fbpx

Las vacunas de la primera infancia podrían proteger a los niños del COVID-19

Científicosplantean hipótesis de que la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) podría proteger a los niños de COVID-19.

Mujer sosteniendo a un niño pequeño mientras una enfermera la vacuna.

Los investigadores están estudiando la posibilidad de que las vacunas para otras enfermedades virales puedan proteger a los niños de COVID-19. / Foto: Unsplash

EurekAlert | Kaunas University of Technology

Escucha este artículo


Read in english: Early childhood vaccinations might protect children from COVID-19

Un grupo de científicos lituanos y kurdos ha planteado la hipótesis de que la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) podría proteger a los niños de COVID-19. La hipótesis se basa en la similitud descubierta en la secuencia de los 30 residuos de aminoácidos entre las glucoproteínas de los virus del SARS-CoV-2, sarampión y rubéola. Se requiere un análisis experimental para apoyar la hipótesis.

Una pandemia mundial en curso a causa de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) ya ha cobrado más de 450 mil vidas; a nivel mundial, se han confirmado más de 9 millones de casos de infección por COVID-19.

Según datos detallados de pacientes infectados con COVID-19 de China, Italia y Corea del Sur, la enfermedad es menos común y más leve en niños menores de 10 años.

Las razones por las cuales los niños son menos susceptibles al COVID-19 siguen sin estar claras. Sin embargo, la investigación realizada en la Universidad de Charmo en Irak y en la Universidad de Tecnología de Kaunas (KTU) en Lituania, proporcionó evidencia de que la vacuna MMR podría ser una razón por la cual los niños tienen protección contra la enfermedad.

La hipótesis está respaldada por los datos de similitud de secuencia entre el SARS-CoV-2 con los virus del sarampión y la rubéola.

"Los anticuerpos producidos en los niños debido a la vacuna MMR podrían reconocer algunas partes de proteínas (epítopos) en las proteínas de spike del SARS-CoV-2. Estos anticuerpos, particularmente en la capa epitelial de las vías respiratorias, bloquean la unión y entran al virus en el células", explica el profesor Rimantas Kodzius de la Facultad de Tecnología y Negocios de KTU Panevezys.

Lea también: La La crisis por el coronavirus devastará la energía limpia

El SARS-CoV-2 es un virus de ARN de cadena positiva y sentido positivo. La proteína S es una proteína inmunogénica clave del SARS-CoV-2 que induce el sistema inmunitario del huésped; este último combate las partículas extrañas que ingresan al cuerpo humano mediante la producción de anticuerpos. Los humanos son inmunizados rutinariamente contra varias enfermedades virales en la primera infancia, lo que generalmente induce una inmunidad amplia contra las partículas virales.

El principio inmunológico basado en la reacción cruzada de anticuerpos que reconoce los antígenos en dos microbios diferentes inspiró al grupo de científicos dirigido por el profesor Kodzius de KTU, a buscar la secuencia de homología buscando en el SARS-CoV-2 y los virus que comúnmente se previenen mediante la vacunación durante la infancia. Se descubrió que 30 residuos de aminoácidos comparten similitudes entre la glucoproteína Spike (S) del virus SARS-CoV-2 y la glucoproteína Fusion del virus del sarampión, así como con la glucoproteína de la envoltura del virus de la rubéola.

"Somos el primer grupo en proponer la protección de los niños a través de la vacuna MMR y respaldar la afirmación por secuencia de homología entre SARS-CoV-2 con el virus del sarampión y la rubéola", dice el profesor Kodzius.

Según los científicos, estudios recientes muestran que los niveles de anticuerpos contra la vacuna MMR pueden persistir durante 15-20 años. Por lo tanto, la protección contra COVID-19 podría durar hasta 15-20 años. Sin embargo, se requiere investigación experimental que incluya probar la proteína de spike purificada de SARS-CoV-2 contra los anticuerpos policlonales y monoclonales de los virus del sarampión y la rubéola in vivo e in vitro para respaldar la hipótesis.

El profesor Rimantas Kodzius pasó un año enseñando e investigando en la Universidad Americana de Iraq Sulaimani (AUIS) en Irak, región del Kurdistán, ciudad de Sulaimani. Así comenzó su cooperación con los investigadores locales.

"En tiempos de incertidumbre como la pandemia de COVID-19, la colaboración arroja resultados. La conexión telefónica y el Internet está disponible, el trabajo es posible incluso sin viajar", dice el profesor Kodzius, quien se unió a KTU en 2018.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…