fbpx

Una vez más se quedaron sin Brexit

Boris Johnson fue contundente con sus alegaciones, afirmando que el 31 de octubre iba a ser la fecha máxima en la que ocurriría el Brexit. Sin embargo, y como era de esperarse, el Reino Unido no partió de la Unión Europea. 

Protesta londinense por el Brexit pro-UE

Protesta londinense por el Brexit pro-UE. / Foto: wikimedia

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Escucha este artículo


Read in english: Once again there is no Brexit

Esta es la tercera vez que el Brexit se aplaza, a pesar de la constante presión del Primer Ministro, quien en repetidas ocasiones ha manifestado que el proceso se haría de la forma que fuera (refiriéndose a la posibilidad de un Brexit duro).

Ya la decisión del Parlamento Europeo el pasado lunes 28 de octubre daba un indicio de lo complicado que iba a salir de la Unión Europea de manera tan abrupta. De esta manera, los embajadores de veintisiete países llegaron al acuerdo de extender el plazo hasta el 31 de enero del 2020, con la posibilidad de que el Reino Unido pueda salir antes, como las extensiones anteriores también han estipulado. 

 

Cabe recordar que con el Brexit, el Reino Unido se convertirá en un país que no hace parte de la Unión Europea, y que por ende no accederá a los beneficios o tratados, políticos o comerciales, que rigen bajo la Unión. Dentro de los panoramas posibles ( y uno de los escenarios más favorables) es salir con un acuerdo, el cual tendrá que irse evaluando y ver qué condiciones se prestarán para llegar a un acuerdo mutuo. Como lo explica RTVE, habrá un “un período transitorio hasta el 31 de diciembre de 2020 en el que no se aplicará ningún cambio”. 

Pero si no logran llegar a un acuerdo, la salida “abrupta” sería un escenario que perjudicaría notablemente al Reino Unido, pues habría impuestos arancelarios, escasez de medicamentos y alimentos, sumado a que el aeropuerto y el eurotunel presentarían muchísimo más control por parte y parte. 

Además, y una de las principales preocupaciones, sería la frontera física con Irlanda. Dos territorios que se han enfrentado en el pasado, y que con la instalación de condiciones viables influenciaron entre el proceso de paz de estos dos países. Pero si no se efectúa un acuerdo, se levantaría el la total libertad de circulación no solo de mercancía sino de personas.

Lea también: Perú: ¿De qué se trata el paquete de medidas sociales y económicas? 

Nuevas elecciones

En medio de tanta negatividad, el pasado martes el Parlamento británico aprobó el plan del primer ministro para poder adelantar las elecciones generales propuestas para el 12 de diciembre. 

En ellas, se espera que Johnson por fin tenga los votos necesarios para poder efectuar su plan de salida de la Unión Europea. Algo que no logró con su narrativa apresurada de acelerar el Brexit. Puede que esta vez le funcione al primer ministro, puesto que varias firmas encuestadoras, como YouGov, sitúan al partido conservador con 15 puntos adelante del partido laborista, según El País. 

Lo que se juega en estas elecciones es muy importante puesto que tanto conservadores como los demás partidos (Laboristas, Brexit, Demócrata, Partido Unionista Democrático, entre otros), irán por la mayoría de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes, lo que genera ciertos escenarios posibles. 

El primero relacionado con que si el Partido Conservador, y en el que milita Boris Johnson, gana la mayoría del Parlamento, haría que este apruebe en definitiva su plan de salida lo más pronto posible. Según BBC, su método de salida sería un Brexit sin acuerdo y el Reino Unido abandonaría la Unión Europea “antes de fin de año”.

El plan de los laboristas, quienes están a favor del Brexit, será apelar más a los británicos para que consideren salir de la Unión Europea siempre y cuando se mantengan ciertas relaciones con este ente. Por otro lado, los demócratas liberales abogan por revocar el artículo 50 y por ende detener el Brexit, no obstante varias encuestas los perfilan en el tercer lugar. 

Aunque hay que tener en cuenta que los votantes que participarán en estas elecciones son diferentes a los que votaron en la propuesta de salir del Reino Unido. Según Kien y Ké, “dos millones de votantes de la tercera edad, de los cuales se cree que la mayoría eran pro-brexit, han fallecido desde el referéndum de 2016”.

Además se tiene que tener en cuenta que alrededor de 2.5 millones de jóvenes estén habilitados para votar, un número importante teniendo en cuenta que en las elecciones del 2016 los jóvenes votaron a favor de quedarse en la Unión Europea. 

De esta manera, en las manos de quien quede el Parlamento será decisivo para poder darle un fin a esta novela que lleva más de dos años sin una solución concreta. 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…