fbpx

Detectar el COVID-19 en asintomáticos disminuiría las muertes

Las pruebas de detección recurrentes y de bajo costo de personas asintomáticas podrían disminuir las infecciones y muertes por COVID-19.

Persona que toma la temperatura a otra con termómetro infrarrojo

La detección y las pruebas de coronavirus en personas asintomáticas pueden reducir las infecciones. / Foto: Freepik

EurekAlert | Massachusetts General Hospital

Escucha este artículo


Read in english: COVID-19 screening of asymptomatic people could decrease infections, deaths

Una nueva investigación sugiere que cuando la pandemia del COVID-19 se está desacelerando, las pruebas de detección recurrentes y de bajo costo en personas asintomáticas, a un costo de aproximadamente de $3 USD o menos por prueba cada dos semanas, podría disminuir las infecciones y muertes por COVID-19 y ser rentable. Cuando la pandemia está aumentando, las pruebas de detección pueden ser rentables cuando se realizan con más frecuencia, incluso si los costos de las pruebas son más altos. El informe, dirigido por investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH), se publicó recientemente en Clinical Infectious Diseases.

Las pruebas de COVID-19 se refieren generalmente a las pruebas de personas con síntomas de la enfermedad, mientras que las pruebas de detección se refieren a las pruebas de personas que no presentan síntomas de la infección. En los Estados Unidos, la capacidad de prueba restringida al principio de la pandemia llevó a estados como Massachusetts a evaluar solo a personas con síntomas graves y a aquellas con una exposición conocida a alguien con COVID-19. Sin embargo, hacer que las pruebas de COVID-19 estén disponibles para todas las personas con síntomas que sugieran la enfermedad, así como expandir los programas de detección para toda la población, incluidos aquellos que no presentan síntomas, podría reducir las hospitalizaciones y las muertes, lo que permitiría la reanudación segura de las actividades económicas y la actividad social.

"Massachusetts experimentó un brote importante de COVID-19 a partir de marzo de 2020, y aunque el brote está ahora bajo un control razonablemente bueno, quedan dudas sobre cómo implementar de manera óptima las pruebas de COVID, tanto en nuestra situación actual como en otros entornos, y comunidades, dond nuevas infecciones continúan aumentando", dice Anne Neilan, MD, MPH, investigadora de las Divisiones de Pediatría General y Enfermedades Infecciosas del MGH y del Centro de Evaluación de la Práctica Médica, que dirigió el estudio. "Mientras que algunos han argumentado que las pruebas deben ser muy sensibles para ser valiosas, otros sugieren que la sensibilidad puede sacrificarse si las pruebas son rápidas, de bajo costo, frecuentes y ampliamente disponibles".

El estudio utilizó un modelo de transmisión dinámica desarrollado por miembros del equipo de investigación (el "modelo CEACOV") para analizar los resultados anticipados de varias estrategias diferentes para las pruebas y el mapeo del COVID-19 para toda la población de Massachusetts, utilizandola prueba de la reacción en cadena de la polimerasa en laboratorio (PCR). La prueba de PCR utiliza una muestra tomada de la nariz o la boca (generalmente un hisopo nasal o una muestra de saliva), que luego se envía a un laboratorio que analiza el virus que causa el COVID-19. El análisis basado en el modelo reveló que la detección repetida de toda la población conduciría a los resultados clínicos más favorables, evitando la mayor cantidad de infecciones, hospitalizaciones y, en última instancia, muertes. Esto fue cierto en una amplia gama de escenarios, que van desde la disminución hasta el rápido aumento de nuevos casos por día. Esta estrategia de detección también podría ser rentable, según el costo de la prueba y la frecuencia de la detección.

Lea también: COVID-19: creer en teorías de conspiración es una barrera para controlarlo

"Con base en los precios que la mayoría de los laboratorios están cobrando ahora por la prueba de PCR, con nuestros niveles actuales de nuevos casos de COVID-19 en Massachusetts, la estrategia más rentable sigue siendo analizar solo a personas con síntomas de COVID-19. Es importante destacar que para Massachusetts a partir de ahora, esto incluye evaluar a todas las personas con síntomas, y no solo a las personas cuyos síntomas son graves", dice la coautora principal del estudio, Andrea Ciaranello, MD, MPH, investigadora de la División de Enfermedades Infecciosas del MGH. "Sin embargo, en lugares donde los casos están aumentando, la detección regular de toda la población, aunque costosa, en realidad será de muy buen valor. Esto es cierto incluso con los costos actuales de las pruebas de alrededor de $ 50 USD y será más cierto si los costos de las pruebas pueden reducirse sustancialmente. Hay formas creativas de reducir los costos de las pruebas; por ejemplo, utilizando técnicas emergentes como reactivos menos costosos, agrupando muestras en el laboratorio o asignando cuidadosamente la capacidad de prueba no utilizada entre ciudades o regiones".

"Cuando la pandemia se está desacelerando, si los costos de las pruebas pueden reducirse a $ 5 USD o menos, repetir las pruebas de detección de personas sin síntomas de COVID reduciría las infecciones y las muertes y sería rentable", agrega Neilan. "Nuestros datos sugieren que incluso ahora, la expansión de la capacidad de pruebas y detección debe seguir siendo un foco de los esfuerzos nacionales". Debido a que el estudio modeló el uso de las pruebas de PCR basadas en laboratorio, los investigadores no evaluaron el posible uso de pruebas aún menos sensibles y menos costosas, como las pruebas rápidas que se utilizan en el lugar en los centros de salud (como lugares de atención de urgencia), escuelas, o lugares de trabajo. Varias de estas pruebas se han lanzado al mercado, pero aún no están ampliamente disponibles para su uso en estos entornos.

Ciaranello agrega: "Es importante tener en cuenta que estas estrategias implican evaluaciones repetidas. Evaluar a un grupo de personas solo una vez, aunque es una instantánea interesante, es un enfoque que dejará de lado a muchas personas que podrán infectar a otras en el futuro. Porque de esto, también encontramos que la detección solo una vez era un uso menos eficiente de los recursos de atención médica en la mayoría de las circunstancias que las estrategias que utilizan pruebas repetidas".

"También hay un precio por no poder implementar pruebas rápidamente", dice Nielan. "Al principio de la pandemia, luchamos para proporcionar pruebas incluso para personas con síntomas de COVID-19. Si las pruebas de PCR ampliadas hubieran estado ampliamente disponibles en Massachusetts de abril a mayo de 2020, nuestro modelo sugiere que más de 100,000 infecciones y aproximadamente 100 muertes se habrían evitado solo durante ese mes".

"La expansión de la capacidad de pruebas y detección requerirá una planificación logística cuidadosa, y también capacidad de respuesta a los cambios en el número de las nuevas infecciones que estamos viendo. Esto debe ser una prioridad para los legisladores que buscan utilizar los recursos disponibles de la manera más eficiente", dice Ciaranello.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…