fbpx

Poniendo a 'prueba' los test de diagnóstico de COVID-19

Como el COVID-19 tiene el potencial de mutar, es importante verificar la eficacia de las pruebas de diagnóstico actuales.

Ilustración de los resultados de las pruebas de COVID-19

La ilustración muestra lo que podría suceder cuando hay desajustes de secuencia. / Foto: Kashif Aziz Khan, Universidad de York

EurekAlert | York University

Escucha este artículo


Read in english: Putting COVID-19 diagnostic tests to the 'test' -- how do they hold up?

Como el SARS-CoV-2 tiene el potencial de mutar, es importante verificar la eficacia de las pruebas de diagnóstico actuales, dicen los investigadores de la Universidad de York, quienes encontraron que siete de los 27 métodos tenían problemas potenciales de desajuste de secuencia que pueden conducir  un bajo rendimiento o falsos negativos como resultados de la prueba para COVID-19.

Muchas de las pruebas se desarrollaron temprano en el brote cuando el virus fue identificado y secuenciado por primera vez. Los investigadores dicen que es importante volver a evaluarlos periódicamente para asegurarse de que todavía funcionan.

"Las pruebas para COVID-19 usan ensayos de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para diagnosticar el virus en pacientes, pero si esos ensayos no coinciden debido a la variabilidad genética en el genoma viral, eso genera la preocupación de que las pruebas no detecten todas las variantes circulantes del virus y los resultados podrían ser inexactos," dice el investigador asociado de investigación de York Kashif Aziz Khan, autor correspondiente de un nuevo estudio publicado hoy (9 de junio) en la revista Royal Society Open Science con el profesor asociado Peter Cheung de la Facultad de Ciencias.

La corrección de cualquier desajuste entre los ensayos y el genoma del SARS-CoV-2 puede ayudar a mejorar la sensibilidad y la precisión de algunas de las pruebas de diagnóstico.

Lea también: ¿Qué revisan los investigadores cuando estudian el coronavirus en personas mayores?

La secuenciación temprana del virus permitió el desarrollo de varios protocolos de detección de PCR por parte de múltiples organizaciones nacionales que fueron publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero también puede haber llevado a pruebas que no tienen en cuenta las variaciones y mutaciones.

Esto no es infrecuente con los virus y en ocasiones ha llevado a un diagnóstico incorrecto de influenza, dengue, rabia, virus sincitial respiratorio, hepatitis B y virus de inmunodeficiencia humana.

Los investigadores probaron variaciones genéticas en más de 17,000 secuencias genómicas virales disponibles públicamente en todo el mundo y realizaron una evaluación exhaustiva de 27 ensayos de diagnóstico de PCR publicados, incluidos los recomendados por la OMS.

"Estos hallazgos son potencialmente importantes para los médicos, los profesionales de laboratorio y los encargados de formular políticas, ya que les da una mejor idea de qué pruebas pueden ofrecer los mejores resultados y cómo asegurarse de que las pruebas que están utilizando coincidan adecuadamente con el genoma del virus", dice Khan .