fbpx

Sin país y sin trabajo: los refugiados se desesperan al ritmo de las reformas de Malasia

De pie junto a la cama del hospital de su hija, los ojos del afgano Lutfullah Ahmad Hussain se llenaron de lágrimas mientras pedía que se salvara su vida, solo uno de los miles de refugiados en Malasia que viven en una desesperación creciente.

Children walking in a refugee camp

Children walking in a refugee camp. Reference image / Pixabay

Reuters | Beh Lih Yi

Escucha este artículo


Read in english: No country and no work: refugees despair at slow pace of Malaysia's reforms

El padre de 38 años está entre los 175,000 refugiados en Malasia, donde un nuevo gobierno llegó al poder hace un año prometiendo reformas para proteger a los refugiados, que se consideran inmigrantes ilegales, y permitirles trabajar.

Pero con el progreso lento y sin los medios básicos para mantener su sustento, los refugiados como Ahmad Hussain están perdiendo cualquier esperanza de una vida mejor.

"No tengo trabajo, no tengo país, nada. Mi esposa sigue llorando", dijo el padre de tres hijos, que huyó de la violencia en Kabul en 2017 con su familia.

Su hija Mahdya, de dos años, está luchando contra la leucemia y necesita un trasplante de células madre, pero sin trabajo, hay pocas posibilidades de que pueda pagar el costo de 250,000 ringgit ($ 60,000)*.

Los médicos creen que la niña tendrá un mejor acceso a la atención médica en Australia, pero la familia no sabe cuándo podrán reasentarse allí.

"Estoy muy confundido, muy cansado. ¿Qué puedo hacer? No lo sé", dijo a la Fundación Thomson Reuters en un hospital en las afueras de la capital de Malasia, Kuala Lumpur.

Mientras hablaba, a veces ahogado por la emoción, Mahdya levantó la vista inocentemente desde su cama, cepillando el cabello de su muñeca favorita, sus pequeños dedos magullados por pinchazos de aguja.

Historias como las de Ahmad Hussain son comunes entre los refugiados de Malasia, donde años de espera sin derechos básicos están causando problemas de salud mental y dejando a muchos recurriendo al trabajo subterráneo, donde corren el riesgo de ser abusados.

Pero la presión sobre el gobierno aumenta para cumplir sus promesas de campaña. Si bien los ministros se han pronunciado a favor de los derechos laborales, los grupos de derechos humanos dicen que el retraso está exponiendo a los refugiados a una mayor explotación.

Lea también: Demócratas afirman que "racismo" de Trump alimenta la violencia

Rohingya

Más de la mitad de la población de refugiados de Malasia son los rohingya, un grupo minoritario musulmán que enfrenta persecución en la mayoría budista de Myanmar. El resto son de países como Pakistán, Yemen y Siria.

Y aunque la agencia de refugiados de las Naciones Unidas, ACNUR, tiene presencia y procesa las solicitudes de asilo en Malasia, el país no es signatario de la Convención de la ONU sobre los Refugiados de 1951.

Por eso, los refugiados son vistos como inmigrantes ilegales en espera de reasentamiento en un tercer país, y no pueden acceder oficialmente a la educación o el empleo.

Muchos recurren a trabajos extraños como trabajadores de limpieza, camareros o trabajadores de la construcción. Activistas de derechos humanos dicen que se convierten en presa fácil para los traficantes de personas.

Algunos miran la promesa del manifiesto electoral de la coalición gobernante, la Alianza de la Esperanza, de ratificar la convención de la ONU que reconocería formalmente el estado de los refugiados.

"Todavía no hemos visto cambios tangibles", dijo Evan Jones, coordinador del programa de la Red de Derechos de los Refugiados de Asia Pacífico, un grupo de campaña regional con sede en Bangkok.

"Uno de los mayores problemas de no tener el derecho legal de trabajar es que sean explotados por sus empleadores, ya sea por pagos insuficientes, por falta de pago o si obliga a los refugiados a trabajar en trabajos sucios, peligrosos y difíciles", agregó.

En los últimos meses, varios ministros y grupos de empleadores han declarado públicamente que se debe permitir que los refugiados trabajen, pero el ministro de recursos humanos del país dijo que el gobierno aún no ha decidido.

"Creo que se les debería permitir trabajar aquí, al menos hasta que sean reasentados en terceros países", dijo el ministro M. Kulasegaran en una conferencia contra la trata a principios de este mes.

"Espero que se haga pronto", lo citaron los medios.

El Consejo de Seguridad Nacional de Malasia, una agencia gubernamental influyente, ha declarado que permitir que los refugiados trabajen es un "problema complejo", debido a preocupaciones de seguridad y salud pública.

Pero los temores de que la expansión de los derechos de los refugiados atraerá a más llegadas están equivocados, dijo el abogado Eric Paulsen, un enviado de derechos humanos designado por el gobierno que representa a Malasia en el sudeste asiático.

"La mayoría de los refugiados que huyen a Malasia se debe a la proximidad", dijo a la Fundación Thomson Reuters. "Permitirles trabajar no sería un factor de atracción", dijo.

Si bien Malasia, de mayoría musulmana, ha sido la principal voz de apoyo de Asia para los rohingya, Paulsen dijo que esos esfuerzos pueden frustrarse cuando el país no protege a sus refugiados en sus hogares.

"Tenemos que ser consistentes. No podemos, por un lado, defender sus derechos internacionalmente, pero al mismo tiempo ... maltratarlos en Malasia", dijo.

Lea también: Noruega detecta yodo radiactivo en la frontera con Rusia

Empresa social

En los últimos años han surgido una serie de empresas sociales, desde comidas hasta jabones artesanales, para darles ingresos a los refugiados.

Uno de ellos es el Centro de Costura Lady Ayaz, creado en 2016 y ahora un próspero negocio social donde una docena de mujeres refugiadas paquistaníes ganan dinero cosiendo bolsas y bolsos para marcas como la cadena de ropa japonesa Uniqlo.

La cofundadora Ansa Shakil, una refugiada paquistaní, dijo que muchas mujeres en su comunidad luchan por poner comida en la mesa o enviar a sus hijos a escuelas administradas por la comunidad porque no tienen dinero.

"Muchas veces los engañan, los golpean y no les pagan. Tienen demasiado miedo o están preocupados de que la inmigración los arreste, por lo que no se atreven a quejarse", dijo Shakil, quien huyó a Malasia en 2014 con su esposo y su hijo adolescente.

Con 10 máquinas de coser, las mujeres refugiadas en el centro pueden llevarse a casa un promedio de 500 ringgit de Malasia cada mes, un ingreso aparentemente pequeño, pero significativo, para mantenerlas en funcionamiento.

"Es difícil, pero todo lo que podemos hacer es intentarlo", dijo.

*(US $ 1 = 4,1810 ringgit)

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…