fbpx

Inconsistencias a nivel mundial podrían dañar los esfuerzos contra el COVID-19

Amplia gama de diferentes contenidos y formatos en los datos disponibles en los sitios web de los institutos nacionales de salud pública.

Enfermera sosteniendo un tubo de ensayo de sangre con etiqueta

La información recopilada en todas las investigaciones del COVID-19 que se han publicado carece de coherencia y limita su utilidad. / Foto: Rawpixel

EurekAlert | Children's National Hospital

Escucha este artículo


Read in english: Inconsistencies in data presentation could harm efforts against COVID-19

Desde que surgió el  COVID-19 a fines del año pasado, se ha realizado una enorme cantidad de investigación sobre esta nueva enfermedad por coronavirus. Pero el contenido disponible públicamente para estos datos y el formato en el que se presentan carecen de coherencia en los institutos nacionales de salud pública de diferentes países, lo que limita en gran medida su utilidad, informan los científicos del Children's National Hospital en un nuevo estudio. Sus hallazgos y sugerencias, publicados en línea el 19 de agosto en Science & Diplomacy , podrían eventualmente ayudar a los países a optimizar sus datos relacionados con COVID-19, y los datos para futuros brotes de otras enfermedades, para ayudar a promover nuevas investigaciones, decisiones clínicas y formulación de políticas alrededor del mundo.

Recientemente, explica la autora principal del estudio, Emmanuèle Délot, Ph.D., profesora de investigación del Instituto Nacional de Investigación Infantil, ella y sus colegas buscaron datos sobre las diferencias sexuales entre pacientes con COVID-19 en todo el mundo para un nuevo estudio. Sin embargo, dice, cuando revisaron la información disponible sobre diferentes países, encontraron una sorprendente falta de consistencia, no solo para los datos desagregados por sexo, sino también para cualquier tipo de información clínica o demográfica.

"Las perspectivas de encontrar los mismos tipos de formatos que nos permitirían agregar información, o incluso los mismos tipos de información en diferentes sitios, eran bastante pésimas", dice el Dr. Délot.

Para determinar qué tan profundo era este problema, ella y sus colegas de Children's National, incluido Eric Vilain, MD, Ph.D. , el Profesor Distinguido James A. Clark de Genética Molecular y director del Centro de Investigación en Medicina Genética de Children's National, y Jonathan LoTempio, candidato a doctorado en un programa conjunto con Children's National y la Universidad George Washington, encuestaron y analizaron los datos sobre COVID-19.

La investigación abarcó datos reportados por agencias de salud pública de países con una alta carga de COVID-19, esfuerzos para compartir datos de secuencias del genoma viral y datos presentados en publicaciones y preprints.

En el momento del estudio, los 15 países con la mayor carga de COVID-19 en ese momento incluían a EE. UU., España, Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, Turquía, Irán, China, Rusia, Brasil, Bélgica, Canadá, Holanda y Suiza. Juntos, estos países representaron más del 75% de los casos globales notificados. El equipo de investigación revisó los datos de COVID-19 presentados en el sitio web del instituto de salud pública de cada país, mirando primero los paneles que muchos proporcionaron para echar un vistazo rápido a los datos clave, luego profundizó en otros datos sobre esta enfermedad presentados de otras maneras.

Lea también: La hidroxicloroquina es ineficaz como antiviral preventivo contra el COVID-19

El contenido de datos que encontraron, dice LoTempio, fue extremadamente heterogéneo. Por ejemplo, si bien la mayoría de los países seguían calculando los totales de casos confirmados y muertes, la disponibilidad de otros tipos de datos, como el número de pruebas realizadas, aspectos clínicos de la enfermedad como comorbilidades, síntomas o ingreso a cuidados intensivos, o la información demográfica de los pacientes, como la edad o el sexo, difiere mucho entre países.

Asimismo, el formato en el que se presentaron los datos carecía de coherencia entre estos institutos. Entre los 15 países, los datos se presentaron en texto sin formato, HTML o PDF. Once ofrecían un panel de datos interactivo basado en la web y siete tenían datos separados por comas disponibles para descargar. Estos formatos no son compatibles entre sí, explica LoTempio, y había poca o ninguna documentación sobre dónde se archivaban los datos que suministran algunos formatos, como los paneles de control basados en la web que se actualizan continuamente.

El Dr. Vilain dice que ya existe un sistema sólido para permitir el intercambio uniforme de datos sobre los genomas de la gripe: la Iniciativa global de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para compartir todos los datos sobre la influenza (GISAID), que se ha adaptado fácilmente para el virus que causa el COVID-19 y ya ha ayudado a avanzar en algunos tipos de investigación. Sin embargo, dice, los países deben trabajar juntos para desarrollar un sistema similar para compartir de manera armonizada otros tipos de datos del COVID-19. Los autores del estudio recomiendan que los datos del COVID-19 se compartan entre países utilizando un formato estandarizado y contenido estandarizado, informados por el éxito de GISAID y con el respaldo de la OMS.

Además, dicen los autores, la explosión de la investigación sobre COVID-19 debería ser curada por expertos que puedan leer los miles de artículos publicados sobre esta enfermedad desde que la pandemia comenzó a identificar investigaciones de mérito y ayudar a fusionar la ciencia clínica y básica.

"Identificar la ciencia más útil y compartirla de una manera que sea utilizable para la mayoría de los investigadores, médicos y legisladores, no solo nos ayudará a salir del COVID-19, sino que podría ayudarnos a prepararnos para la próxima pandemia", dice el Dr. Vilain.