fbpx

¿Cómo y por qué el Parkinson afecta a mujeres y hombres de forma diferente?

Los científicos revisan las diferentes características clínicas, factores de riesgo, respuestas a tratamientos y mecanismos subyacentes a la fisiopatología de la enfermedad de Parkinson en mujeres y hombres en el Journal of Parkinson Disease

Elderly man holding a stress ball

Elderly man holding a stress ball. / Reference image / Pexels

EurekAlert | IOS PRESS

Escucha este artículo


Read in english: How and why does Parkinson's disease affect women and men differently?

Cada vez hay más pruebas de que la enfermedad de Parkinson (EP) afecta a mujeres y hombres de manera diferente. En esta revisión perspicaz, publicada en el Journal of Parkinson's Disease, los científicos presentan el conocimiento más reciente sobre estas diferencias relacionadas con el sexo y destacan la importancia de los estrógenos, que juegan un papel importante en las diferencias de sexo en la EP.

La EP es un trastorno lentamente progresivo que afecta el movimiento, el control muscular y el equilibrio. Es el segundo trastorno neurodegenerativo más común relacionado con la edad, que afecta a aproximadamente el 3% de la población a la edad de 65 años y hasta el 5% de las personas mayores de 85 años. El riesgo de desarrollar EP es el doble en hombres que en mujeres, pero las mujeres experimentan una progresión más rápida de la enfermedad y una tasa de supervivencia más baja.

"Cada vez es más evidente que la EP difiere en mujeres y hombres", explicó el autor principal, Fabio Blandini, MD, Director Científico de la Fundación IRCCS Mondino, Instituto Nacional de Neurología, Pavía, Italia. "Los resultados de investigaciones recientes sugieren que el sexo biológico también afecta los factores de riesgo de enfermedad y, potencialmente, los mecanismos moleculares implicados en la patogénesis de la EP".

Esta revisión examina meticulosamente los conocimientos más recientes sobre las diferencias entre mujeres y hombres con EP que incluyen:

Síntomas motores y no motores.

  • Calidad de vida
  • Factores de riesgo genéticos y ambientales.
  • Terapia farmacológica de los síntomas motores y no motores.
  • Procedimientos quirúrgicos
  • PD y esteroides
  • Impacto del sexo biológico en fisiopatología
Lea también: El consumo de cebolla y ajo puede reducir el riesgo de cáncer de mama

Investigaciones recientes han demostrado que las mujeres y los hombres tienen síntomas motores y no motores distintivos a medida que avanza su EP. Los síntomas motores surgen más tarde en las mujeres: el temblor es un síntoma común asociado con caídas recurrentes y síndromes de dolor más severos con características específicas como rigidez reducida, una mayor propensión a desarrollar inestabilidad postural y un riesgo elevado de complicaciones motoras relacionadas con la levodopa.

Por el contrario, los pacientes varones con EP muestran problemas posturales más graves y tienen peores capacidades cognitivas generales: la congelación de la marcha, la complicación motora más incapacitante de la EP, se desarrolla más tarde en los hombres; sin embargo, los hombres tienen un mayor riesgo de desarrollar camptocormia (flexión severa hacia adelante anormal del tronco al estar de pie o caminar). Un ensayo clínico en curso está evaluando la prevalencia en la EP y el impacto biológico del sexo en otras anomalías posturales, como el síndrome de Pisa (una flexión lateral reversible del tronco con tendencia a inclinarse hacia un lado), antecollis (distonía del cuello que resulta en flexión hacia adelante excesiva), escoliosis (una curvatura lateral de la columna vertebral) y deformidades relacionadas con manos y / o dedos de los pies.

Los síntomas no motores han sido objeto de un estudio de más de 950 pacientes con EP, que concluyó que los síntomas como fatiga, depresión, piernas inquietas, estreñimiento, dolor, pérdida de sabor u olfato, cambio de peso y sudoración excesiva son más comunes y graves en mujeres. Otros estudios han demostrado que los pacientes masculinos con EP tienen peores capacidades cognitivas generales y el sexo masculino es el principal factor predictivo de deterioro cognitivo leve y su progresión más rápida en la etapa grave de la enfermedad.

Un diagnóstico de EP con demencia tiene un mayor impacto en la esperanza de vida de las mujeres que de los hombres. Además, las mujeres muestran síntomas distintivos, así como diferencias en la respuesta a las terapias farmacológicas y la estimulación cerebral profunda, y en su evaluación personal de la calidad de vida en comparación con los hombres.

Los autores señalan que las características clínicas distintivas, así como la contribución de diferentes factores de riesgo, respaldan la idea de que el desarrollo de la EP podría involucrar mecanismos patogénicos distintos (o el mismo mecanismo pero de manera diferente) en mujeres y hombres. Destacan la importancia de los estrógenos, que juegan un papel importante en las diferencias de sexo en la EP, proporcionando protección contra la enfermedad como lo demuestra la incidencia similar de la enfermedad en hombres y mujeres posmenopáusicas.

Lea también: ¿Sabías que el cerebro puede olvidar activamente durante el sueño?

"Las hormonas sexuales actúan en todo el cerebro de hombres y mujeres y las diferencias sexuales ahora se destacan en las regiones y funciones cerebrales que antes no se consideraban sometidas a tales diferencias, abriendo el camino a una mejor comprensión del comportamiento y las funciones relacionadas con el sexo", agregó Silvia Cerri, PhD, jefa del Laboratorio de Neurobiología Celular y Molecular de la Fundación IRCCS Mondino y primera autora del artículo.

Ella comentó: "La neuroinflamación es una pieza importante del rompecabezas patógeno de la EP. La evidencia actual sugiere que el papel fisiológico ejercido por las células microgliales y astrocíticas podría verse comprometido durante el envejecimiento, contribuyendo así a la aparición y progresión de la EP. Dado que los estrógenos tienen propiedades antiinflamatorias, sus acciones a lo largo de la vida podrían explicar parcialmente el riesgo relacionado con el sexo y la manifestación de la EP ".

Al llamar la atención sobre las diferencias y disparidades relacionadas con el sexo en la EP, el Dr. Blandini y sus colegas esperan que esto aliente aún más a la comunidad científica y a los responsables políticos a fomentar el desarrollo de intervenciones personalizadas y el diseño de programas innovadores, por ejemplo en prácticas de atención, que cumplan los distintos requisitos de mujeres y hombres con EP.

"Las mujeres diagnosticadas con EP son una parte considerable de la población con EP, pero sus necesidades específicas aún se pasan por alto parcialmente. Las diferencias entre mujeres y hombres sugieren fuertemente la necesidad de una terapia personalizada (relacionada con el sexo) en la EP", concluyó el Dr. Blandini y el Dr. Cerri.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…