fbpx

Energía nuclear: ¿la solución para el cambio climático?

Bill Gates no es el primero en decirlo, pero sí uno de los que más ha estado apostándole a la energía nuclear como única forma de reducir drásticamente emisiones de CO2. 

Torre de refrigeración en una planta de energía nuclear.

Torre de refrigeración en una planta de energía nuclear. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Is nuclear energy the solution for climate change?

No es la primera vez que el fundador de Microsoft advierte sobre la importancia de apostarle a la energía nuclear como sustituto del carbón. Sin embargo, entre más lo dice parece que más se le juzga, especialmente por los riesgos que trae consigo esta energía que él propone explotar.

Desde años atrás, Gates había promovido esta iniciativa para intentar reducir al máximo la utilización de combustibles fósiles. Sin embargo, la palabra “nuclear” trae actualmente connotaciones negativas, si se tiene en cuenta que se ha utilizado para armamentos peligrosos y que una detonación nuclear podría terminar en un desastre como Chernóbil. Para Gates, la importancia de esta energía recae en saber utilizarla y transformarla para beneficiar al medio ambiente, no para crear armamentos de guerra.

El tema volvió a estar en el centro de la discusión debido al lanzamiento de su mini serie documental en Netflix, llamada Bill Gates bajo la lupa (Inside Bill’s brain), donde cuenta sobre el proyecto. En él, afirmó la importancia de acercarse no solo a esta energía sino a todas las renovables.

Bill Gates ha estado invirtiendo en energía nuclear e incluso en 2017 firmó un acuerdo con China para ayudar a desarrollar tecnología nuclear para la potenciar esta energía. La corporación, llamada Global Innovation Nuclear Energy Technology, según reseña El Periódico de la Energía, “tiene como objetivo completar el diseño de un reactor de desplazamiento de onda (TWR, en inglés) que reduce la necesidad de enriquecimiento y de reprocesamiento del uranio”.

A pesar del avance que buscaba el fundador de Microsoft, a inicios del 2019 el proyecto tuvo un traspié. Con la guerra comercial que se intensificó entre Estados Unidos y China, al empresario no le quedó otra que abandondar el acuerdo. En medio de la búsqueda de un nuevo socio, Bill Gates informó que le sería muy difícil que la empresa, Terra Power, continuara mientras no se pudiera contar con la tecnología china

Mientras tanto, ésta continúa con proyectos investigativos con el propósito de suplir “las necesidades eléctricas y sacar a miles de millones de personas de la pobreza. Reactores avanzados y otras aplicaciones isotópicas son ahora posibles con tecnología y capacidades informáticas mejoradas que eran inimaginables hace sólo unas décadas”, como se ve en la página web de la misma. 

Lea también: Cómo hacer que los precios del carbono sean agradables para los viajeros aéreos

La organización Foro Nuclear ha determinado que la energía nuclear es una de las mejores alternativas de energía renovable ya que “no solo contribuye a reducir las emisiones contaminantes, sino que también produce grandes cantidades de energía para satisfacer el desarrollo futuro”. Y el magnate estadounidense lo sabe. 

La organización hace referencia a un informe de la Agencia Internacional de la Energía, llamado Energy Technology Perspectives, en el que se prevé la evolución de las energías hasta 2050. En éste, se tiene como punto de mira limitar el incremento de la temperatura hasta ese año y descender hasta 50% los niveles de emisiones globales de CO2. 

Para ello, dice el informe, se necesita el crecimiento de hasta un 34% de energía nuclear en la producción eléctrica global. Pero además, no sirve de nada si los combustibles fósiles no tienen una alta disminución de uso.

A pesar de las grandes iniciativas para este uso, también ha tenido grandes detractores. Uno de ellos, y el más grande quizás, es la organización Greenpeace. Por un lado, afirman que entre todas la generación con combustibles no fósiles (donde entra la energía nuclear y las energías renovables), ésta es la que más CO2 produce, pues en la fabricación y producción del combustible a base de urianio se consumen combustibles fósiles. 

La organización también afirmó que “otro aspecto es que las nucleares consumen en grandes cantidades es el agua, lo que es poco adecuado en un contexto de un clima más cálido”. 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…