fbpx

¿Cómo podría ser el regreso a las aulas en América Latina?

La pandemia generó un cambio de perspectiva en la educación, que debió ser virtual. Sin embargo, ¿cómo puede aplicarse la transición hacia la reapertura?

Aula de clases vacía

La pandemia ha tenido que estudiantes no podrán volver a las aulas de clase y se adaptar a la educación virtual. / Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Latin America’s return to school: How could it be?

La educación virtual ya está con nosotros. A pesar de que se implementan nuevas modalidades de enseñanza, algunos tienen una visión negativa de los acontecimientos. Por ejemplo, la web de la Voz de la Argentina se pregunta si “el año escolar está perdido” debido al coronavirus, dado que, aunque los contenidos podrían recuperarse, la actividad áulica es irremplazable.

Aunque, por el momento, según menciona el medio El Litoral, las escuelas seguirán cerradas y continuarán con las clases virtuales, todavía podemos preguntarnos cómo implementar el regreso a las aulas de manera ordenada. Es decir, sabiendo que el cuidado de la salud es esencial, pero también una correcta transición hacia la educación formal. Veamos cómo podría ocurrir.  

¿Cómo podría realizarse el regreso a las clases presenciales y cuál es la forma de optimizar las virtuales?

En primer lugar, si bien en la región no se sabe cuándo se podrá regresar a las actividades en el aula, hay ciertos programas para que se haga de forma segura. Por ejemplo, el medio Ámbito destaca que, en Argentina, se aprobó el protocolo nacional para la vuelta a las clases, con lineamientos y recomendaciones generales para garantizar un retorno seguro cuando la situación sanitaria sea conveniente.

Sin embargo, no toda América Latina tiene la misma situación. Por ejemplo, vemos que el Diario Concepción de Chile destaca que se está pensando en la posibilidad de que las clases se retomen en agosto. Básicamente, la intención es que se cumplan distintos protocolos basados en decisiones del área de la Salud.

Está claro que, por el momento, lo que se busca conseguir es una mejora en las actividades virtuales, pero también la posibilidad de que, cuando se regrese a las aulas, los niños y niñas puedan evitar contagios. Esto implica una reestructuración de los sistemas de enseñanza en las escuelas, por lo que deberíamos pensar si existe algún otro país que haya atravesado esta misma situación con éxito.

Lea también: ¿Cómo está afectando el coronavirus a la estructura de las cadenas de suministro?

Dentro de América Latina hay un modelo que está permitiendo que esta situación pueda ocurrir antes de lo previsto. Según retrata el medio Infobae, Uruguay tiene un caso exitoso, ya que supo aprovechar las ventajas de la educación a distancia “con las escuelas cerradas”, a través del programa conocido como “Ceibal en casa”.

Este programa es una auténtica política de Estado, la cual trasciende los gobiernos de turno y permite acortar la brecha material de acceso a Internet por parte de los alumnos. Es decir, la entrega de notebooks y tablets para los estudiantes implica que puedan aprender a través de la red, además de que se suman distintas plataformas y softwares especializados en la enseñanza.

Aunque el sistema de educativo uruguayo es uno de los más pequeños (con 817 mil alumnos), el 85% concurre a escuelas públicas. A diferencia de otros modelos de la región, se decidió utilizar un único canal educativo, de forma tal que tanto alumnos como profesores tengan a mano las instrucciones para adaptarse mejor a este nuevo sistema.

Esta situación genera que no exista un “apuro” en el regreso a las aulas, dado que, por el momento, la educación virtual parece ser exitosa en términos de calidad. Sin embargo, también hay que pensar en la forma en la que se puede aplicar un nuevo modelo de enseñanza en el propio establecimiento, el cual tenga a mano todos los métodos de prevención.

En ese caso, debemos trasladarnos hacia Francia. Tal y como destaca el medio Télam, el presidente Macron decidió el regreso de alumnos y profesores “de manera obligatoria”. Todo esto se hará siguiendo estrictas normas sanitarias, reduciéndose de cuatro metros a uno el distanciamiento obligatorio de los colegios, debido a la mejora en la situación epidemiológica.

Otra de las posibilidades para implementar será el de las “aulas burbujas”. Según retrata el medio Cadena3, se trata del “nuevo modelo de la escuela pospandemia”, donde se limitarán las salas con hasta ocho alumnos, una reducción de horas de clase y protocolos de higiene. Todo esto implicará una enseñanza en el personal, por lo que todavía estamos a tiempo, no solo para mejorar una transición hacia las aulas, sino también para perfeccionar la educación virtual.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…