fbpx

Nuevos brotes de coronavirus tras desconfinamiento

Mientras países como Reino Unido comienzan a planear su desconfinamiento, algunos casos que ya lo han estado haciendo ven cómo hay un rebrote de contagios

Las personas usan máscaras desechables para prevenir la propagación del coronavirus.

La aparición de nuevos casos de COVID-19 tras desconfinamiento preocupado las ciudades que buscan volver a la normalidad. / Foto: Rawpixel

LatinamericanPost| Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: New outbreaks of coronavirus after reduced restrictions

Países de Europa y Asia han comenzado desde hace un par de semanas a regresar a la vida normal con ciertos protocolos de distanciamiento. Progresivamente han comenzado a abrir comercios no esenciales e incluso algunos centros comerciales en el mundo han comenzado a funcionar. Esto, sin embargo, no ha sido suficiente para evitar que el virus vuelva a propagarse.

Las autoridades sanitarias del mundo han advertido que el rebrote es un peligro latente y afectaría una vez más la producción y la normalidad de los países. Alemania, China e Irán son algunos de los países que vivieron las represalias del coronavirus desde el comienzo y hoy en día comenzaban a normalizar la vida. Sin embargo, con solo unos días de normalización volvió a aumentar la cantidad de contagios.

En Alemania, se había comenzado esa normalización con la reapertura de tiendas, la vuelta a clases de los colegios, la liga de fútbol, librerias y peluquerías, entre otros. A tan solo una semana de abrir muchos de estos mencionados, los casos comenzaron a reactivarse y pasaron de tener alrededor de 500 contagios diarios a más de mil. Esto ha determinado que el número de reproducción o R0, una forma de medir la propagación, está ahora por encima de uno en el país europeo. Según el Instituto Robert Koch, aunque el número cambia constantemente por diferentes variables, el número de personas a las que llega a infectar un paciente confirmado es mayor a uno. 

El caso de Irán es similar, después de tener su pico de contagios a finales de marzo, todo el confinamiento en abril permitió aplanar la curva y pasar de tener 3300 a 1200 contagios por día, e incluso menos en algunos días. Sin embargo, desde que se comenzaron a suavizar las restricciones, los ciudadanos comenzaron a salir más a la calle e incluso a saltarse las restricciones que permanecían, lo que llevó a aglomeraciones en los lugares públicos. Entre las decisiones del gobierno estuvo abrir los comercios para reactivar la economía, por lo que muchas personas volvieron a hacer compras y ese es el nuevo foco de contagio.

Lea también Coronavirus: países comienzan a ablandar restricciónes

Asimismo, Wuhan, provincia china donde se dio el paciente cero, reportó nuevamente un caso de contagio después de un mes de no tener. En este lugar del país las cosas volvieron a la normalidad hace más de un mes, mientras que en continente americano apenas empezaba a agravarse la situación. Durante la reapertura de Wuhan, se comenzaron a ver nuevamente contagios traídos del extranjero, lo que implicaba un peligro reabrir los vuelos. De acuerdo con Forbes, la ciudad “registró nuevos casos confirmados, todos ellos en un mismo complejo residencial. Uno corresponde a una mujer de 89 años que el día anterior había sido reportada como el primer caso en la ciudad en más de un mes”.

Esto implica un nuevo riesgo en la ciudad y en todo el país, que desde la semana pasada comenzó a reactivar su vida normal y dio inicio a las clases presenciales, la apertura de comercios e incluso abrió sus puertas Disneyland Shanghai.

Estos nuevos rebrotes significan un peligro para el mundo pues aún no se ve una posibilidad cercana de inmunizar a la población, ya que los esfuerzos más avanzados apuntan a una vacuna en 2021, lo que no implicaría la capacidad de evitar que la población se contagie. Según las autoridades sanitarias, este rebrote dado por el cambio en las restricciones podría llevar a un nuevo pico de infecciones para el siguiente semestre del año. A medida que avance, los países tendrán que determinar si se deben volver a endurecer las medidas.

Mientras esto sucede en algunos lugares donde ya se ablandaron las restricciones, otros países comienzan sus planes para hacerlo en las próximas semanas. 

Reino Unido, por ejemplo, es hoy en día el tercer país con más contagios, después de Estados Unidos y España y el segundo con más muertes, ya empieza a planear la vuelta a las calles. A pesar de que la semana pasada este país tuvo uno de sus picos de contagio más altos, su primer ministro, quien además tuvo el virus, anunció un desconfinamiento progresivo desde el próximo mes. Las escuelas y comercios iniciarán en junio, y Boris Johnson también ha advertido que algunos trabajadores deberían ir a trabajar si sus empleos no les permiten realizar sus labores desde casa. A esto se han opuesto los sindicatos, que aseguran que no trabajarán si no se les garantiza la seguridad.

Lea también: Estas son las mejores prácticas para prevenir el COVID 19

Al igual que Reino Unido, países altamente afectados como Estados Unidos también planean comenzar con las actividades durante el mes de mayo y/o junio. Italia, España y Francia comenzaron el mismo proceso desde hace unos días y están a la espera de que las medidas menos restrictivas no permitan un rebrote en las ciudades.

En América Latina, México y Colombia son algunos de los países que ya están planeando comenzar un desconfinamiento progresivo, mientras que otros como Chile y Perú continúan endureciendo sus restricciones debido a los picos que están teniendo.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…