fbpx

COVID-19: pacientes con apnea del sueño podrían tener mayor riesgo

Personas diagnosticadas con apnea obstructiva del sueño podrían tener un mayor riesgo de sufrir resultados adversos por COVID-19.

Hombre tumbado en el sofá con una manta con un termómetro

Los pacientes con apnea del sueño tienen un mayor riesgo de sufrir los efectos del COVID-19. / Foto: Pexels

EurekAlert | University of Warwick

Escucha este artículo


Read in english: COVID-19 patients with sleep apnoea could be at additional risk
  • Relación entre la apnea obstructiva del sueño y los peores resultados del COVID-19 identificados en una revisión sistemática de estudios de la Universidad de Warwick
  • Los investigadores aconsejan que las personas con apnea obstructiva del sueño deben tomar las precauciones necesarias para reducir su exposición y seguir su plan de tratamiento con diligencia.
  • 1,5 millones de personas en el Reino Unido actualmente diagnosticadas con la afección, pero hasta el 85% de las personas podrían estar sin diagnosticar
  • Los investigadores piden una mejor grabación y más datos sobre la enfermedad

Las personas a las que se les ha diagnosticado apnea obstructiva del sueño podrían tener un mayor riesgo de sufrir resultados adversos por COVID-19 según un nuevo estudio de la Universidad de Warwick.

La conclusión se extrae de una revisión sistemática de estudios que informaron resultados para pacientes con COVID-19 que también fueron diagnosticados con apnea obstructiva del sueño. Publicada en la revista Sleep Medicine Reviews, la revisión destaca la necesidad de investigar más a fondo el impacto del virus en quienes padecen la afección del sueño y de identificar mejor a quienes actualmente no han sido diagnosticados con ella.

La apnea obstructiva del sueño es una afección caracterizada por el bloqueo total o parcial de las vías respiratorias durante el sueño cuando los músculos se debilitan. Se diagnostica comúnmente en personas que roncan o parecen dejar de respirar o emiten sonidos de asfixia durante el sueño, y las personas obesas en particular tienen más probabilidades de experimentarlo. Si le dicen que hace ruidos extraños cuando duerme o parece que deja de respirar durante el sueño, debe hablar con su médico de cabecera para que lo deriven a un servicio de sueño para que lo revisen para detectar la afección.

Muchos de los factores de riesgo y comorbilidades asociados con la apnea del sueño, como la diabetes, la obesidad y la hipertensión, son similares a los asociados con resultados deficientes del COVID-19. Sin embargo, los investigadores querían estudiar si el diagnóstico de apnea obstructiva del sueño confiere un riesgo adicional además de esos factores.

La revisión sistemática analizó dieciocho estudios hasta junio de 2020 con respecto a la apnea obstructiva del sueño y el COVID-19, de estos, ocho estaban relacionados principalmente con el riesgo de muerte por COVID-19 y diez estaban relacionados con el diagnóstico, tratamiento y manejo de la apnea del sueño. Aunque en ese momento se habían realizado pocos estudios de apnea obstructiva del sueño en COVID-19, hay evidencia que sugiere que muchos pacientes que se presentaron en cuidados intensivos tenían apnea obstructiva del sueño y en pacientes diabéticos puede conferir un mayor riesgo que es independiente de otros factores de riesgo. En un gran estudio en pacientes que tenían diabetes, que fueron hospitalizados por COVID-19, los que estaban siendo tratados por apnea obstructiva del sueño tenían un riesgo 2,8 veces mayor de morir al séptimo día después de la admisión al hospital.

Lea también: 7 de cada 10 estadounidenses están dispuestos a recibir la vacuna contra el COVID-19

Los investigadores creen que en el Reino Unido hasta el 85% de los trastornos de la apnea obstructiva del sueño no se detectan, lo que sugiere que los 1,5 millones de personas en el Reino Unido actualmente diagnosticadas con la afección pueden ser solo la punta del iceberg. Con las tasas de obesidad y otros factores de riesgo relacionados en aumento, los investigadores también creen que las tasas de apnea obstructiva del sueño también están aumentando. La revisión destaca que la pandemia también ha tenido efectos en todo el mundo sobre el diagnóstico, el manejo y el tratamiento en curso de los pacientes con esta y otras afecciones del sueño. En el futuro, puede ser necesario explorar nuevas vías de diagnóstico y tratamiento para estas personas.

La autora principal del estudio, la Dra. Michelle Miller, de la Escuela de Medicina de Warwick, dijo: "Sin una imagen clara de cuántas personas tienen apnea obstructiva del sueño, es difícil determinar exactamente cuántas personas con la afección pueden haber experimentado peores resultados debido al COVID-19.

"Esta afección está muy infradiagnosticada y no sabemos si la apnea del sueño no diagnosticada confiere un riesgo aún mayor o no.

"Es probable que el COVID-19 aumente el estrés oxidativo y la inflamación y tenga efectos sobre las vías de la bradicinina, todas las cuales también se ven afectadas en pacientes con apnea obstructiva del sueño. Cuando hay individuos en los que estos mecanismos ya están afectados, no sería sorprende que el COVID-19 los afecte con más fuerza".

Se ha demostrado que el tratamiento para la apnea obstructiva del sueño con presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) tiene algunos efectos beneficiosos sobre estos mecanismos y es importante que el tratamiento se optimice para estas personas. En el Reino Unido, la British Sleep Society con la alianza OSA ha publicado pautas con respecto al uso de CPAP durante la pandemia.

Los investigadores creen que es importante que las personas diagnosticadas con apnea obstructiva del sueño sean conscientes del riesgo adicional potencial y tomen las precauciones adecuadas para reducir su exposición al virus. Se requiere más investigación para determinar si estas personas deben agregarse a la lista de grupos vulnerables que pueden necesitar protección si aumenta la transmisión del virus.

El Dr. Miller agrega: "Este es un grupo de pacientes que deberían ser más conscientes de que la apnea obstructiva del sueño podría ser un riesgo adicional si contraen COVID-19. Asegúrese de cumplir con su tratamiento y tome todas las precauciones posibles para reducir su riesgo, como el uso de un tapabocas, el distanciamiento social y hacerse la prueba tan pronto como note algún síntoma. Ahora más que nunca es el momento de seguir su plan de tratamiento con la mayor diligencia posible.

"Los hospitales y los médicos también deberían registrar si sus pacientes tienen apnea obstructiva del sueño como un factor de riesgo potencial, y debería incluirse en los estudios y en los datos de resultados de COVID-19. Necesitamos más datos para determinar si esto es algo que deberíamos ser más preocupado por."

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…