fbpx

El síndrome post-COVID daña gravemente el corazón de los niños

'Inflamación inmensa' que causa la dilatación de los vasos sanguíneos cardíacos.

Chica en una cama de hospital.

Se cree que COVID-19 está relacionado con daño cardíaco en algunos niños que tenían este virus. / Foto: Freepik

EurekAlert | University of Texas Health Science Center at San Antonio

Escucha este artículo


Read in english: Post-COVID syndrome severely damages children's hearts

El síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C), que se cree que está relacionado con el COVID-19, daña el corazón hasta tal punto que algunos niños necesitarán un seguimiento e intervenciones de por vida, dijo el autor principal de una revisión de la literatura médica publicada el 4 de septiembre. en EClinicalMedicine, una revista de The Lancet.

Los estudios de caso también muestran que el MIS-C puede afectar a niños aparentemente sanos sin previo aviso tres o cuatro semanas después de infecciones asintomáticas, dijo Alvaro Moreira, MD, MSc, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio. El Dr. Moreira, neonatólogo, es profesor asistente de pediatría en la Facultad de Medicina Joe R. y Teresa Lozano Long de la universidad.

"Según la literatura, los niños no necesitaban exhibir los síntomas respiratorios superiores clásicos de COVID-19 para desarrollar MIS-C, lo cual es aterrador", dijo el Dr. Moreira. "Es posible que los niños no presenten síntomas, nadie sabía que tenían la enfermedad y, unas semanas después, pueden desarrollar esta inflamación exagerada en el cuerpo".

Resultados

El equipo revisó 662 casos de MIS-C notificados en todo el mundo entre el 1 de enero y el 25 de julio. Entre los hallazgos:

  • El 71% de los niños ingresaron en la unidad de cuidados intensivos (UCI).
  • El 60% presentó shock.
  • La estancia media en el hospital fue de 7,9 días.
  • El 100% tenía fiebre, el 73,7% tenía dolor abdominal o diarrea y el 68,3% sufría vómitos.
  • El 90% se sometió a una prueba de ecocardiograma (EKG) y el 54% de los resultados fueron anormales.
  • El 22,2% de los niños requirió ventilación mecánica.
  • El 4,4% requirió oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO).
  • 11 niños murieron.

"Esta es una nueva enfermedad infantil que se cree que está asociada con el SARS-CoV-2", dijo el Dr. Moreira. "Puede ser letal porque afecta a múltiples sistemas de órganos. Ya sea el corazón y los pulmones, el sistema gastrointestinal o el sistema neurológico, tiene tantas caras diferentes que inicialmente fue un desafío para los médicos entender".

La cantidad de inflamación en MIS-C supera dos condiciones pediátricas similares, la enfermedad de Kawasaki y el síndrome de choque tóxico. "La gracia salvadora es que tratar a estos pacientes con terapias comúnmente utilizadas para Kawasaki (inmunoglobulina y glucocorticosteroides) ha sido eficaz", dijo el Dr. Moreira.

Lea también: Deficiencia de vitamina D aumentaría el riesgo de contraer COVID-19

Anomalías cardíacas

La mayoría de los 662 niños sufrieron afectación cardíaca como lo indican marcadores como la troponina, que se usa con gran precisión en adultos para diagnosticar ataques cardíacos.

"Casi el 90% de los niños (581) se sometieron a un ecocardiograma porque tenían una manifestación cardíaca tan significativa de la enfermedad", dijo el Dr. Moreira.

El daño incluyó:

  • Dilatación de los vasos sanguíneos coronarios, un fenómeno que también se observa en la enfermedad de Kawasaki.
  • Fracción de eyección deprimida, que indica una capacidad reducida del corazón para bombear sangre oxigenada a los tejidos del cuerpo.
  • Casi el 10% de los niños tenía un aneurisma de un vaso coronario. "Este es un estiramiento o hinchamiento localizado del vaso sanguíneo que se puede medir en una ecografía del corazón", dijo el Dr. Moreira.

Los niños con aneurisma corren mayor riesgo de sufrir un evento futuro. "Estos son niños que van a requerir una observación significativa y un seguimiento con múltiples ecografías para ver si esto se va a resolver o si es algo que tendrán por el resto de sus vidas", dijo el Dr. Moreira.

"Y eso es catastrófico para un padre que tuvo un hijo previamente sano y luego se encuentra en el porcentaje muy pequeño de personas que desarrollaron MIS-C después de la infección por COVID-19", dijo.

Otro hallazgo de los estudios de casos: casi la mitad de los pacientes que tenían MIS-C tenían una afección médica subyacente, y de ellos, la mitad de los individuos eran obesos o tenían sobrepeso.

"En general, tanto en adultos como en niños, estamos viendo que los pacientes obesos tendrán un peor pronóstico", dijo el Dr. Moreira.

En comparación con la infección inicial por COVID-19, los marcadores inflamatorios en MIS-C fueron mucho más anormales. Por ejemplo, la troponina, el marcador utilizado en adultos para diagnosticar ataques cardíacos, era 50 veces mayor que su nivel normal en niños con MIS-C.

"La evidencia sugiere que los niños con MIS-C tienen una inflamación inmensa y una posible lesión tisular del corazón, y necesitaremos seguir de cerca a estos niños para comprender qué implicaciones pueden tener a largo plazo", dijo el Dr. Moreira.