fbpx

COVID-19: estos son los efectos en la salud física y mental de los niños

Los niños y los jóvenes pueden ser menos propensos a contraer coronavirus, pero experimentarán efectos indirectos sustanciales.

Mujer, niño que lleva

Aunque los niños y los jóvenes tienen menos probabilidades de tener coronavirus, los efectos adversos que presentarán son mayores. / Foto: Unsplash

EurkAlert | Canadian Medical Association Journal

Escucha este artículo


Read in english: Indirect adverse effects of COVID-19 on children and youth's mental, physical health

A pesar de los informes de que los niños y los jóvenes pueden ser menos propensos a contraer la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) que los adultos mayores, puede haber efectos adversos indirectos sustanciales de la enfermedad en su salud física y mental, según un análisis en CMAJ (Canadian Medical Association Journal).

"Si bien los niños y los jóvenes raramente parecen ser graves víctimas del COVID-19, debemos anticipar que experimentarán efectos indirectos sustanciales en la salud física, social y mental relacionados con la reducción del acceso a la atención médica y las medidas generales de control de la pandemia", dice el Dr. Neil Chanchlani, Universidad de Exeter, Reino Unido.

Los autores describen una gama de posibles efectos adversos y factores contribuyentes, así como estrategias de mitigación para los proveedores de atención médica y los sistemas de salud.

Los efectos adversos incluyen

  • Retrasos en la búsqueda de atención para enfermedades no relacionadas con COVID-19, que pueden conducir a enfermedades graves e incluso la muerte.
  • Retrasos u omisiones generalizadas de las vacunas infantiles de rutina, que pueden amenazar la inmunidad del grupo.
  • Detección de perdida de hitos de desarrollo retrasados, que generalmente se identifican durante los controles de salud infantil de rutina.

"Los retrasos en llevar a los niños y jóvenes a la atención médica pueden deberse al temor de los padres a la exposición al COVID-19 en los hospitales o en el transporte público, la falta de cuidado infantil para otros niños, la falta de acceso a la atención primaria debido a cierres o cambios en las políticas de visitas al hospital", dice el Dr. Peter Gill, The Hospital for Sick Children (SickKids), Toronto, Canadá.

Sin embargo, la reducción del contacto social debido a las restricciones de viaje y la cuarentena pueden reducir la transmisión de otras enfermedades comúnmente adquiridas.

Lea también: Coronavirus: el aislamiento social revela el grave impacto humano en la vida silvestre

Factores que afectan la salud social y mental

  • Las familias que viven en viviendas inadecuadas o sobrepobladas pueden experimentar un mayor estrés o conflicto, lo que puede afectar la salud mental y física de los niños. Los refugiados, algunas comunidades indígenas y las familias de bajos ingresos que viven con dificultades financieras e inseguridad alimentaria son particularmente vulnerables.
  • Las restricciones y cancelaciones de visitas de bienestar infantil a familias en riesgo pueden reducir las visitas de padres biológicos y niños en hogares de crianza, lo que puede causar daños.
  • El aislamiento forzado y la incertidumbre económica pueden conducir a un aumento de la violencia familiar, lo que contribuye al trauma mental y físico.
  • Las cancelaciones escolares pueden aumentar la inseguridad alimentaria de los niños que dependen de los programas de comidas y aumentar la vulnerabilidad con la pérdida de la escuela como un lugar seguro.
  • La pérdida de la interacción social y la falta de rutinas estructuradas pueden conducir a un mayor tiempo en las pantallas, disminución de la actividad física, falta de concentración, ansiedad y depresión temprana.
  • Las reducciones en el apoyo a los niños con necesidades de atención médica adicionales, como aquellos con retrasos en el desarrollo, pueden conducir a un diagnóstico y apoyo retrasados.

"Necesitamos comprender mejor qué implica las decisiones que toman las familias con respecto a las complejas necesidades de sus hijos durante esta pandemia y cómo podemos apoyarlos mejor", dice Francine Buchanan, coautora y coordinadora de investigación y participación de pacientes y familiares en SickKids. "Deben tenerse en cuenta las consideraciones prácticas y personales".

Los autores sugieren varias estrategias de mitigación, que incluyen

  • Comunicación clara de que los servicios de salud están abiertos para niños y jóvenes si es necesario.
  • Formas alternativas para que los programas hospitalarios brinden servicios vitales, como diferentes ubicaciones o en línea.
  • Recopilación de datos adecuada para evaluar la preparación para regresar a la escuela, cómo los niños y los jóvenes se contraen y difunden COVID-19, y el uso y el ingreso hospitalario.

"Le debemos a nuestros niños y jóvenes medir de manera proactiva los efectos indirectos de la pandemia del COVID-19 en su salud y tomar medidas para mitigar el daño colateral", instan los autores.