fbpx

¿Cómo entender la crisis independentista en España?

Cataluña lleva años persiguiendo su independencia de España y presenta el reto principal del gobierno español, que lleva 4 años acudiendo constantemente a las urnas.

Bandera de España.

Bandera de España. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: How to understand the independence crisis in Spain?

Desde 2015, la lucha independentista se ha tomado los rincones, y tanto izquierda como derecha han quedado debilitados demostrando una imposibilidad de gobernanza. Ni el Partido Popular, conservador, cuando Mariano Rajoy estaba a la cabeza en 2016, ni el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), con Pedro Sánchez, actual presidente, han podido controlar una situación que tiene a España fragmentada.

Las elecciones de noviembre, para conformar el Congreso español, dejaron al PSOE con mayoría, pero hubo cambios significativos que podrían continuar perpetuando la división en España. El gran ganador de las elecciones fue el partido Vox, que en apenas dos elecciones que lleva teniendo representación (las de abril de 2019 y estas), ya tiene 52 escaños. Después de que en las anteriores había quedado con 24. Este resultado proporciona un triunfo para el conservadurismo, pues el Vox es el partido actual de ultraderecha. 

Esto representa una mayor dificultad de gobernabilidad para Sánchez y el PSOE, pues, de acuerdo con BBC, “el sistema parlamentario español exige que la investidura se produzca con el respaldo de una mayoría absoluta en primera votación (176 diputados) o con mayoría simple en segunda votación (contando con más votos a favor que en contra). Sánchez no pudo lograr ninguna de las dos cosas” en las pasadas elecciones de abril. Ahora podría resultar incluso más difícil con la creciente fuerza de Vox y también del Partido Popular, que también aumentó su representación.

Independientemente del resultado, la crisis independentista es uno de los factores principales de la inestabilidad reciente en el gobierno español. Según BBC, “expertos coinciden en que para destrabar el nudo institucional, primero deben resolverse situaciones como las del nacionalismo catalán, las heridas mal cicatrizadas de la gran recesión económica de 2008 o la conciliación entre las formaciones políticas del mismo espectro ideológico”.

Pero Cataluña no es el primero, ni será el último en querer independizarse de su país. Pues muchos factores, tanto culturales como políticos o económicos han llevado a que ciudadanos de algunas regiones no se sientan identificadas con su país mismo. El caso de España tiene su principal quiebre en 2008 gracias a la crisis económica, pero se remonta hasta el siglo XIX: “se arrastra un problema endémico que es el de la incorporación de las nacionalidades periféricas a una idea de España” (el país Vasco y Cataluña, afirma la historiadora contemporánea Nere Basabe según BBC.

Lea también: Seguimos construyendo muros

Desde entonces, estas regiones han tenido su propia representación alejada de los partidos del resto del país, siempre teniendo una representación pequeña pero significativa. Estos partidos, como sería esperado, no le han apostado a una unión entre izquierda y derecha, sino a un rumbo independentista, lo que ha frustrado las acciones gubernamentales.

El espíritu independentista está más latente desde el 2017, cuando el gobierno de Cataluña llevó a cabo una consulta sobre el tema, aunque el Tribunal Constitucional español consideró ilegal. Desde allí, constantemente los catalanes han marchados y protestado, pidiendo que se respete la consulta. 

Para llegar a alguna solución, España ha necesitado el fortalecimiento y unión del Congreso y de los partidos de izquierda y derecha. Pero frente a esto, los mismos ciudadanos también se han manifestado. Octubre y noviembre han sido meses en los que la comunidad de todo España y también algunos sectores de Cataluña han salido a las calles para protestar en contra de la consulta catalana de 2017 y del proceso independentista. En defensa de los manifestantes, Sánchez manifestó en octubre “que las intenciones de independentismo son un proceso impuesto, que se ha gestado de manera violenta, según leyó en su alocución”, afirmó Tele Sur.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…