fbpx

¿Cómo va la carrera para encontrar la vacuna del Coronavirus?

Las pruebas más recientes se tratan de una vacuna en parche que está siendo probada en ratones y otras ya están en ensayos clínicos

Persona sosteniendo una jeringa.

Distintos actores de la industria médica están centrando sus esfuerzos en encontrar una vacuna para frenar la pandemia. / Foto: Rawpixel

LatinamericanPost| Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: How's the race to find the Coronavirus vaccine?

El mundo entero está centrando su atención en el Coronavirus, pero más importante aún, científicos, países, compañías y farmacéuticas están buscando una vacuna que pueda ayudar a disipar el virus que ya excedió el millón de casos.

Los primeros indicios de una vacuna salieron a la luz por parte de Alemania, a lo que Estados Unidos intentó inyectar con millones de dólares a cambio de que la vacuna fuera exclusiva para su país. Desde entonces, países y compañías han comenzado las investigaciones que se espera podrían tardar al menos 12 meses en completar todas las fases y tener una vacuna lista para comercialización.

Mientras tanto, la OMS afirmó que se está trabajando en al menos 20 vacunas alrededor del mundo. El pasado 18 de marzo, el director de la organización confirmó el primer ensayo clínico de la vacuna, 60 días después de que China compartiera la secuencia genética del virus.

Una carrera entre dos potencias

Estados Unidos y China, eternos rivales, compiten una vez más y cada uno busca ser el primero por encontrar la vacuna que pararía uno de los virus con más potencia de propagación de los últimos tiempos.

Por el momento, China es el país que más avances tiene en el camino hacia la vacuna. Al ser el primer país afectado, pudo aprovechar para desarrollar investigación que les permitió conocer la secuencia genética, un gran avance para saber cómo proceder en la fabricación de la vacuna.

Los ensayos en humanos fueron catalogados como exitosos por lo que el paso siguiente sería comenzar a producirla en mayor escala, para lo que hacen falta muchas más pruebas. Sin embargo, desde Pekín advirtieron que la vacuna no estará disponible para uso masivo probablemente hasta dentro de 12 y 18 meses. Mientras tanto, el ministerio de Defensa de China firmó que “la vacuna ha sido sometida a pruebas de seguridad, efectividad y control de calidad y está preparada para una producción masiva”.

Por su parte, Estados Unidos no se ha quedado atrás y ha comenzado también la carrera. El último avance fue por parte de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, que comenzaron a realizar con éxito pruebas en ratones. Según un artículo científico publicado en The Lancet, la vacuna es administrada con un parche del tamaño de la punta de un dedo y ésta produce anticuerpos contra el SARS-CoV-2, nombre científico del coronavirus. Por lo que parece, las cantidades han sido suficientes para neutralizar el virus.

Trabajadores reciben capacitación para protegerse del coronavirus

Al igual que la posible vacuna china, aún queda mucho paso por caminar antes de afirmar su funcionamiento y poder utilizarlo masivamente. Según Eduardo Oliver, del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y experto en farmacología entrevistado por EFE, "Es importantísimo que la población sea consciente de que, aun en el mejor escenario posible, un candidato a vacuna o a tratamiento debe ser minuciosamente estudiado y evaluado antes de pasar a la población para evitar, como dice el refranero español, que el remedio sea peor que la enfermedad". Esto explicaría los tiempos que tarda una posible vacuna en aprobarse para uso masivo.

De acuerdo con los datos de la ONG RAPS, existen 25 procesos en fases previas, donde aún está pendiente la definición de los usos y las tecnologías. Otros 11 procesos en fase preclínica, que incluyen las pruebas en animales, esperan pasar a la fase principal en poco tiempo. Y por último, en esa fase final, la fase 1, se encuentra un proceso en China, uno en Estados Unidos y uno en Inglaterra y consiste en comenzar las prubeas en humanos.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…