fbpx

El coronavirus se propaga más en interiores con baja humedad

El equipo de investigación indio-alemán recomienda al menos un 40 por ciento de humedad en los edificios públicos.

dispositivo rH1

La humedad relativa en las habitaciones aparentemente juega un papel importante en la propagación del nuevo coronavirus SARS-CoV-2. / Foto: Tilo Arnhold, TROPOS

EurekAlert | Leibniz Institute for Tropospheric Research (TROPOS)

Escucha este artículo


Read in english: Coronavirus SARS-CoV-2 spreads more indoors at low humidity

La transmisión aérea del coronavirus SARS-CoV-2 a través de partículas de aerosol en ambientes interiores parece estar fuertemente influenciada por la humedad relativa. Ésta es la conclusión a la que llegan investigadores del Instituto Leibniz de Investigación Troposférica (TROPOS) en Leipzig y del Laboratorio Nacional de Física CSIR en Nueva Delhi a partir del análisis de los 10 estudios internacionales más relevantes sobre el tema. Por ello, recomiendan controlar el aire interior además de las medidas habituales como el distanciamiento social y los tapabocas. Una humedad relativa del 40 al 60 por ciento podría reducir la propagación de los virus y su absorción a través de la mucosa nasal. Para contener la pandemia del COVID-19, por lo tanto, es extremadamente importante implementar estándares para la humedad del aire interior en habitaciones con mucha gente, como hospitales, oficinas diáfanas o transporte público, escribe el equipo de investigación en la revista científica Aerosol and Air Quality Research.

Según la OMS, el coronavirus SARS-CoV-2 ha provocado al menos 21 millones de personas infectadas y más de 750.000 muertes en todo el mundo en más de medio año. Los efectos sanitarios y económicos de la pandemia plantean importantes desafíos sociales para prácticamente todos los países. En todo el mundo, por lo tanto, se están buscando formas de detener la propagación del virus para evitar medidas drásticas como confinamientos y restricciones de contacto. Durante mucho tiempo, se consideró que la principal vía de transmisión de las gotitas virales era el contacto directo de persona a persona, debido a que las personas infectadas estornudaban o tosían y secretaban el virus. Debido a que estas gotas son relativamente grandes y pesadas, caen muy rápidamente al suelo y solo pueden cubrir distancias muy cortas en el aire. La recomendación de mantener una distancia mínima de 1,5 m a 2 m (distanciamiento social) se basa en este supuesto. Sin embargo, recientemente también se han registrado brotes de COVID-19, que parecen deberse a la presencia simultánea de muchas personas en una sala (ensayos de coro, mataderos, etc.). Una distancia de seguridad de 1,5 m aparentemente no es suficiente cuando hay personas infectadas y sanas juntas en una habitación durante mucho tiempo. Por ejemplo, investigadores holandeses han podido demostrar ahora que pequeñas gotas de 5 micrómetros de diámetro, como las que se producen al hablar, pueden flotar en el aire hasta 9 minutos. En julio, 239 científicos de 32 países, incluido el químico Prof. Hartmut Herrmann de TROPOS, hicieron un llamado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que se centrara más de cerca en las partículas infecciosas de larga duración suspendidas en el aire. Para contener la propagación a través de las partículas de aerosol que flotan en el aire, los investigadores recomiendan no solo seguir usando tapabocas, sino también, y sobre todo, una buena ventilación interior.

Un equipo de investigación indo-alemán ahora está señalando otro aspecto que ha recibido poca atención hasta ahora y podría volverse particularmente importante en la próxima temporada de gripe: la humedad interior. Los físicos del Instituto Leibniz de Investigación Troposférica (TROPOS) en Leipzig y el Laboratorio Nacional de Física CSIR en Nueva Delhi han estado estudiando las propiedades físicas de las partículas de aerosol durante años para estimar mejor sus efectos sobre la calidad del aire o la formación de nubes. "En la investigación de aerosoles, se sabe desde hace mucho tiempo que la humedad del aire juega un papel importante: cuanto más húmedo es el aire, más agua se adhiere a las partículas y pueden crecer más rápido. Entonces, teníamos curiosidad: ¿qué estudios ya se han realizado sobre esto?", explica el Dr. Ajit Ahlawat de TROPOS.

Lea también: En qué se diferencia la pérdida del olfato por Covid-19 del resfriado común

Por ello, evaluaron un total de los 10 estudios internacionales más relevantes entre 2007 y 2020 realizados por otros investigadores que investigaron la influencia de la humedad en la supervivencia, propagación e infección con los patógenos de la influenza y los virus corona SARS-CoV-1, MERS y SARS- CoV-2. Resultado: la humedad del aire influye en la propagación de los virus corona en interiores de tres formas diferentes: (a) el comportamiento de los microorganismos dentro de las gotitas del virus, (b) la supervivencia o inactivación del virus en las superficies, y (c)  el papel del aire interior seco en la transmisión aérea de virus. Aunque la baja humedad hace que las gotitas que contienen virus se sequen más rápidamente, la capacidad de supervivencia de los virus parece seguir siendo alta. El equipo concluye que otros procesos son más importantes para la infección: "Si la humedad relativa del aire interior es inferior al 40 por ciento, las partículas emitidas por las personas infectadas absorben menos agua, permanecen más ligeras, vuelan más lejos por la habitación y es más probable que se inhalen. Además, el aire seco también hace que las membranas mucosas de nuestra nariz se sequen y sean más permeables a los virus", resume el Dr. Ajit Ahlawat.

Los nuevos hallazgos son particularmente importantes para la próxima temporada de invierno en el hemisferio norte, cuando millones de personas se alojarán en habitaciones con calefacción. "Calentar el aire fresco también asegura que se seque. En zonas de clima frío y templado, por lo tanto, el clima interior suele ser muy seco durante la temporada de calefacción. Esto podría favorecer la propagación de virus corona", advierte el profesor Alfred Wiedensohler de TROPOS. La humedad del aire determina cuánta agua puede unir una partícula. A mayor humedad del aire, la superficie de las partículas cambia considerablemente: se forma una especie de burbuja de agua, un ecosistema en miniatura con reacciones químicas. El contenido de agua líquida de los aerosoles juega un papel importante en muchos procesos en la atmósfera, ya que influye en las propiedades ópticas, provocando, por ejemplo, neblina o efectos alterados de los aerosoles en el clima.

A mayor humedad, las gotitas crecen más rápido, caen antes al suelo y las personas sanas pueden inhalar menos. "Un nivel de humedad de al menos el 40 por ciento en los edificios públicos y el transporte local, por lo tanto, no solo reduciría los efectos del COVID-19, sino también de otras enfermedades virales como la gripe estacional. Las autoridades deberían incluir el factor de humedad en las futuras directrices para interiores", exige el Dr. Sumit Kumar Mishra de CSIR - Laboratorio Nacional de Física en Nueva Delhi. Para los países con climas fríos, los investigadores recomiendan una humedad interior mínima. Los países con climas tropicales y cálidos, por otro lado, deben tener cuidado de que los sistemas de aire acondicionado no enfríen demasiado las habitaciones interiores. Cuando el aire está extremadamente frío, seca el aire y las partículas que contiene, lo que hace que las personas dentro de la habitación se sientan cómodas. Pero las partículas secas permanecerán en el aire durante más tiempo.

Desde el punto de vista de los investigadores, se debe prestar más atención al aire interior para prevenir futuros brotes de enfermedades virales. El contenido de humedad del aire interior es un aspecto importante pero no el único. El aire fresco del exterior también puede reducir el riesgo de transmisión. Y por supuesto, las medidas ya conocidas y practicadas: Mantener el distanciamiento social, tener el menor volumen posible de personas por habitación y llevar tapabocas. El riesgo de infección más bajo sigue siendo donde no hay virus en el aire. Tilo Arnhold

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…