fbpx

Todo sobre la primera mujer negra en ser candidata a vicepresidenta

La elección de la demócrata como candidata a la vicepresidencia en la carrera Presidencial de Joseph R. Biden es todo un acontecimiento.

Joe Biden y Kamala Harris

Kamala Harris es la nueva fórmula vicepresidencial del candidato Joe Biden. / Foto: instagram.com/kamalaharris

The woman post/María Lourdes Zimmermann

Escucha este artículo


Read in english: All about the first black female vice-president candidate

A sus 55 años la senadora Kamala Harris tiene todos lo méritos para ser la próxima vicepresidenta de los Estados Unidos de la mano de Joseph R. Biden. Es prematuro pero ella se muestra victoriosa y segura.

Solamente por ser la primera mujer negra y de ascendencia india y la cuarta mujer en la historia de los Estados Unidos en acercarse a la presidencia , desde la nominación como vicepresidente, la ubica en un podio especial en la historia del país más poderoso del mundo.

Harris, de California, tiene detrás una historia inspiradora, mediática y vigorosa para darle a Biden un peso pesado en los debates y mostrarse recia por causas ahora populares que le pueden ayudar en la puntuación al candidato a la presidencia.

Ser mujer, empoderada, negra y demócrata puede favorecer el voto de las mujeres sin importar el partido, de los migrantes que se identifican con sus raíces su origen y su condición histórica y multirracial, de las comunidades afrodescendientes del país del Norte que luchan por el respeto y la igualdad y de todo aquel que sienta que los Estados Unidos necesitan un cambio y una mujer puede equilibrar las cargas en el manejo del país.

The New York Times define su historia y su origen, con trazas de inspiración que contribuyen a alimentar la opinión común “A lo largo de su ascenso, Harris ha emocionado a los demócratas con una historia personal que la distingue incluso en el diverso crisol político que es California: es hija de dos académicos inmigrantes, una madre indio-estadounidense y un padre de Jamaica. La Sra. Harris se crió en Oakland y Berkeley, California, asistió a la Universidad Howard en Washington, DC, y siguió una carrera en justicia penal antes de convertirse en la segunda mujer negra elegida para el Senado”. Según el medio.

Harris, una de las ex rivales de Biden en la carrera presidencial, fue una fiscal que rompió barreras antes de ser elegida para el Senado en 2016.

Fue ex fiscal general de California y ex fiscal del distrito de San Francisco, su experiencia le permitirá expresar muy bien en los debates lo que ya ha hecho en la vida pública y con seguridad tendrá mucho que decir a la hora de hablar sobre la brutalidad policial y el racismo sistemático,  tema de discusión en los Estados Unidos.

Hay hechos simbólicos en su vida política como haber anunciado su candidatura a la Presidencia en el año 2019 en el cumpleaños de Martin Luther King y además rindió un homenaje a Shirley Chisholm, la congresista de Nueva York que se convirtió en la primera mujer en buscar la nominación del Partido Demócrata para presidente según The New York Times.

Pero no todo es bueno para Kamala Harris, su paso por la Fiscalía generó críticas por su modo de enfrentar algunos casos que generaron claras polémicas en el país.

Como fiscal general, rara vez procesaba a los agentes de policía que mataban a civiles, aunque cuando dejó esa oficina, había abierto algunas revisiones de los departamentos de policía. También fue criticada por negarse a permitir pruebas avanzadas de ADN que podrían haber exonerado a Kevin Cooper, un hombre negro en el corredor de la muerte , y por defender algunas condenas contra acusaciones de mala conducta de la fiscalía. Expresa un artículo en The New York Times.

Lea también: Anne Hidalgo, la primera inmigrante en convertirse en alcaldesa de París

Oponente de la pena de muerte, se negó a buscarla cuando un policía fue asesinado en San Francisco en 2004, un episodio que generó protestas en ese momento pero que ha señalado como un ejemplo de su compromiso con un sistema de justicia penal más justo. Pero diez años después, cuando un juez declaró inconstitucional la pena de muerte de California, apeló la decisión y dijo que estaba obligada a hacerlo como fiscal general del estado. El plan de justicia penal que lanzó durante su campaña presidencial contenía una serie de políticas progresistas a las que se había opuesto anteriormente en su carrera explica el medio Estadounidense.

En 2016, Harris fue la primera mujer negra en la cámara en más de una década al ser electa para el Senado. Ha apoyado la legislación de justicia racial en respuesta al asesinato del Sr. Floyd, y tiene claras intenciones de reformar la policía y convertir el linchamiento en un delito federal, aunque tenga antecedentes que cuestionan estas ideas. Ha propuesto la revisión de las finanzas del país y ha sido miembro de comités de alto perfil en el Senado.

En 2019 se retiró de la carrera presidencial por falta de dinero, pero al regresar en enero de 2020, nuevamente con su firme intención, había un apoyo a su figura como candidata porque tiene un discurso fuerte, contundente, empoderado y no le teme al discurso amenazante y misógino de Donald Trump.

Biden y Harris se unen por petición del primero y tienen a su favor una gestión que ha dejado amarguras en los Estados Unidos como es la presencia de Trump en el poder, mientras el Presidente lanza pullas y ataques, ellos crecerán de la mano en la carrera presidencial por los Estados Unidos.

Casada y sin hijos, ha hablado de la relación personal que tienen con sus dos hijastros y ha expresado en sus redes que “De todos los títulos que he tenido, Momala es mi favorito”. Es el nombre que cariñosamente le han designado los hijos de Douglas Emhoff su esposo quien está acostumbrado a la vida pública de Harris pero tendrá que enfrentarse a una nueva carrera por el poder.

 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…