otros no les importará en absoluto. Sin embargo, para la madre promedio, nuestras sesiones de entrenamiento no alcanzan esos niveles de intensidad, por lo que el sabor de nuestra leche probablemente no cambiará. Si deseas permanecer en el lado seguro, siempre puedes extraer a mano, bombear o alimentar a tu bebé antes de salir al gimnasio.

Lea también: 10 consejos para comenzar tu embarazo en forma

5 consejos para hacerte la vida más fácil en el gimnasio mientras estás amamantando

Como kinesióloga, conocía la información del ejercicio durante el embarazo y la lactancia, pero solo por lo que enseñaban la literatura y los libros de texto. Experimentar ambos fue un juego de pelota completamente diferente. Por lo tanto, te doy estos consejos que pueden ayudarte a volver al gimnasio.

Al fin y al cabo, los libros de texto no te preparan sobre lo incómodo que es hacer ejercicio de alto impacto durante la lactancia, con senos que probablemente hayan duplicado su tamaño y siempre estén llenos de leche.

1) Para mi primer consejo a cualquier madre que se esté embarcando en su viaje de acondicionamiento físico posparto y esté amamantando: ¡haz tu trabajo lo más rápido posible una vez que tu bebé (o tu bomba) hayan vaciado tus senos! Cuanto más esperes, más llenos se volverán.

2. Usa un sostén que te sostenga por completo. Alguno que sea aún más de apoyo que el sostén deportivo que usabas antes del embarazo. Personalmente, he tenido que usar dos sostenes deportivos cada vez que quiero hacer ejercicio. Al principio es incómodo, ¡pero funciona muy bien para mí!

3. Si un ejercicio se siente incómodo debido a tus senos, ¡sáltatelo! El hecho de que el resto de tu cuerpo pueda manejarlo, ¡no significa que también necesites forzar tus senos!

4. Comienza con ejercicios de bajo impacto y aumenta gradualmente hasta ejercicios de mayor impacto para ver cómo responden tus senos. Por responder quiero decir que algunas mujeres tolerarán los ejercicios de alto impacto mientras amamantan mejor que otras. Para mí personalmente, no estoy segura de si es porque soy una gran proveedora de leche, ¡pero no los tolero en absoluto! Si requiere saltos o cambios rápidos de dirección, ¡es muy incómodo para mí y no los tolero para nada!

5. ¡Mantente hidratado! Si bien beber más agua no aumenta nuestra producción de leche, ¡no beber suficiente agua disminuye! Asegurarse de reponer el agua que pierde a través del sudor es muy importante durante la lactancia.

Por último, si eres una madre que está amamantando y estás leyendo esto, ¡vas muy bien! No es que las madres que no amamantan tampoco lo estén, pero como madre que amamanta, sé que puede ser difícil cuando son solo tú y el bebé por la noche mientras ves a tu pareja dormir tranquilamente. Puede ser difícil cuando tu vejiga se llena o cuando tienes hambre, pero estás en medio de alimentar a tu bebé. Entonces, a la madre que amamanta: te veo, veo tus sacrificios, ¡y estás haciendo un trabajo increíble! ¡Sigue así y recuerda que es nuestro trabajo normalizar la lactancia materna en todo el mundo!

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…