fbpx

Estos son ganadores del reinado de feos en el mundo

Cuando de alguien se dice que es más feo que el hambre, es que es una persona realmente fea, sin embargo, en esta ocasión no se premió a las personas más feas del mundo

Monos narigudo en Borneo.

Mono narigudo en Borneo. / Foto: flickr.com/DavidDennis

LatinAmerican Post | Alberto Castaño

Escucha este artículo


Read in english: These are winners of the ugly reign in the world

“Eres más feo que el hambre, pero eres hijo de Dios” es una cita de la película de basada en un relato de Francis Scott Fitzgerald que narra la historia de Benjamin Button, un niño que nace con el cuerpo de un anciano de 80 años y que con el paso del tiempo va rejuveneciendo, nominada a 13 premios de la academia alzándose con tres de ellos en 2009.

Cuando de alguien se dice que es más feo que el hambre, es que es una persona realmente fea, sin embargo, en esta ocasión no se premió a las personas más feas del mundo, sino a las especies del reino animal que bajo nuestros cuadriculados estándares de belleza occidentalizada, hemos determinado con “menos gracia”.

Esta fea historia empieza con la Ugly Animal Preservation Society o Sociedad para la Preservación de los Animales Feos, UAPS, que decidió coronar al rey de los feítos en el planeta, pero no sólo debería ser de apariencia fea, debía cumplir con otros triste requisito: estar en la lista de especies amenazadas por la extinción.

El ostentoso ganador del cetro y la corona es el Psychrolutes marcidus, más conocido por su nombre común, el Pez Borrón, imaginen cómo será de feo que lo bautizaron así, es que acaso ¿habrá algo de menor presencia en una hoja que un ‘boorrón’?

Este gelatinoso pez de las profundidades del océano no posee ni huesos un músculos reales, es una gelatina que se posa en el lecho marino de los mares entre Australia y Tasmania a esperar pacientemente que sus presas, principalmente crustáceos, pasen por su lado para ser devoradas y alimentar su fealdad.

Otro de los premiados, pero que no le alcanzó su falta de gracia para ser coronado, fue el Heterocephalus glaber, más conocida como ‘rata topo desnuda’, con dientes prominentes que sobresalen de su boca, con pequeños ojos a punto de desaparecer. Este cegatón roedor tiene hábitos alimenticios que le han hecho ganar la enemistad de agricultores en Somalia, Etiopía y Kenia, pues como vive prácticamente toda su vida bajo tierra, se alimenta principalmente de raíces que al ser consumidas, dañan los cultivos, sin contar con que tienen una predilección especial por los tubérculos como las papas o patatas.

Lea también: ¿Qué tiene que ver 'Fucking' con 'Peor es Nada'?

Viven cerca de los 30 años de edad, cantidad considerablemente alta entre los animales de su tamaño, especialmente entre los roedores, pero su característica más sorprendente es que esta es una de las dos únicas especies de mamíferos cuya organización social se asemeja a la de algunas colonias de insectos como las abejas o las hormigas, que tienen una reina, única capacitada para reproducirse, siendo incluso más larga que las demás hembras que son estériles.

Uno más de los felices galardonados por la Sociedad de feos en el mundo animal es sin duda uno de los más carismáticos, feos pero carismáticos mamíferos que comparten con los humanos el planeta. Sin duda recordarán la película El Pianista del año 2002 cuyo protagonista Adrien Brody ganó el premio Óscar de ese año a mejor actor, convirtiéndose en el actor más joven hasta esa fecha en obtener el preciado galardón. Pues bien, el Brody de la lista es el Nasalis larvatus o Mono Narigudo.

Este primate que vive exclusivamente en la isla de Borneo en el sureste asiático, se alimenta principalmente de hojas verdes y retoños de los mangles, bastante difíciles de digerir, por lo cual, no sólo su gran nariz es su característica de fealdad, bajo nuestras estereotipados conceptos de belleza, este feliz participante, ostenta una impresionante barriga que constituye una cuarta parte de todo su peso.

Lea también: La verdad detrás de las promesas climáticas del Acuerdo de París

De cara rosada y nariz eminentemente sobresaliente, los monos narigudos tienen esta característica morfológica como resultado de la selección sexual que hacen las hembras, quienes prefieren a los más narizones para aparearse y aunque también ellas tienen ese gran apéndice carnoso entre ceja y ceja, son los machos quienes ganan la partida por tamaño y desproporción. En algunos casos muy frecuentes en machos maduros, la nariz se descuelga por encima de su boca ocultándola del todo e hinchándose y poniéndose roja cuando se enfadan o se excitan.

Todos estos animales hacen parte de la lista de los más feos en el planeta y aunque podrán no ser la emulación de los Brad Pitt y las Angelina Jolie en el reino animal, sin duda tienen tanto derecho a coexistir de manera armoniosa en los ecosistemas que los humanos hemos invadido y sobreexplotado compitiendo por el alimento, el espacio e incluso el derecho a existir.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…