fbpx

'Chinofobia' se propaga tan rápido como el coronavirus

El brote de un nuevo coronavirus en China ha hecho que personas en todo el planeta vean a los ciudadanos de este país como enemigos latentes contra la salud pública del mundo.

Personal médico mide la temperatura a un residente de Wuhan.

Personal médico mide la temperatura a un residente de Wuhan. / Foto: imágenes de Getty

LatinAmerican Post | Christopher Ramírez

Escucha este artículo


Read in english: 'Chinophobia' spreads as fast as the coronavirus does

Según la Comisión Nacional de Sanidad de China, desde que se hizo público el primer caso de coronavirus en la ciudad de Wuhan (el pasado 31 de diciembre), y hasta el pasado 4 de febrero, esta infección había ya acabado con la vida de 490 ciudadanos, lista que hacía parte de los más de 24 mil contagiados (24.324) que por entonces inundaban los hospitales del país asiático.

Ahora bien, este virus no se ha reducido al territorio chino, sino que, según la Radiotelevisión española (RTVE), ya son 28 países los que se han visto afectados por la también llamada ‘Neumonía de Wuhan’. Se han registrado muertes en Filipinas y Hong Kong (este último registrado como una región administrativa especial de la República Popular de China).

 

 

Es por esto que, el pasado jueves 30 de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió “declarar una emergencia de salud pública de importancia internacional”, tal y como lo dicta el acta de la segunda reunión del Comité de Emergencias del Reglamento Sanitario ‎Internacional acerca del brote del nuevo coronavirus (2019-nCoV), que se llevó a cabo ese día.

Te puede interesar: ¿Qué es una emergencia sanitaria internacional?

Esta decisión solo tiene un significado: la OMS considera que el nuevo coronavirus ya no debería ser visto como una calamidad pública solo por el Gobierno chino, sino como un problema de salud que requiere la “solidaridad mundial” y “un esfuerzo coordinado de ámbito mundial para mejorar la preparación en otras regiones que puedan necesitar más ayuda al respecto”.

 

 

¿Fobia a los chinos?

No obstante, el mensaje de compañerismo que expuso la OMS ha contrastado con el de rechazo que día a día crece en la población mundial contra los ciudadanos chinos y la cultura de este país; pensamiento que se ha visto alimentado por algunas falacias que circulan en redes sociales.

El Internet ha sido una de las variables más importantes en la formación de la opinión pública frente a los temas de mayor relevancia en lo que va de este siglo XXI, y en este caso no ha sido la excepción. Por medio de videos, memes y blogs personales, personas de todo el mundo han ayudado a alimentar las ‘fake news’ que han desencadenado en una xenofobia hacia la comunidad china.

 

 

Así, esta antipatía hacia los orientales, conocida también como ‘chinofobia’, ha derivado en un miedo irracional por contraer el 2019-nCoV si se tiene contacto alguno con la comunidad china, ya sea por el acercamiento directo con uno de sus ciudadanos o el contacto con alguno de los productos que se fabrican en ese país y que se exportan al exterior.

De hecho, frente a este último punto, se ha creado una conspiración que tiene como fundamento principal a la serie animada ‘Los Simpson’, misma que en su capítulo Marge en cadenas (temporada 4, capítulo 21). En la serie presenta el contagio de los pobladores de la ficticia ciudad de Springfield con un tipo de gripe, denominada como ‘Gripe de Osaka’, después de abrir las cajas que contenían productos enviados desde el continente asiático a Estados Unidos.

 

 

En consecuencia, prácticamente se ha satanizado la utilización de ‘Aliexpress’ o ‘Wish’,  aplicaciones low cost que basan su funcionamiento en la venta de productos exportados desde China. Algunos clientes tienen en su mente la idea de que el virus podría incubarse en los paquetes enviados desde territorio asiático, lo que significaría recrear la ‘tragedia’ que vivieron los habitantes de Springfield en 1993.

Por esto, ha sido la misma OMS la que desmintió esta teoría, afirmando que "análisis previos demuestran que los coronavirus no sobreviven durante mucho tiempo en objetos, como cartas o paquetes". Es decir, que, aunque el virus sí puede adherirse a objetos, este no sobrevive al no estar en un ser vivo.

Como este, existen otros mitos en contra de los chinos, como que el tipo de alimentos que consumen, tildados por muchos como “poco higiénicos”, son responsables de la transmisión del virus, con el murciélago como principal protagonista; o incluso que el brote inició de forma sintética en un laboratorio de Wuhan.

 

 

Sin embargo, expertos, como el responsable de negocios de la embajada china en España, Yao Fei, aseguran que los inventos mediáticos que existen en contra de China deben trascender a un plano inferior, pues, después de todo, "el coronavirus no tiene pasaporte y el enemigo común es el virus, no son los chinos".

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…