fbpx

La edad no contribuye a la susceptibilidad para infectarse de COVID-19

El desarrollo de los síntomas, la progresión de la enfermedad y la mortalidad sí dependen de la edad.

Mujer con gel antibacteriano

El estudio indica que la edad no es un factor susceptible de contraer el virus. / Foto: Freepik

EurekAlert | Hokkaido University

Escucha este artículo


Read in english: Age does not contribute to COVID-19 susceptibility

Los científicos han estimado que la edad de un individuo no indica la probabilidad de que esté infectado por el SARS-CoV-2. Sin embargo, el desarrollo de los síntomas, la progresión de la enfermedad y la mortalidad sí dependen de la edad.

Ha habido una gran cantidad de muertes debido a la pandemia del COVID-19 en curso, y se ha demostrado que las personas de edad avanzada desarrollan de manera desproporcionada síntomas graves y muestran una mayor mortalidad.

Un equipo de científicos, incluido el profesor asociado Ryosuke Omori del Centro de Investigación para el Control de Zoonosis de la Universidad de Hokkaido, ha modelado los datos disponibles de Japón, España e Italia para mostrar que la susceptibilidad al COVID-19 es independiente de la edad, mientras que la aparición de COVID-19 sintomático, la gravedad y la mortalidad probablemente dependan de la edad. Sus resultados fueron publicados en la revista Scientific Reports el 6 de octubre de 2020.

Las causas de mortalidad en las personas mayores pueden deberse a dos factores: la probabilidad de que estén infectados debido a su edad avanzada (susceptibilidad dependiente de la edad), que se refleja en el número de casos; y la probabilidad de que se vean afectados por una forma grave de la enfermedad debido a su edad avanzada (gravedad dependiente de la edad), que se refleja en la tasa de mortalidad. Estos factores no se comprenden completamente para COVID-19.

Lea también: Esta es la demográfica con mayor riesgo de morir de COVID-19

Los científicos optaron por analizar datos de Italia, España y Japón para determinar si existe alguna relación entre la edad, la susceptibilidad y la gravedad. Estos tres países fueron elegidos porque tienen datos bien registrados y disponibles al público. En mayo de 2020, la tasa de mortalidad (número de muertes por cada 100.000) fue de 382,3 para Italia, 507,2 para España y 13,2 para Japón. Sin embargo, a pesar de la gran disparidad en las tasas de mortalidad, la distribución por edad de la mortalidad (el número proporcional de muertes por grupo de edad) fue similar para estos países.

Los científicos desarrollaron un modelo matemático para calcular la susceptibilidad en cada grupo de edad en diferentes condiciones. También tomaron en cuenta el nivel estimado de contacto de persona a persona en cada grupo de edad, así como los diferentes niveles de restricción para las actividades fuera del hogar en los tres países.

El modelo mostró que la susceptibilidad tiene que ser irrealmente diferente entre los grupos de edad si asumen que la edad no influye en la gravedad y la mortalidad. Por otro lado, el modelo indicó que la edad no debería influir en la susceptibilidad, sino que debería influir negativamente en la gravedad y la mortalidad, para explicar el hecho de que la distribución por edades de la mortalidad es similar entre los tres países.

Ryosuke Omori, del Centro de Investigación para el Control de Zoonosis de la Universidad de Hokkaido, se especializa en modelos epidemiológicos: el uso de matemáticas y estadísticas para comprender y predecir la propagación de enfermedades. Desde el brote de COVID-19 , ha centrado sus esfuerzos en determinar el verdadero alcance de la propagación de la pandemia en Japón y en el extranjero.