fbpx

Así fue la travesía de los Azulejos de Toronto para conseguir estadio

A seis días de iniciarse la campaña 2020 de la Major League Baseball el gobierno de Canadá les negó el permiso para jugar en el Roger Center. A partir de allí Pittsburgh, Washington y Baltimore fueron opciones para ser ‘locales’, hasta que apareció Buffalo.

Emblema de los Toronto Blue Jays y vista de un estadio de la MLB

El equipo de los Azulejos de Toronto no obtuvo el permiso del gobierno canadiense para jugar en el Rogers Centre. / Foto: twitter.com/BlueJays, Pixabay

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Escucha este artículo


Read in english: This was the journey of the Toronto Blue Jays to get a stadium

Que dura experiencia vivieron los Azulejos de Toronto durante los días previos y primeros compases de la recortada temporada 2020 de la Major League Baseball (MLB) luego de que el Gobierno de Canadá rechazara por motivos de seguridad ante el Covid19 y en relación la solicitud de los ‘pájaros’ de jugar en el Rogers Centre, su tradicional hogar.

El ministro de Inmigración Marco Mendicino anunció el rechazo del gobierno federal a la petición de utilizar el Roger Center, consideran do el riesgo que implica que los jugadores viajen desde y hacia Estados Unidos regularmente durante tres meses.

“Había serios riesgos si seguíamos adelante con la propuesta de las Grandes Ligas y de los Azulejos sobre la temporada regular, y por lo tanto concluimos que esto no era lo mejor para los intereses nacionales”, comentó Mendicino Us.AS.

 

Final feliz en Buffalo

El presidente de los Blue Jays, Mark Shapiro, ya lo había indicado semanas antes, que Buffalo era una de las principales opciones. En el Sahlen Field de Buffalo, Nueva York, juega la filial Triple A del equipo y es bastante cercano a la ciudad de Toronto. a solo 160 kilómetros (poco más de hora y media en auto), y aunque tiene un aforo menor, es algo intrascendente porque no habrá público.

¿Algo más que decir sobre la nueva casa? Sí. Qué no es un estadio con la parafernalia de las mayores, pero sus medidas se acercan bastante on 325 pies por jardín izquierdo, 371 por el izquierdo-central, 404 por el centro, 367 por el central-derecho e iguales medidas por la banda derecha.  

“Estamos extremadamente agradecidos de tener un hogar en Buffalo esta temporada, gracias a la apertura, creatividad y colaboración del personal de los Buffalo Bisons, MLB y el equipo de los Blue Jays, que han trabajado incansablemente para prepararnos esta sede”, dijo el presidente y CEO de los Blue Jays, Mark Shapiro, en un comunicado que también difundió Milenio. com

El dirigente finalizó “este proceso, sin duda, ha puesto a prueba la resistencia de nuestro equipo, pero nuestros peloteros y el personal se niega a poner excusas: estamos decididos a jugar con la misma intensidad y competitividad que esperan nuestros fanáticos en los próximos meses”.

Toronto quería un parque de Grandes Ligas para jugar y por ello, el PNC de Pittsburgh (a 500 kilómetros) o el Camden Yards en Baltimore (740 kms) eran excelentes opciones que no se dieron.

 

Travesía, Parada 1: Florida

Una vez que se supo que en Canadá no jugarían, comenzó el calvario. Dunedin, Florida, surgió como opción número 1 por ser el estadio alternativo de la novena para los juegos de pretemporada. El problema es que el departamento floridano es uno de los más afectados por el Coronavirus. Por esa razón, el mismo equipo pensó en otras alternativas.

Lee también: Así se convirtió Orlando en la capital mundial del baloncesto

Parada 2: PNC Park de Pittsburgh

El mencionado estadio, casa de los Piratas, parecía ser el acomodo ideal para los Blue Jays una vez se desestimó la posibilidad de Florida. Pero el disparo de casos en Allegheny County (Pittsburgh) y sus 1,2 millones de residentes, cambió drásticamente los planes.

El incremento en esta región se debió a que los bares y restaurantes hicieron caso omiso de los parámetros establecidos de distanciamiento social al regreso desde otras zonas de algunos residentes, por lo que se les solicitó a estos ciudadanos que al regreso que se mantuviesen en cuarentena por 14 días en casa.

Sobre esta posibilidad, que llegó a ser anunciada en algunos medios de comunicación, Wilfredo Guzmán, periodista venezolano especializado en béisbol, se refirió a lo que pudo ser el PNC Park de Pittsburgh como sede del equipo canadiense, y lo valoró como más negativo que positivo.

“Los habría perjudicado ese cambio, es evidente porque el aspecto meteorológico y climático favorece a los bateadores en el Roger Center porque la pelota camina más y se dan más y mejores batazos. Por otro lado, no es fácil en cualquier estadio al que te debas adecuar días antes del comienzo de una temporada. Es un proceso de adaptación que debe pasar factura a un equipo que en este año se concentrará en desarrollar peloteros como Bo Bichette, Cavan Biggio, Vladimir Guerrero Jr. o Nate Pearson”, explicó.  

Finalmente, la jurisdicción de Pennsylvania no permitió a los Azulejos jugar de local en el estadio PNC Park de Pittsburgh. "En semanas recientes, hemos visto un incremento significativo del número de casos de COVID-19 en el suroeste de Pennsylvania”, dijo Rachel Levine, Secretaria de Salud del Estado, en declaraciones difundidas por US.As.

“El añadir viajeros a esta región por cualquier motivo pone en riesgo a los residentes, visitantes e integrantes de ambos equipos. Sabemos que este virus no discrimina, e incluso puede enfermar gravemente a los deportistas profesionales", añadió Levine.

Parada 3: Washington

Poco antes de confirmarse lo de Buffalo, que también se manejó inicialmente como opción junto a Dunedin, apareció un reporte de Dan Connolly y Ken Rosenthal, que señalaba que los Blue Jays podrían jugar su primera serie como locales en el Nationals Park, hogar de los monarcas vigentes Washington Nationals.

En este sentido, surgió la idea de quedarse en ese estadio un par de días más para realizar al menos su primera serie como local en ese estadio, evitando que se trasladen de sitio. Pero el ofrecimiento fue solo por los días 29 y 30 de julio.

 

Parada 4: Baltimore

El Oriole Park at Camden Yards fue la quinta alternativa, y parecía viable, pero mientras se esperaba la respuesta del gobierno de Maryland, se decidió jugar en Buffalo, New York. El tema con Baltimore fue que el acuerdo establecía la construcción de un vestidor emergente debido a los que Orioles no facilitarían ninguno de los dos ya existentes.