fbpx

Ataque de Corea del Norte a una oficina surcoreana

 

Kim Jong-un y Kim Yo-jong.

La orden de la explosión fue dada por la hermana del líder norcoreano, Kim Yo-jong. / Foto: Wikimedia - kremlin.ru, Wikimedia - Kim Jinseok

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: North Korean attacked a South Korean office

Una oficina conjunta de ambos países explotó después de una amenaza de Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano, lo que afectará los diálogos entre ambas naciones

El Ministerio de Unificación de Corea del Sur, una oficina encargada de la relación con su contraparte del norte, anunció que en la tarde martes, una sede conjunta ubicada en la ciudad Kaesong, en territorio norcoreano, sufrió una explosión por parte de Corea del Norte.

Esta sede fue inaugurada en el 2018 como un acercamiento a los diálogos entre ambas naciones. En ella se reunían portavoces de ambos países para romper las barreras que habían quedado sin solución desde el fin de la guerra en 1953. La ciudad en la que se encuentran es, además, una representación de las fuertes tensiones y la fragilidad de la relación de las dos Coreas.

La sede conjunta que fue afectada se encontraba vacía desde enero debido a las medidas adoptadas por la pandemia. Sin embargo, antes de esto y desde 2018, trabajaban en conjunto el menos 20 personas de cada país.

La explosión llegó después de que la hermana del líder norcoreano, Kim Yo-jong, quien ha estado al mando de la nación en algunos asuntos, amenazara en un comunicado oficial con emprender acciones militares contra su país vecino. Asimismo, había manifestado la necesidad de acabar con esa oficina.

Lea también: 5 noticias internacionales de la semana

Varios días atrás, la relación entre ambos países se había vuelto a tensar después de que desertores de Corea del Norte en Corea del Sur enviaran panfletos propagandísticos que critican el régimen de Kim Jong-un hacia el norte. Kim Yo-jong había amenazado con su intención de cerrar esa oficina si Corea del Sur no impedía esos envíos. La líder decía que la oficina no estaba cumpliendo su misión si seguía permitiendo eso y, por tanto, era “inútil” tenerla.

En la misma tensión, había decidido darle un alto a las dos llamadas telefónicas que tenían ambos países cada día, anunciando que Corea del Norte no respondería las llamadas del Sur. Según BBC, la KCNA (la Agencia de Noticias norcoreana) afirmó en días pasados que “cortar todas las líneas de comunicación será el primer paso de la determinación de cerrar completamente todos los medios de contacto con Corea del Sur y deshacerse de cosas innecesarias". 

Esto, ya que permitir la publicación de la propaganda era considerado como acciones contra el enemigo que amenazaba los diálogos. Sin embargo, por parte de Corea del Sur, se estaba tratando de impedir la distribución de los panfletos.

La destrucción de esa oficina conjunta, una semana después de haber cortado la comunicación con Corea del Sur, resulta una forma simbólica de amenazar la paz entre ambas naciones, considerando que ese se había convertido en un territorio neutro. Ahora, la posibilidad de reconciliación entre ambas naciones se vuelve a alejar.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…