fbpx

Crisis política en Perú: Vizcarra disolvió el congreso

Martín Vizcarra, presidente del país latinoamericano, anunció la disolución del Congreso y llamó a elecciones legislativas, lo que daría un giro de 180º al parlamento

Presidente de Perú, Martín Vizcarra

Presidente de Perú, Martín Vizcarra

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Political crisis in Peru: Vizcarra dissolved the congress

Uno de los mayores retos, durante los menos de dos años que lleva Vizcarra en la presidencia, ha sido pasar sus leyes y propuestas por el Congreso, pues éste tiene a la oposición como mayoría.

“En respeto irrestrícto de la Constitución Política de Perú, he decidido disolver constitucionalmente el Congreso y llamar a elecciones de congresistas de la república. Este es un acto constitucional previsto en el artículo 134 de la Constitución”, dijo el presidente. “La disolución del Congreso tiene ocmo función lograr una nueva elección parlamentaria, y que sea finalmente el pueblo a quién le da la razón, si a la mayoría que hoy he disuelto y se ha opuesto al Ejecutivo si le da la razón al Ejecutivo eligiendo a una nueva mayoría”.

Lea también: Los errores de Iván Duque ante la ONU

La decisión se dio días después de que él, de la mano de su Gabinete, presentaran ante el Congreso una cuestión de confianza y el Congreso la rechazara en lo que él llamó una elección no transparente.

La cuestión de confianza es una acción que puede presentar el presidente o algún ministro al Congreso para que se considere sobre alguna política de Estado. En este caso, Vizcarra había pedido la cuestión de confianza para realizar cambios en el proceso de selección de candidatos del Tribunal Constitucional (TC). 

La mayoría, como ya se dijo, de oposición fujimorista, se negó a esta acción en lo que el Gobierno denunció no solo como poco transparente, sino como una afectación a la división de poderes en el país.

De acuerdo con El Comercio, de haber sido aprobada, se procederían a estudiar los cambios. De lo contrario, estaba la posibilidad de generar una crisis política, como sucedió.

En la votación se eligió como miembro del Tribunal Constitucional “al jurista Gonzalo Ortíz de Zevallos, quien es primo hermano del presidente del Congreso, Pedro Olaechea”, afirmó BBC, cosa que no fue del agrado de los miembros liberales y de izquierda.

Tras la votación, congresistas afirmaron que las vías de acceso se cerraron, lo que les impidió llegar a votar. Por su parte, “ la legisladora izquierdista María Elena Foronda denunció después que fue suplantada y su votó apareció como favorable, por lo que anunció que presentará una denuncia ante la Fiscalía”, de acuerdo con BBC. Por estas razones fue que el presidente de Perú anunció su decisión haciendo alusión a unas votaciones poco transparentes.

Vizcarra afirmó en su discurso que el país viene afrontando una crisis política desde hace años, específicamente hablando en temas de corrupción, pues Perú se ha visto sumergido en escándalos relacionados con Odebrecht que han resultado en la caída de figuras públicas, incluyendo ex presidentes de la Nación. Siendo así, alegaba el presidente, la cuestión de confianza era una oportunidad para empezar a solucionar esos conflictos y crear confianza en las instituciones. 

Lea también: Justicia de EE.UU niega libertad bajo fianza a ex presidente peruano

Asimismo, se refirió a su decisión de disolver el Congreso como una forma dar “fin a esta etapa de entrampamiento político que ha impedido que el Perú crezca al ritmo de sus posibilidades”.

Como era de esperarse, la decisión no fue bien recibida en el Congreso, donde hubo protestas y denuncias. A raíz de eso, un grupo de Congresistas firmaron una moción del día pidiendo “la vacancia del presidente por la causal de permanente incapacidad moral”, según afirma el documento. Además, pretenden demostrar que la decisión no fue constitucional, como dijo el mismo Vizcarra, pues “la elección de los magistrados del Tribunal Constitucional, es una atribución propia, exclusiva y excluyente del Congreso de la República”.

Días atrás, el pueblo peruano había manifestado su descontento con el Congreso, afirmando que éste no los representaba. 

Se deberán convocar elecciones para un nuevo Congreso en un lapso de 4 meses. Al ser elegido, éste deberá votar la cuestión de confianza de nuevo.

Mientras tanto, los legisladores deben abandonar el Congreso y, de no hacerlo, el presidente podría orderan a la policía que los sacara. De acuerdo con BBC, algunos de ellos ya afirmaron que no saldrán y se resistirán al intento de sacarlos.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…