fbpx

Tu mente es el secreto de tu éxito

Es primero desde el interior que se puede transformar o atraer lo que se quiere en el exterior.

Persona en la cima de una montaña.

Persona en la cima de una montaña. / Foto: Pixabay - Imagen de referencia

LatinAmerican Post | Natalia Isaza Chavarría

Escucha este artículo


Read in english: Your mind is the secret of your success

¿Si alguien en la calle te pregunta por el secreto del éxito sabrías responder esa pregunta? Claramente ni en el hogar, ni en el colegio ni en la universidad nos educan para ser exitosos, nos educan para seguir con los pasos que, si bien no necesariamente nos llevarán al éxito, al menos sí a la estabilidad. Me imagino que ya debes estar pensando en cuáles son esos pasos, esos ítems que marcamos año tras año como si nuestra vida fuera un checklist. 

Ítems como estudiar en el colegio, luego una carrera, terminarla con méritos, encontrar un trabajo estable; donde nos paguen bien y posiblemente nos podamos quedar hasta que el cuerpo no nos de más, luego encontrar a alguien con quien queramos compartir nuestra vida; en lo posible para siempre, hacer otro estudio más especializado, comprar una casa, un carro; si te va bien, una finca, tener hijos y finalmente ayudarles a ellos a chulear los mismos ítems que tu ya hiciste para disfrutar tranquilamente al fin de tu pensión, esa que construiste durante tantos años y que si te va bien será del valor del mejor salario que recibiste durante toda tu vida. 

Entiéndanme bien, no pretendo criticar a las personas que han chuleado todos estos ítems y que se sienten felices de hacerlo, pretendo recalcar que no hay una sola forma de vivir, ni de llegar a la estabilidad y mucho menos de ser exitosos. Pretendo ser muy enfática en la necesidad de hacer y finalmente construir lo que cada uno quiere en su vida, e insistir en que claramente lo que tenemos es lo que queremos tener, o al menos, lo que nos hemos permitido.

Si alguien se sale de ese camino estipulado (no sé por quién) sus cercanos empiezan a cuestionar sus decisiones, con frases típicas como “eso no funciona”, “¿por qué no te buscas un trabajo estable?”, “¿para qué te arriesgas?”, “¿por qué no haces lo mismo que los demás que están bien?” (por bien muchas veces se refieren a que no están aguantando hambre), estos y muchos más son los comentarios que se escuchan cuando alguien quiere algo mejor para sí mismo y lo busca por medios diferentes a los establecidos. Es decir, cambia su mentalidad, sus juicios, estereotipos y empieza a entender las dinámicas de una manera diferente, claro que dichos comentarios poco a poco van desapareciendo cuando se van dando cuenta que aparte de que estás haciendo lo que te gusta y apasiona, estás feliz y bien o muy bien económicamente. 

Lea también: 5 obras de Beethoven que van más allá de la 9ª sinfonía

Yo claramente entendí que el éxito no es la meta, sino sencillamente el proceso, que no hay caminos correctos o incorrectos, hay caminos para todos según la visión, las metas, los miedos y más allá de eso, la mentalidad, la única que a fin de cuentas nos permitirá o no llegar a donde queramos llegar. Por eso es muy frecuente escuchar que el secreto del éxito es la ley de atracción, porque es primero desde tu interior que puedes transformar o atraer lo que quieres en tu exterior. Todos siempre estamos en constante búsqueda de quien apruebe lo que ya pensamos. 

Sin embargo, es muy propicio e importante escuchar también a personas que piensen o actúen totalmente diferente a nosotros, es ahí donde salimos de nuestra zona de confort y nos cuestionamos lo que venimos haciendo, a fin de cuentas de lo nuevo es de donde podemos aprender más y quizás mejores cosas de las que venimos haciendo. No podemos esperar tener resultados diferentes si seguimos haciendo lo mismo, por eso, lo único que puedo con certeza afirmar es que cada quien construye su presente y su futuro, desde su voluntad y capacidad de aprendizaje, que incluye el desaprender y agitar la vida en general, basando esa construcción en lo que se piensa, porque todo pensamiento produce forma finalmente en algún nivel. 

Otros

El encierro también libera

¿Qué logramos con nuestra presencia, aportar o arrebatar? No es el hecho de quedarnos ausentes para siempre, sino de saber cómo quedarnos

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…